Quartararo, el debutante estrella, aún no se ha caído

Fabio Quartararo todavía no sabe lo que es caerse con una MotoGP. El piloto del Petronas Yamaha SRT no se ha ido al suelo ni en los cuatro test de pretemporada que hizo, ni en todo el campeonato.


Que Fabio Quartararo se está convirtiendo en la gran revelación de la temporada en el Mundial de MotoGP es algo que está fuera de toda duda. Su buena pretemporada, el positivo inicio de año y la explosión definitiva con la pole de Jerez, su carrera camino al podio de no ser por una avería, el récord del circuito en los test posteriores al Gran Premio y su gran remontada en Le Mans -vuelta rápida incluida- han propiciado que el francés acapare muchos titulares en las últimas semanas.

Pero si se analizan minuciosamente sus estadísticas, hay algo que todavía llama mucho más la atención: Fabio Quartararo, debutante en MotoGP, aún no se ha caído ni una sola vez con la Yamaha YZR-M1. Este dato no sólo se reduce a los cinco Grandes Premios disputados hasta la fecha (un total de 30 sesiones de entrenamientos entre libres, clasificatorios y warm up, más cinco carreras), sino que el piloto de Niza ni siquiera se ha caído en las jornadas de test que ha completado con la Yamaha.

Ni se fue al suelo en los entrenamientos realizados en noviembre de 2018 en Valencia y Jerez, ni en los de 2019 en Sepang y Qatar, ni en la jornada de test en Jerez en la que pulverizó el récord del circuito.

Según datos expuestos por el narrador de las carreras de MotoGP, Steve Day, cortesía del Petronas Yamaha SRT, Fabio Quartararo ha completado un total de 1234 vueltas a los mandos de una MotoGP, para un total de 6024,75 km. Todo ello sin caerse nunca. Además de rápido, está siendo constante y muy fiable, algo a tener muy en cuenta en un rookie de la categoría reina.

En lo que va de temporada, sólo hay un piloto de MotoGP (a excepción de Bradl, que hizo wild-card) que no se ha caído desde que arrancó el curso en el FP1 de Qatar. Se trata de Valentino Rossi, uno de esos pilotos cuyo número de caídas al año se suele contar con los dedos de una mano.