La Euro 5 amenaza al enduro y al trial

Las marcas apoyan el texto de la Comisión Europea de la Euro 5, normativa que entrará en vigor a partir de 2020 para las motos, pero también proponen una serie de moratorias y exenciones que faciliten la adaptación a los nuevos límites de emisiones de contaminantes y ruido.


Si ya estás un poco harto de oír hablar de la normativa de emisiones Euro 4 y la incidencia en el mundo de la moto y sus limitaciones, tranquilo, porque cada vez más vas a empezar a leer mucho sobre la futura Euro 5, la nueva normativa europea que supone un paso más en las limitaciones de emisiones contaminantes y ruido para las motos. Hay que recordar que este camino ya arrancó en 1999 con una generación de motos más seguras y respetuosas con el medio ambiente. Paulatinamente, los fabricantes se han ido esforzando en adaptarse a los requisitos y, a la vez, mejorar rendimientos y eficiencia. No en vano, se han conseguido unas reducciones de emisiones valoradas en un 95%.

Este dato lo aportó ANESDOR en un encuentro celebrado en Madrid donde además de hablar de la evolución del mercado, se quiso sacar a relucir la situación actual respecto a la futura Euro 5 y cómo lo afrontan los fabricantes.

El secretario general de ANESDOR, José María Riaño, recordó que la Euro 5 entrará en vigor en 2020. Sí, dentro de menos de un año y medio, las motos nuevas tendrán que adaptarse a los nuevos requisitos. Sin embargo, como ya se alertó a principios de año desde la patronal europea, el sector reclama «una decisión urgente y positiva sobre los plazos establecidos con un calendario que permita la suficiente previsión y preparación por parte de la industria para la puesta en el mercado de las nuevas motocicletas».

La Comisión Europea ya ha presentado una propuesta sobre las medidas y los plazos límites de emisiones previstos en la etapa de la Euro 5, un documento apoyado por las marcas. Posteriormente el Consejo Europeo tiene que aceptarlo y elevarlo para su aprobación en el Parlamento Europeo con sus correspondientes enmiendas si las hubiera, un proceso que no debería alargarse más allá de la finalización de 2018.

Riaño señala que «desde el sector apoyamos esta propuesta de la Comisión, que contribuirá a que los operadores del mercado alcancen los objetivos de reducción de emisiones gaseosas en 2020, tal como se había previsto». Sin embargo, la propuesta de las marcas es que exista una moratoria «para un número de excepciones que presentan retos tecnológicos inalcanzables actualmente». Por tanto, las marcas quieren hacer las siguientes propuestas:

  • Moratoria: La entrada en vigor de la Euro 5 se debería dividir de la siguiente forma:
    • Euro 5 “A” (2020): Introducción de los nuevos límites de emisiones e introducción obligatoria del sistema OBD II sin catalizador.
    • Euro 5 “B” (2024): Introducción obligatoria del sistema OBD II con catalizador y posibilidad de nuevas condiciones de sonido.
  • Exención del OBD II para categoría minoritarias como el trial o el enduro.
  • Sonido: Mantener los límites de ruido de la Euro 4.

Veremos en qué quedan estas propuestas.