A este colega le han pillado con las manos en la masa (en el móvil, mejor dicho) escribiendo mensajes mientras rodaba con su moto.

Un helicóptero de la policía de Florida puso sus ojos en este “campeón” que les deleitó con un buen repertorio de imprudencias mientras le grababan y, como era de esperar, acabó esposado y camino del calabozo en el asiento trasero de un coche patrulla…