«El 70% es la mente y el 30% es la moto», dice Quartararo

Fabio Quartararo apunta a su evolución a nivel mental respecto al 2020 para explicar el gran momento de forma en el que se encuentra. El francés es el nuevo líder de MotoGP tras ganar las dos últimas carreras.


Segunda victoria consecutiva para Fabio Quartararo, que sigue en un momento de forma envidiable. El piloto de Yamaha llegaba lanzado a Portimao tras ganar hace dos semanas en Qatar y este domingo ha vuelto a destapar el tarro de las esencias con una victoria incontestable.

Todo ello, a pesar de haber perdido cinco posiciones en la salida. Arrancaba desde la pole, pero ha bajado hasta la sexta plaza en la primera vuelta: «Ha sido una lástima, porque sí que he salido bien. La salida era buena, pero los demás hacen mejor la salida. Pero no me puedo quejar porque la moto va muy bien. Es más por una pequeña cosa técnica que nos puede hacer ganar mucho en las salidas, decía el ganador de Portimao en el micrófono de DAZN tras acabar la carrera».

A lo largo del fin de semana Quartararo ya había demostrado que tenía un gran ritmo, algo que ha podido plasmar en carrera. El hecho de que el consumo de los neumáticos no fuese tan elevado como en otros circuitos le ha permitido mantener un vuelta a vuelta constante, sin necesidad de dosificar: «He tenido un ritmo que no me esperaba y he empujado al máximo, ya que sabía que el consumo de los neumáticos aquí sería bueno y que podía empujar como en Moto2, desde el principio hasta el final con todos los mapas».

«Creo que nunca había empujado así de fuerte y así de al límite», añadía el galo, que ha llevado al límite a Rins y no ha sucumbido ante la presión del de Suzuki: «Con la presión de Rins por detrás era muy difícil, pero ha merecido la pena empujar así porque ha sido una carrera increíble».

Por último, el piloto francés dejaba una interesante reflexión sobre su evolución entre 2020 (acabó fuera del top 10 en Portimao) y el inicio de la presente temporada. Cree que el cambio en el aspecto mental es la clave de todo ello: «Ha cambiado más el "coco" que la moto. Aunque la moto es ahora mejor, eso es seguro, las sensaciones con la Yamaha son muy buenas y los ingenieros han hecho un gran trabajo, aunque creo que el buen trabajo es más dentro de la cabeza. El año pasado estaba con que había tenido la oportunidad de ganar el campeonato, me había caído en Valencia y llegué a Portimao con la mente en negativo, y creo que el 70 por ciento es la mente y el 30 por ciento la moto. He aprendido mucho y se ve que estamos haciendo un trabajo muy bueno», zanjaba en el micrófono de DAZN.

Deja una respuesta

Volver a la home