El piloto irlandés ya trabaja sobre la RSV4 de Aprilia

Eugene Laverty vuelve a pilotar la Aprilia RSV4 de Superbike. El irlandés, junto a un gran número de sus compañeros de la categoría de Superbikes, afronta durante esta semana en el Circuito de Jerez su segundo test de la pretemporada 2017. La lluvia ha condicionado los dos primeros días, pero al menos Laverty contará con un día más de pruebas en el sur de España para seguir adaptándose a la moto con la que afrontará su vuelta al mundial de Superbike.



El lunes Eugene Laverty pudo sentarse por primera vez en la moto que le acompañará en 2017, el año de un ambicioso regreso a Superbike en el que espera «luchar por el título». Pero más allá de una primera toma de contacto con su equipo, con su compañero -Savadori- y con la Aprilia, en realidad era un reecuentro. Un regreso a la moto con la que corrió dos temporadas, un regreso a la marca con la que cosechó diez victorias -de un total de 13-, y un regreso al paddock del mundial de las motos derivadas de serie en el que vivió durante siete años

«Me he sentido muy bien al volver a pilotar la RSV4. Me sorprendió lo rápido que volvía a sentirme como en casa sobre la moto, y aunque he rodado en mojado, la he sentido de nuevo como mi moto. Hemos buscado un ritmo de carrera hoy, pero mis tiempos no estaban tan lejos aquí en Jerez. Eso ha estado bien, y ha sido genial trabajar con el nuevo equipo, estoy impresionado por su profesionalidad. Tenemos aquí con nosotros a personal clave de Aprilia que conoce la moto tanto como yo, y hemos conectado de inmediato. También he conocido un poco a mi nuevo compañero Lorenzo, y hemos hablado de nuestras experiencias con la RSV4 y de cómo trabajar con ella», declaraba Laverty a WorldSBK.com

Last run for today #slowmotion

A video posted by Eugene Laverty (@eugenelaverty) on

Ayer martes la lluvia daba algo de tregua en el trazado andaluz. Laverty pudo rodar por primera vez en seco con la RSV que se hospeda en el box del Milwaukee Aprilia, aunque la humedad en pista era latente. Tanto él como el equipo centran su trabajo en: encontrarse cómodo sobre su nueva montura antes que nada; en segundo lugar adaptarse a los Pirelli; y más tarde, probar nuevas actualizaciones tanto en el chasis como en el motor que ha traído la fábrica de Noale, muy presente en el box de Shaun Muir.

Laverty completó ayer 45 vueltas, todas en tandas largas y con neumáticos usados. Hoy se centrará en probar el material que ha traído Aprilia, y si el tiempo lo permite, ir a buscar un buen tiempo. Aunque no hay cronometraje oficial, según el propio piloto declara a medios británicos su mejor crono por el momento ha sido 1’43.1. Hoy espera alcanzar el 1’41. Recordemos que la pole de este año estuvo en 1’39.190, obra de Tom Sykes, y la vuelta rápida en carrera fue 1’41.4, por Chaz Davies.