BMW F 900 R y Kawasaki Z900 2020 enfrentadas cara a cara sobre el papel

Hoy enfrentamos en un cuadrilátero de asfalto dos de las nakeds más interesantes del mercado, la indiscutible reina de las calles Kawasaki Z900, y la esperada BMW F 900 R. Se trata de dos nakeds deportivas de alta cilindrada que buscan copar el mercado ofreciendo un ratio de prestaciones/coste sin igual.


Exponemos hoy ante ustedes a los dos púgiles del peso semi-pesado. Se trata de un combate muy interesante, donde disfrutaremos de un duelo muy esperado.A priori, la Kawasaki Z900 cuenta con la sencilla ventaja de llevar más tiempo en el mercado, la novedad yla recién presentación de la BMW F 900 R la sitúan como aspirante, aunque bien podría superar a la japonesa.

Las apuestas están igualadas, quizá el factor experiencia se inclina ligeramente sobre la Z900, pero la F 900 R viene más fuerte, con más energía y sangre nueva. Estamos sin duda ante un duelo donde cada púgil mostrará lo mejor de su escuela, a lo largo de 5 asaltos estas dos naked de gran cilindrada se batirán el cobre y el cromo. No sabemos quién saldrá ganadora, pero desde luego sí que sabremos la opinión del estrado y la puntuación de los jueces. Sin más dilación...

— Que comience el combate —

En la esquina izquierda, con 210 kilos de peso y calzona verde, tenemos a la actual campeona del mundo, la legítima heredera del legado Z800 y Z750, la última expresión de la fábrica de Akashi en el segmento naked, la mantis del asfalto, el huracán del carnet A2, el azote de los 4 cilindros... ¡la Kawasaki Z900!

En la esquina derecha tenemos a la aspirante al título, con 211 kilos de peso, y carenaje gris y rojo, la roadster europea, la respuesta germana al título mundial, la contundencia del bicilíndrico y el heraldo de Bavaria... ¡la BMW F 900 R!

Evidentemente no son las únicas naked de media-alta cilindrada del campeonato, motos como la Triumph Street Triple 765, la Ducati Monster 821, la Yamaha MT-09, la KTM 790 Duke y ahora su última versión, la 890 Duke, o la Suzuki GSX-S750 son también serias candidatas, pero hoy les toca a la Kawasaki Z900 y la BMW F 900 R, quién sabe, quizá la próxima velada reuna alguna de las mencionadas. No deja de ser un segmento muy competido y con mucha rivalidad, mucha demanda, mucha oferta y mucha novedad de manera periódica.

Kawasaki Z900 2020: ¿Cómo es?

Como todos sabemos, la Kawasaki Z900 está disponible en dos versiones, una limitada a 95 cv para usuarios del carnet A2, y otra con toda su potencia, unos 125 cv. Evidentemente hoy subirá al cuadrilátero su versión más potente, con el fin de analizar la totalidad de la moto, sin condiciones ni grilletes.

La Kawasaki Z900 se caracteriza por ser puro músculo, un factor importante en un duelo como este, pero que tampoco es la única virtud necesaria para hacerse con la victoria. El modelo Z900 2020 incorpora un nuevo paquete electrónico, aunque algo escueto para lo que podríamos encontrar en una moto de esta cifra de potencia. Otro factor importante es la facilidad de su comportamiento, lo universal que resulta manejarla, siendo una moto grande y potente pero fácil. No se trata de una ecuación sencilla, pero si por algo es famosa la Z900 es por lograr ese polinomio de manera certera. A ello se le suman un manillar ancho, una envergadura considerable, un depósito imponente, un motor portentoso, un chasis efectivo y una geometría fácil y efectiva, todo ello conformado en un precio muy competitivo. Sin duda, una candidata muy bien entrenada y con méritos suficientes para defender el título.

Sobre el terreno, la Kawasaki Z900 es una naked de 125 cv y 210 kg, con chasis tubular y motor de 4 cilindros en línea de 958 cc. El par motor es otro dato muy importante que quizá no siempre recibe la atención necesaria: 98'6 nm. Con estos datos la Z900 es capaz de ofrecer un consumo de 5,7 L/100km y cuenta con un depósito de gasolina de 17 litros.

El ciclo de la Z900 está formado por un chasis multitubular de acero, una suspensión delantera de horquilla invertida regulable en precarga e hidráulico (sólo extensión) de 41 mm de diámetro y un monoamortiguador trasero tipo back-link ajustable en precarga e hidráulico (solo extensión). Los frenos delanteros son de 300 mm (doble disco) y pinza axial de 4 pistones. El freno trasero cuenta con un disco de 250 mm y una pinza de pistón único. Los neumáticos que lleva de serie son unos Bridgestone S21, un neumático deportivo de alto rendimiento, y con unas medidas muy estandarizadas: 120/70-17 para la rueda delantera y 180/55-17 para el tren trasero.

Para finalizar el tema ciclo-carrocería, la Z900 tiene una altura asiento de 820 mm.

Por último, la electrónica Kawasaki Z900 es su última innovación, o mejor dicho, su última actualización. La Z900 era un modelo efectivo, fácil, interesante, pero parco en tecología. Ahora el modelo Z900 2020 nos trae un nuevo paquete electrónico que, si bien es cierto sigue siendo algo austero, representa un importante adelanto respecto la versión anterior. Hablamos de 4 modos de potencia, uno de ellos completamente personalizable y regulable, tanto en potencia, como en respuesta del gas, control de tracción y ABS. A ello se suma la conectividad smartphone bluetooth con la app Rideology y una nueva instrumentación totalmente digital.

Por último, deberíamos hablar sobre su caché en el mercado de púgiles, la Kawasaki Z900 2020 tiene un precio de 9.699 €, algo que la sitúa en una brecha muy competitiva y difícil de igualar.... veremos cómo lo hace la BMW F 900 R.

Para más información podemos visitar su ficha técnica, o nuestra prueba a fondo:

Ver más

BMW F 900 R 2020: ¿Cómo es?

La BMW F 900 R es una joven aspirante al título, con un interesante palmarés con su antigua F 800 R. La F 900 R ha llegado este año de la mano de su versión más rutera, la F 900 XR, y estamos a la espera de una 900 o 950 GS, aunque esto solo son especulaciones. La nueva F 900 R aumenta de cilindrada, el duro trabajo en el gimnasio ha dado frutos con un interesante aumento de potencia hasta los 105 cv, mantiene el segundo eje de equilibrado y el calado del cigüeñal a 270º (emulando el pulso de un V2), a ello se le suma un interesantísimo par motor de 92 nm

La BMW F 900 R es conocida por el pedigrí de la marca, por la finura de sus componentes y por el rendimiento global de la moto y su buen envejecer. La F 900 R sustituye a la conocida F 800 R, una roadster con un equilibrio excelseo, con grandes aptitudes dinámicas y un confort que no se encuentra en ninguna otra marca del mercado. El motor bicilíndrico de 800 cc de entonces subía con mucho brío, y la carrocería se mantenía bajo un contenido peso. Ahora el nuevo modelo cuenta con más potencia y sobre todo, con más electrónica. Ello le ha llevado a engordar un poco, pero sigue en la categoría de semi-pesado.

El chasis de la BMW F 900 R también se ha rediseñado, siendo un doble viga de acero con motor como elemento autoportante, un basculante doble de aluminio, un monoamortiguador trasero sin regulación, así como su horquilla delantera, invertida pero sin regulación (aunque con un interesantísimo extra Dynamic ESA de suspensiones electrónicas). Cuenta con una poderosísima frenada de doble disco delantero de 320 mm y pinzas Brembo radiales. Otro detalle interesante es sus diferentes opciones de alturas de asiento: 815 mm en su asiento estándar, asiento doble rebajado (790mm), asiento rebajado + ajuste de geometría (775mm), asiento alto (835mm), el asiento confort, con mullido extra (840mm) o el asiento extra alto (865mm).

El peso final se ha logrado mantener en 211 kg, algo más pesada que el modelo anterior F 800 R (203 kg), pero no debemos olvidar toda la nueva electrónica que lleva la F 900 R y qué ahora expondremos. Sin ir más lejos, el depósito de gasolina (bastante escaso, solo 13 litros) ahora es de plástico en vez de metal, ahorrando un 60% de peso (del depósito). Aún con todo ello, ha aumentado de peso, pero viéndolo mejor, podemos afirmar que ha logrado mantenerlo en una cifra competitiva, dada la gran cantidad de electrónica que incorpora respecto la F 800 R.

En cuanto a los neumáticos, medida universal, 120/70-17 para el delantero y 180/55-17 para el trasero.

En cuanto a la electrónica, y aquí vienen las importantes novedades, la BMW F 900 R incopora luces adaptativas, una instrumentación full TFT de 6'5" a color, un nuevo embrague anti-rebote que mantiene a raya el incremento de peso en marcha, un sistema de control de par MSR (opcional) control de estabilidad ASC (desconectable), ABS, ABS en curva (opcional), dos modos de conducción (Road y Rain) más modos Pro opcionales (Dynamic y Dynamic Pro), control de tracción DTC y freno motor Dynamic DBC, por no hablar de las mencionadas suspensiones electrónicas.

Evidentemente es una moto, que con todos los extras estaría muy equipada, pero sin ninguno, puede resultar algo escasa, aunque también se refleja en su precio, para lo bueno y lo malo. Todos sabemos que las BMW con extras se disparan, pero sin ellos, nos sorprendería lo realmente baratas que son, pues el precio de la BMW F 900 R es de 8.995€.

Ver más

Duelo gas a fondo: Z900 vs F 900 R

— ¡Ding ding! —

Suena la campana, los púgiles sueltan embrague y se acercan al centro del cuadrilátgero, ambos rugen con fuerza, tantean el terreno, calientan neumáticos... se ve como van zigzagueando de un lado a otro buscando aumentar la temperatura de sus flancos, es inminente, la acción está a punto de llegar, hay mucho octanaje en el ambiente, tendremos que esperar hasta el final del combate para ver quien es la ganadora.

Parece que la Z900 se decide y toma la iniciativa, ¡primera, segunda, gas a fondo y rueda arriba!, la Z900 entra en combate, sin tempor, 4 cilindros subiendo a muerte hasta las 12.000 rpm, mostrando un sonido mucho más fino y deportivo, algo que le hace ganar puntos ante los oídos del estrado. La BMW reacciona y se pone a su lado, no necesita tanta rpm, y a pesar de no contar con el extremido aullido de un motor de cuatro cilindros tan típico de una deportiva japonesa, nos muestra el retemblor de un bicilíndrico de casi 1000 cc calado a 270º, recordándonos el pulso y el sonido de un motor V twin. Increíble, dos estilos, dos sonidos, dos empujes, dos facciones bien diferentes pero igual de efectivas. Es cierto que el motor de la BMW F 900 R es un poco menos potente, casi 20 cv, lo que podría ponerla en desventaja, pero su motor se muestra más flexible y capaz, es capaz de arrancar y moverse sin subir tanto el tacómetro, además ese segundo eje de equilibrado anula por completo las vibraciones que podrían resultar molestas a bajo régimen. Es sin duda una atleta muy bien preparada y equilibrada. Quizá en este aspecto la Z900 a pesar de tener más cv, queda algo por detrás en cuanto a efectividad a medio régimen, donde se encuentran los dos púgiles la mayoría del tiempo. Sin embargo, en cuanto abre hueco, la Z900 tiene más potencia, más régimen, más estirada, aunque exige una conducción más atenta, más dedicada, más exigente podríamos decir. Así se siente su coach, que desde la esquina se le ve algo más estresado que al entrenador de la F 900 R.

Finalmente el "motoraco" de la Z900 sale a la luz y toma la delanter, los golpes son más rápidos, más velocides y, prestacionalmente se muestra superior... pero no por mucho. Suena la campana, el primer asalto ha sido claro, de estar en un cuadrilátero de peaje o más amplio, la Z900 hubiera ganado con clara superioridad, pero al tratarse de un "cuadrilátero secundario", la BMW F 900 R ha demostrado más capacidad de adaptación, así como eficacia. Lo que sería un empate técnico, parece acabar en una victoria muy ajustada por puntos hacia la Z900... los ingenieros de BMW piden revisión al estrado, la grada se pone nerviosa, hay mucho ruido, mucho movimiento, no parece haber conformidad... se palpa el nerviosismo en el ambiente señores, sin duda, ¡hay un título en juego!

Segundo asalto: comportamiento en curvas

El primer asalto ha dejado a las dos púgiles algo exhaustas, exceso de octanaje, mucha goma quemada... ahora toca navegar con más tempo, controlar los pesos, frenar lo justo, tumbar para esquivar, y levantar rápido para ejecutar con efectividad. A priori la BMW parece tener más control, es más compacta y cuenta con un chasis totalmente renovado, pero... a pesar de las apariencias, es 1 kg más pesada.

Empiezan los primeros ataques, una sucesión de curvas enlazadas. La Z900 llega muy rápido a ella, mucho motor, necesita frenar más fuerte. Gracias a su gran manillar ancho, puede realizar buena palanca y meter la moto con mucha efectividad, se mantiene en ella con aplomo pero... sale un poco lenta. Parece ser que el excesivo motor pone en demasiado compromiso al neumático trasero y el control de tracción corta en exceso. No parece estar siendo tan efectiva como la BMW, que si bien no llega tan rápido a las curvas, precisa frenar menos, entra con más naturalidad. El compacto motor de dos cilindros ayuda bastante en este caso, menos inercia, menos cilindros, menos envergadura, y sale desde abajo aprovechando toda la tracción del motor, increíble, muy fluida, muy suave, muy natural.

Parece que el entrenador de la Z900 pide tiempo muerto. Los púgiles a sus esquinas. El entrenador de la Kawasaki parece realizar unos ajustes de horquilla, tanto en precarga como hidráulico, y configura un modo de conducción más deportivo y menos intrusivo. Mientras la BMW reposa y bebe gasolina, parece que le queda poca en el depósito, pues solo le caben 13 litros.

Vuelta al centro, la Z900 parece haber mejorado bastante, sigue llegando muy rápido a las curvas, pero ahora con un poco más de precarga y unos pasos de hidráulico más cerrados sufre menos transferencia de pesos y no entra tan atacada en la curva. Gracias a ello mantiene mejor la geometría y la estabilidad, para así poder salir de curva gas a fondo y sin que el control de tracción realice un "coitus interruptus". Efectivamente, lo que parecía un problema de tracción anteriormente, era más un exceso de peso en el tren trasero y un tren delantero muy liviano. El control de tracción de la Kawasaki también interactúa como anti-wheelie y, estaba cortando por eso precisamente, tal y como nos indica ahora mismo nuestro compañero de pista que está hablando con el entrenador y con el especialista de carreras de Kawasaki, Ichiro Yoda.

A pesar de ello, la Z900 sigue viéndose más agitada, exigiendo más al conductor, la BMW se mantiene más lineal, más dulce en el trazo de las curvas, su electrónica parece más afinada, así como el binomio motor-chasis, más equilibrado. Parece que los jueces no necesitan deliberar mucho, la BMW muestra más capacidad gracias a su extenso paquete electrónico, mientras que la Kawasaki, más fiel a la vieja escuela, más potente, y aunque con un interesante paquete electrónico, no es capaz de igualar la tecnología de la BMW.

Espera un momento, parece que hay revuelo de nuevo, diferentes ingenieros de Kawasaki hablan con el jurado mientras señalan a la BMW, algo está sucediendo, la grada de nuevo agitada pita y aumenta el griterío. Increíble la tensión del momento, el despliegue técnico que han mostrado los dos púgiles está creando un auténtico clímax dificil de templar.

Atención, parece que los jueces hablan con el árbitro porque la BMW cuenta con demasiados extras y eso se sale de la legalidad del torneo, pero... el árbitro le recuerda al jurado que no hay ninguna referencia que prohíba los extras. Sin duda hay mucho revuelo, y la última palabra recae sobre los comisarios de pista. Ante un consenso parece que se repetirá el segundo asalto, ahora sí, debido la disparidad de opciones, versiones configurables y extras de las que dispone la BMW, para equiparar fuerzas, el jurado obligará a la BMW a repetir este segundo asalto sin los extras opcionales. A pesar de ello reconocen la victoria de este "primer segundo" asalto. Increíble, nunca antes se había visto algo así. Ahora mismo el equipo de la BMW F 900 R está desmontando algunos sistemas de ayuda, entre ellos el Dynamic ESA, que claramente marcó una superioridad palpable sobre el asfalto. Parece que finalmente este primer segundo asalto lo ha ganado la BMW gracias a su avanzada tecnología.

— ¡Ding ding! —

Suena la campana y los púgiles vuelven al tramo, feroces y sin cortarse. La Kawasaki sigue en su línea, con fuerza, aunque empieza a dar muestras de fatiga. La BMW también encara las curvas sin temor, firme y decidida, sabe que ella no es solo electrónica, cuenta con un chasis muy eficaz gracias a su diseño de motor autoportante. Ahora si estamos viendo un asalto más igualado. La Z900 parece estar buscando entradas más incisivas, propias de una moto de alta cilindrada, entra fuerte, frena fuerte, vira la moto y sale abriendo gas sin contemplaciones. Parece estar marcando el ritmo del asalto, pero este tipo de conducción le está causando excesivo cansancio y no tardará en fatigar el neumático trasero así como sus sistema de frenos. La BMW F 900 R por ahora se mantiene un pelín menos agresiva, más conservadora, se nota que hay un buen chasis detrás, pero la diferencia se ha reducido muchísimo debido la ausencia de la gran mayoría de sus controles. ¡Increíble, esto es un auténtico duelo a al calor  del asfalto, ni Kárate a muerte en Bangkok!

Efectivamente, la Kawasaki Z900 está empezando a desfallecer y achaca pérdida en la frenada, esos latiguillos de goma le están pasando factura y el neumático trasero ya está empezando a mostrar marcas de falla. La BMW sigue su curso, algún que otro movimiento, pero siempre bajo una estabilidad más controlada. A pesar de ello, sus suspensiones también están empezando a fatigarse, además cuenta con un tarado un poquitín más confortable que la Kawa, y la falta de hidráulico está exigiendo demasiado conjunto. Está perdiendo efectividad y... ¡no puede regularse! La BMW F 900 R sin el sistema de suspensiones electrónicas Dynamic ESA no cuenta con regulación ni de precarga ni de hidráulico... parece que ambas motos están ya sufriendo, los frenos de la Kawasaki Z900 están pidiendo el tiempo al árbitro, mientras que la BMW ya no se sostiene igual.

Interesante asalto, donde ambas motos han mostrado un nivel de efectividad y resistencia similar, tanto en lo bueno como en lo malo. La Kawasaki Z900 ha mostrado una técnica de la escuela de Muhammad Alí, frenada fuerte, trazada de alta cilindrada y conducción mediante el gas. La BMW, mucho más fina y técnica, se ha desenvuelto al más puro estilo Bruce Lee, aunque la falta de regulación le ha impedido adaptarse a las exigencias deportivas del asalto. Los jueces deliberan y.... ¡empate técnico!

Comienza el que sería el tercer asalto, aunque dada la irregularidad del segundo asalto, dividido en dos, el tercer asalto pasaría a ser el cuarto asalto. Por ahora van un asalto para cada púgil, la Z900 ganadora en motor, la F 900 R podríamos decir que vencedora en tecnología y electrónica con sus extras opcionales, y un con un tercero empatado con componentes de serie. Nada puede estar más tenso ahora mismo en el ambiente. Ante la ecuador de la velada, cada equipo prepara de nuevo su moto para la siguiente confrontación.

— ¡Ding ding! —

Cuarto asalto: confort y polivalencia

Atención todos, estamos en el segundo ecuador del torneo, donde las motos deben mostrar otro tipo de técnicas. Se trata de un encuentro donde los jueces valorarán todos los aspectos que caracterizan a una moto naked de media-alta cilindrada, esto es, toda su vertiente servicial, polivalente y, la armonía que transmite al ser conducida.

En este asalto la BMW parece estar un paso por delante, aunque de nuevo, los jueces ya han señalado la imposibilidad de jugar con todos los extras. Estos son opciones de cúpula más alta, puños calefactablesm suspensión activa, diferentes alturas de asiento, en definitiva, un amplio catálogo que adelanta por la izquierda a la Kawasaki, eregida en las fraguas del monte Akashi a golpe de martillo radical y con un enfoque más deportivo y duro.

A pesar de no poder jugar con todos sus extras, la BMW se muestra superior gracias a una ergonomía más relajada, aunque deportiva si la comparamos con su hermana F 900 XR, una instrumentación más grande y visual, un sistema de iluminación más avanzado (luces adaptativas Headlight Pro) y un control de estabilidad que viene de serie (además de los diferentes sistemas de ayuda electrónica opcionales). La Kawasaki por otro lado se muestra más austera, a pesar de disponer también de un extenso paquete electrónico de serie, este está más enfocado a la conducción deportiva. Este ha sido un asalto para BMW, que se adelanta en el recuento general.

A pesar de ello, la Kawasaki no da su brazo a torcer y recuerda que quién ríe último, ríe mejor ... parece tener algo guardado en la recámara, pues se marcha inalterada a su esquina mirando por encima de la tija el cuadro de la BMW y el indicador de reserva parpadeando...

Quinto asalto: precio

— ¡Ding ding! —

Ojo aquí, los arbitros tienen los ojos clavados en la BMW para analizar bien todos sus movimientos y sus precios. La Kawasaki sale despreocupada al terreno, bastante confiada, parece que tuviera escalera de color, pero... no se sabrá el ganador hasta que expongan sus cartas.

La BMW, con todos los extras mostrados al principio del combate podría estar rebasando los 12.000 euros fácilemente, algo que definiría sus asaltos ganados por un alto precio... mientras la Kawasaki apenas cuenta con extras, los cuales son bastante más económicos. En este aspecto parece clara ganadora, y en el corner verde ya saborean este asalto. Pero, espera, atención a la jugada sugerida por un integrante comercial del equipo BMW Motorrad, ¡¡la BMW cuenta con un precio base más barato que la Kawasaki Z900!!

La Kawasaki se había despistado, no se lo podía creer, ha sido adelantado en precio base. A pesar de ser una moto más economica a igualdad de equipamiento (con diferentes extras), si hablamos de modelos "pelados", la BMW realmente es casi 700 euros más barata!

  • Precio base Kawasaki Z900: 9.699 €
  • Precio base BMW F 900 R: 8.995 €

Parece que ahora hay revuelo en el corner de Kawasaki... Los jueces deliberan. No es nada fácil, la BMW realmente es una moto más cara, ellos lo saben, el público lo sabe... pero, su precio base está por debajo. Tras mucho deliberar, los jueces acuerdan un nuevo empate técnico. Sorprendentemente ningún equipo parece conforme al mismo tiempo que aceptan el resultado bajo murmullos y gesticulaciones de queja.

El recuento queda a favor de la BMW por un asalto, a falta del último.

Sexto y último asalto: consumo y autonomía

Parece que este último asalto va ser rápido, la Kawasaki sale sin miedo al cuadrilátero, gas a fondo, increíble. La BMW F 900 R encara el último asalto en 5ª y a punta de gas... algo sucede. Parece que ahora todos entienden el gesto de la Kawasaki un par de asaltos atrás... la F 900 R lleva en reserva un buen rato, y es que su escaso depósito de combustible apenas puede albergar más de 13 litros, frente a los 17 de la Kawasaki Z900.

Por otro lado debemos reconocer que el consumo de la BMW F 900 R es inferior al de la Kawasaki Z900, pero siempre y cuando nos mantengamos sobrios y contenidos. La Kawasaki por otro lado, tiene mayor consumo que la BMW (5,7 L/100km frente a 4,5 L/100km de la BMW), pero en nuestras pruebas, el consumo declarado de la Kawasaki se ha mantenido más fiel a la realidad, que junto a sus 17 litros, muestran una clara victoria para la Z900.

Tras poco que debatir, el jurado da como ganadora del último asalto a la Kawasaki Z900, pero esto supone un empate global del combate. Parece que no hay ganador señores, el público de nuevo arde en revuelos, se palpa el nerviosismo pero, por algún motivo u otro... parece que todos están contentos con el resultado, los espectadores han disfrutado de una grandísima velada y los púgiles se dan la rueda amistosamente, parece que hablan entre ellos, no se les entiende, los periodistas buscan acercar el micro.... «un viaje juntos zeta, .... si, cuenta con ello be eme». ... apenas se distinguen sus palabras, están extasiadas, pero parece qué, a todo buen motero, esas pocas palabras significan lo justo para entender el buen fairplay y lo más importante, la convivencia, amistad y planes junto a otras motos, porque amigos, para eso están las motos, para salir y disfrutar con ellas, reunirnos y compartir.

Ver más

Conclusión Kawasaki Z900 vs BMW F 900 R

Tras esté interesantísimo encuentro, ambos púgiles han demostrado fortalezas y debilidades en diferentes campos, con una tremenda igualdad en otros áreas. Finalizado el encuentro, no hay duda de que ambas motos son diferentes, pero muy parejas, y la ganadora final, como es evidente, está en la elección de cada uno. Nosotros aquí, diversión aparte, no hemos hecho más que exponer los datos, sus virtudes y nuestras experiencias tras haberlas probado.

Una cosa hay que tener en cuenta, la Kawasaki Z900 es una moto, o mejor dicho, un diseño con más tiempo en el mercado, más antigua, mientras que la BMW F 900 R es un diseño nuevo, con todo lo que ello supone. Al margen de su tiempo, una es más agresiva, más radical, más exigente, más potente... pero menos efectiva en algunos campos puntuales. La BMW como ya imaginan, es más homogénea, más versátil, y una moto más polivalente aunque menos potente y, un poco más cara en cuanto le añadamos 1 extra.

Para vosotros, ¿cuál sería vuestra ganadora?

Ver más

Face to Face Z900 vs F 900 R

Kawasaki Z900BMW F 900 R
948 cc / 4 cil. en líneaMOTOR895 cc / 2 cil. en línea
125 cvPOTENCIA105 cv
210 kgPESO211 kg
1'68 kg/cvRELACION PESO/POTENCIA2 kg/cv
Modos / TC/ABSELECTRONICAModos/ASC/ABS
TFT colorINSTRUMENTACIONTFT color 6'5"
9.699 €PRECIO8.995 €
Invertida 41mm ajustableSUSPENSION DEL.Invertida 41mm
Monoamortiguador Back.linkAMORTIGUADOR TRAS.Monoamortiguador 142mm

Galería de fotos

Kawasaki Z900 2020

BMW F 900 R

Ver más

Deja un comentario

Volver a la home