Él es el nuevo piloto de América. Él es Sean Dylan Kelly

Lunes. 19 de octubre. 9.00 de la mañana. Suena mi móvil; en la pantalla: Llamando J.Benavente. Descuelgo e inmediatamente identifico por su voz y el sonido de su moto que me llama desde el manos libres: «Tenemos entrevista con un piloto de Miami». –¿Piloto americano?– Mi cabeza se aviva. –¿Un piloto de Miami? ¿De quién se trata?– «Sean Dylan Kelly, el que podría ser el sucesor de Nicky Hayden».

Sean Dylan Kelly es el único piloto americano que estará la próxima temporada en el Grand Circus, lo hará formando parte de la Red Bull Rookies Cup y llega tras haber recurrido a la KTM RC390 Cup de México por no cumplir la edad mínima para participar en su país.

Sí, mientras todos tenían puestas sus miradas en la KTM RC390 Cup que se ha disputado en MotoAmérica en busca del piloto que pudiera convertirse en el sucesor de Nicky Hayden, Dylan se buscaba la vida en México para seguir evolucionando como piloto y, cuando llegó la hora de la verdad, él ha sido el norteamericano más rápido en unas pruebas internacionales que sólo han superado nueve pilotos. Y sólo uno de ellos viene de EE.UU.

A las 12.00 él y su padre llegan a nuestra redacción. Empieza nuestra entrevista.

Tus padres son argentinos pero tú naciste en EE.UU. por lo que lo normal es que hubieses competido en RC 390 Cup de MotoAmérica, entonces, ¿porqué México?
«Fueron los que nos ayudaron, yo no tenía la edad para competir en América. Allí tienes que tener 14 años y yo tengo 13. Además en MotoAmérica tienes que comprar la moto, que son como 10.000 dólares, mientras que en México era todo más fácil; por sólo 1.400 dólares tenía moto, mecánicos, gasolina y gomas para toda la temporada».

Entrevista_Sean-Dylan-Kelly_4Eres líder del campeonato mexicano y esto te llevó a la final internacional a la que acuden los mejores pilotos de la KTM RC 390 Cup. Allí, ¿eras el único americano que no llegaba de MotoAmérica?
«Sí. En las pruebas de las Rookies cuatro eran americanos y uno canadiense, todos venían de correr en MotoAmérica. Venían cinco en total de ese campeonato y yo era el único americano que llegaba de correr en México».

¿Cómo fueron esas pruebas? ¿Te resultaron complicadas?
«Al principio no se sabía cómo iba todo pero, aunque pensamos que se tendrían muchas cosas en cuenta, pronto nos dimos cuenta que todo tenía que ver mucho con los tiempos, por lo que tuvimos que apretar al máximo. Las pruebas fueron más duras de lo que pensábamos porque sabíamos que teníamos que pelear con otro de los americanos. Estábamos muy pegados en tiempos y era él o yo. Al final yo logré mejorar mis tiempos, mientras que él se quedó un poco atrás y conseguí la plaza».

De 100 pilotos solo escogieron a 9 y tú eres un de ellos, se puede decir que el proceso de formación que has realizado con Chicho Lorenzo ha dado su frutos, ¿verdad?
«Ha sido un proceso de aprendizaje impresionante. Llevo dos años y en este tiempo yo he cambiado mucho con este método, como piloto y personalmente, de mentalidad y también de físico. Su método tiene que ver mucho con lo que él usaba con su hijo Jorge, con muchos ejercicios que te dan todos algo nuevo para aprender. Yo me grabo y se lo envío, él mira el video y me contesta diciéndome qué tengo que hacer para mejorar o qué tengo que cambiar».

¿Y qué es lo que más te ha costado hasta ahora?
«Los trabajos de concentración. Hay que estar bien preparado antes de una prueba y estar concentrado a tope no es fácil. Pero los métodos de Chicho me funcionan muy bien. Él me ha enseñado cómo controlar los nervios y cómo utilizarlos para llegar a un punto alto de concentración. Es muy duro pero es muy muy bueno».

Entrevista_Sean-Dylan-Kelly_5Después de ganar 11 campeonatos y de estar desde los 5 años compitiendo, ¿cómo te ves de cara a este nuevo desafío que es la Red Bull Rookies Cup?
«Para empezar, es increíble cómo ha pasado todo tan rápido. Esto ya es un sueño cumplido y nosotros vamos a trabajar muy duro estos cinco meses para estar preparados, para ir y hacer un buen papel, a ver qué tal».

¿Conoces alguno de los circuitos a los que te enfrentarás en unos meses?
«Solamente Silverstone, pero esto no es algo que me de miedo, todo lo contrario, me encanta el desafío de aprender pistas nuevas y más siendo pistas de los grandes premios. ¡Tienen que ser increíbles! La PlayStation ayuda mucho. Antes de la prueba de Silverstone jugaba todos los días y cuando llegué a la pista era todo igual, me la sabía de memoria. Fue increíble la ayuda que fue aquello».

¿Qué objetivos o expectativas te marcas para tu primer año en esta competición?
«Primero aprender bien todo para ir el segundo año a por todas, a por el campeonato. Este primer año nos marcamos el objetivo estar entre los doce primeros».

En las pruebas de las Rookies coincidiste con Colin Edwards. ¿Hablaste con él? ¿Algún consejo de su parte?
«Hablamos, pero tampoco demasiado. Por lo que sabemos, él estaba allí como padrino del piloto canadiense que venía de MotoAmérica. Pensábamos que podía tener papel en el campeonato, pero no, aparentemente su figura allí no tenia nada que ver con la organización».

Otro americano, Nicky Hayden, dice adiós al Mundial y actualmente no hay ningún piloto de dicha nacionalidad que suene con fuerza por lo que todos buscan a su sucesor. ¿Tú te ves como el próximo Nicky Hayden?
«No lo conozco, ya que cuando él ganó el título de MotoGP yo era muy pequeño, y cuando crecí eran otros los que peleaban por el título. Tampoco es que me vea o quiera ser el sucesor de Hayden, yo lo que quiero es ser futuro campeón del mundo. Llegar ahí, ese es mi verdadero sueño».

Entonces, ¿cuál es tu piloto a seguir?
«La mezcla de Lorenzo, Rossi y Márquez. De Lorenzo me quedaría con su estilo, es una máquina con los tiempos; de Rossi su inteligencia, tiene muchos años en MotoGP. Luego de Márquez… Márquez es la caña, hace lo que quiere con la moto».

Y mientras me argumenta porqué Jorge, porqué Valentino y porqué Marc, me quedo atrapada mirando el brillo de sus ojos. ¡Es alucinante lo que un joven piloto de 13 años puede transmitirte hablando de sueños! Un piloto que ha peleado por buscar un camino alternativo y, cuando nadie lo esperaba, ha llegado para reclamar lo que es suyo, un hueco en la Red Bull Rookies Cup, un campeonato del que ya han salido muchos campeones del mundo.
Son las 14.00 horas. Se respira ilusión, ganas y sueños. ¿Estaré sentada delante del próximo campeón del mundo americano?