Nada menos que 1.200 cv en un motor Chevrolet V8 al que se LSX le ha montado dos turbos. De esta forma han logrado que este buggy tenga el más puro espíritu KTM.

Nosotros diríamos que de KTM, este buggy tan sólo tiene las pegatinas y el color naranja de su decoración. Bueno, eso y el espíritu con el que ha sido concebido.

Para darle esa rabia que sólo ofrecen motos como la KTM 1290 Súper Duke R, los constructores de este "artefacto" le han montado un motor V8 biturbo que ofrece nada menos que 1.200 cv.

Potencia a raudales, un motor situado tras el eje trasero, ruedas de palas y un desierto a

mplio abierto a tu disposición. Esta es la receta; el resultado, lo ves en este vídeo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *