Entrevista a Fabio Quartararo, revelación de la temporada en MotoGP

Fabio Quartararo (Niza, 20/04/1999) ha llegado a MotoGP para quedarse. Después de que sus cuatro primeros años en el Campeonato del Mundo, dos en Moto3 y dos en Moto2, estuvieran muy lejos de cumplir las altísimas expectativas que se generaron con el doble campeón del CEV, la explosión definitiva del talento del piloto francés ha coincidido con su llegada a la categoría reina, donde se ha convertido en la auténtica revelación (y a veces revolución) de la temporada.

El piloto del Petronas Yamaha SRT ha sumado ya cuatro podios, tres poles y un sinfín de sesiones de entrenamientos en cabeza, llegando a pelear con Márquez por la victoria hasta la última vuelta en Misano y convirtiéndose, incluso, en una amenaza para las dos Yamaha oficiales en la lucha por ser el mejor piloto de la marca a final de temporada. Tanto a Rossi como a Viñales ya les ha superado en varias carreras, algo que ya ha dejado de ser noticia.

Su adaptación a la Yamaha ha sorprendido a propios y extraños, sobre todo a los muchos que dudaron de su potencial cuando se anunció su subida a MotoGP. Una adaptación que él atribuye a «rodar sin hacerse preguntas»; disfrutar encima de la moto sin tener la presión del equipo está siendo la clave para llevar varios meses en boca de todos. MOTORBIKE MAGAZINE entrevistó al piloto francés en MotorLand Aragón, días después de su mano a mano con Márquez en Misano.


Pregunta: Revelación de la temporada, tres poles, cuatro podios, vienes de luchar por la victoria hasta la última vuelta en Misano... ¿En algún momento te imaginabas estrenarte a este nivel en MotoGP?

Respuesta: «No me imaginaba un debut tan bueno como el que estoy haciendo. Mi objetivo claro y el del equipo era ser el rookie del año, pero la verdad es que estamos haciendo más que esto y estamos muy contentos de lo que estamos consiguiendo. También quiero agradecérselo al equipo, porque es por ellos que estamos ahí».

P: No sólo es que te encuentres en tu primer año en MotoGP, sino que además estás en boca de todo el mundo prácticamente en cada Gran Premio. ¿Cómo le cambia la vida en este sentido a un chaval de 20 años?

R: «Es verdad que ya desde Jerez dimos un paso, pero ahora ya para la gente es normal que estemos delante... aunque no lo es. Nos estamos sorprendiendo cada vez más y creo que tenemos que ir paso a paso, como lo estamos haciendo. No estamos saltando etapas, ya que hemos ido poco a poco, pero ese 'poco a poco' ha sido muy rápido. En cada circuito hemos dado un pequeño paso más adelante y ha ido muy bien».

P: En Misano se te vio llorando al terminar la carrera. ¿Esas lágrimas eran más de emoción o de rabia?

R: «Había un poco de las dos. Más de rabia, pero cuando lo piensas no hay ninguna rabia que tener. Cuando haces 26 vueltas delante de Márquez, que estuvo pegado durante toda la carrera, y no cometes ningún error, al final creo que realmente puedo estar más que contento. Claro, cuando llega la última vuelta y te pasa en el último momento, tienes un poquito de rabia, pero cuando haces el balance de esto ves que ha sido bastante bueno».

P: ¿Y qué se siente cuando Márquez, el actual 'jefe' de MotoGP, reconoce el gran rendimiento que estás teniendo?

R: «Me siento muy contento por ello. Tuvo que ver bastantes cosas sobre mí durante la carrera y en todas las vueltas que estuvo detrás, y que diga eso de mí significa que sabe que en los próximos años estaremos trabajando fuerte para luchar con él regularmente».

P: Pero llegar hasta aquí fue más difícil de lo que se esperaba en tu caso. En los cuatro años previos (dos en Moto3 y dos de Moto2) hubo cambios en tu entorno situaciones complicadas, pocos resultados... ¿Qué hizo que todo fuese tan difícil?

R: «Sobre todo 2016 y 2017 no fueron fáciles, pero esto ya está pasado. Fueron años muy difíciles en cuanto a resultados, pero muy buenos para la experiencia. El año pasado ya cogimos muy buenas sensaciones con el equipo que tenía y eso me ha acabado llevando a donde estoy ahora».

P: Llevo varios años cubriendo el FIM CEV y te garantizo que no conozco a ningún piloto que en ese tiempo haya generado tanta expectación como tú. ¿Queda algo de aquel Fabio que ganó dos veces el FIM CEV?

R: «Seguro. Las ganas de ganar están siempre ahí. Espero no perderlas nunca, porque es lo más importante. Pero seguro que queda muchísimo de lo que tenía en el CEV».

 

P: ¿Crees que toda esa expectación que se creó te pudo perjudicar?

R: «Seguro que ha perjudicado mucho más de lo que pudo ayudar. Pero como te digo, fueron años difíciles, aunque cuando ya hemos salido de ello poco a poco hemos ido construyendo lo bueno y lo positivo, hasta llegar a estos momentos que son increíbles. Trabajaremos para estar siempre disfrutando de estos momentos».

P: ¿Cuáles han sido las claves para conseguir superar esos momentos y dar ese salto que has dado?

R: «Ha sido por mí, por mi entorno y también por el equipo, que este año no me ha metido ninguna presión y creo que eso ayuda muchísimo. Si el equipo me hubiese dicho a principio de año que tenía que acabar entre los cinco primeros, a lo mejor no hubiera hecho nada. Pero este año me han dicho que el objetivo era ser el mejor rookie, que diera lo mejor para conseguirlo, pero sin presión. Al final, cuando es así, es muy bueno. El equipo no quiere meterme ningún tipo de presión y eso está yendo muy bien».

P: ¿Te surgieron dudas sobre tu potencial en esos años?

R: «La verdad es que muchas veces en 2016 tuve una moto que no iba bien en todos los circuitos, pero cada vez que iba bien estaba delante. Estos momentos me reforzaron, porque sabía que cuando tenía la moto en condiciones estaba arriba. No perdí ninguna esperanza de llegar hasta aquí y no tenía ninguna duda de que en su día estaría luchando por una victoria en Moto2, que llegó el año pasado. Ahora estamos haciendo bastante más de lo que pensábamos».

P: ¿Qué se te viene a la cabeza cuando recuerdas Montmeló 2018? ¿Lo consideras como el punto de inflexión de tu carrera deportiva?

R: «Sí, sí. Es también por aquella victoria que estoy aquí en MotoGP. Trabajé muy fuerte durante la pretemporada. Desde Jerez estuvimos muy fuertes trabajando sobre la moto, sobre mi estilo de pilotaje y en muchas cosas. Al final llegó el premio en Barcelona y en Assen también hicimos una muy buena carrera. Barcelona fue un momento mágico, nada puede reemplazar una victoria».

P: Es tu quinta temporada en el Mundial, pero también tu quinto equipo diferente (Estrella Galicia 0,0, Leopard, Pons Racing, Speed Up y Petronas Yamaha). ¿Has encontrado por fin en el Petronas Yamaha esa estabilidad que faltó en los primeros años?

R: «Yo creo que sobre todo es porque este es un equipo de MotoGP, que es mucho más profesional; no por gente, sino por organización. MotoGP es otro nivel respecto a las otras categorías. Este salto, en el que todo es muy profesional, me ha venido muy bien, y la estabilidad de este equipo es bestial. Creo que este equipo tiene todo y estoy muy contento de lo que hemos hecho».

P: Cuando se anunció tu llegada a MotoGP, había muchas dudas desde fuera sobre si merecías subir y sobre si tenías el currículum adecuado para estar en MotoGP. ¿Qué les puedes decir ahora? ¿Has utilizado o utilizarás alguna vez ese tatuaje que tienes en el índice (Shhh...)?

R: «No, pero es verdad que en muchas personas he visto cosas que me han sorprendido mucho, en cuanto a comentarios muy negativos. Creo que no han sido de gente importante, sino más de personas que comentan en las redes sociales. El tatuaje no lo he utilizado, pero por algunas personas sí que lo hubiera tenido que hacer. Pero en este momento no pienso ya más en esto, sino en que hemos más de lo que imaginábamos».

P: Uno de los sacrificios que tuviste que hacer al venir a España fue separarte de tu familia. ¿Cómo es ahora la relación con tus padres y cómo os sentís al ver en lo que se ha convertido esos sacrificios?

R: «Es muy especial, porque no ha sido fácil para nosotros. Han sido muchos viajes a España, muchos momentos difíciles para mi familia, porque no éramos una familia rica. Hemos llegado a este momento, en el que todavía no ha llegado la victoria, pero estar en MotoGP luchando por podios y por la victoria en Misano, es una gloria increíble».

P: ¿Qué está haciendo mejor Fabio Quartararo para acabar incluso por delante de las Yamaha oficiales en algunas carreras?

R: «Con el equipo trabajamos muy bien. Cada vez que voy a pista, lógicamente queremos hacer primeros y estar delante, pero sobre todo estoy viviendo un sueño. Cuando me subo a la moto disfruto cada vez más. Esa motivación y ese hecho de disfrutar encima de la moto es lo que hace que vayamos muy rápidos».

P: Hablabas antes de que el equipo no te ha metido presión esta temporada, pero de cara a 2020 todo el mundo hablará de ti desde el principio. ¿Temes que las cosas cambien en cuanto a la presión?

R: «Más que la gente que me perturbe en este sentido, es el equipo; este año el equipo no me ha metido ninguna presión y el año que viene será lo mismo. Las personas no cambiarán. Seguro que nuestros objetivos serán más altos, pero no habrá ningún tipo de presión de decir 'tienes que hacer esto', y eso es algo que me gusta mucho de este equipo».

P: Has mencionado en alguna ocasión que has llegado a trabajar con un psicólogo. ¿Cuánto ha ayudado en el paso adelante que has dado? ¿Era la impulsividad y los enfados uno de esos puntos débiles que tenías?

R: «Sí y por eso he ido a un psicólogo. Me enfadaba muy rápido y no era adecuado. Fui a ver a esa persona, que me ayudó muchísimo en su momento. Sé que si algún día tengo una pregunta o hay algo que me molesta, iré a verlo otra vez, porque me ha venido tan bien... Cuando estás en MotoGP no tienes que hacerte ninguna pregunta. Para mí, rodar sin preguntarme nada es increíble».

P: Da la sensación de que te sale todo solo, que es subirte a la moto, salir y disfrutar.

R: «Exacto. No recuerdo en qué circuito fue, pero desde el FP1 ya estuvimos delante como si ese circuito lo hubiese hecho 500 veces con la MotoGP. La verdad es que esto viene muy natural y es así porque no me hago ninguna pregunta tampoco».

P: Uno de los aspectos que te ha faltado en algunos momentos de esta temporada es plasmar en carrera lo que consigues hacer en entrenamientos. ¿A qué lo atribuyes?

R: «Eso sobre todo era a principio de año, cuando hacíamos entrenamientos súper fuertes y faltaba un poco en la carrera. Pero la carrera no es hacer una vuelta, sino 20, 25 o 30. Poco a poco lo estamos mejorando. Misano fue realmente muy bueno, porque hicimos toda la carrera delante y acabamos a menos de un segundo de la victoria. Hay que ir poco a poco, no sale tan fácil estar delante en carrera».

P: Estás a 17 puntos de Rossi y a 22 de Viñales. ¿Te planteas como objetivo de aquí a final de año acabar como la primera Yamaha?

R: «Al final siempre te puedes poner objetivos. El más claro que tenemos es ser el mejor rookie del año. Después, ahora que estamos líderes entre los pilotos independientes, por qué no luchar por esa clasificación. Y claro, también las dos Yamaha oficiales están delante; todavía no es un objetivo claro, porque sabemos que van muy rápido, pero es un placer haber terminado como primera Yamaha en Misano, así que por qué no en las otras carreras».

P: ¿Qué es lo que mejor se adapta de esta Yamaha a tu pilotaje?

R: «Las curvas rápidas son las que más fáciles me vienen. Pero lo cierto es que es muy difícil ser muy preciso con estas motos y lo he hecho muy bien. Creo que la adaptación, sobre todo con las curvas rápidas, ha sido mi punto fuerte este año».

P: Viendo el año tan difícil que ha tenido Zarco y lo bien que te están yendo las cosas, ¿sientes ya esa presión de ser el abanderado del motociclismo de tu país?

R: «No es realmente una presión. En Le Mans ya encontré muchísimo apoyo de la afición francesa y me ha gustado mucho correr en Francia. Normalmente es una presión enorme, pero este año ha sido más el hecho de disfrutar de una carrera en casa».

P: Después de las últimas actuaciones, ¿has ido recibiendo algún mensaje, aunque simplemente sea para felicitar, por parte de Lin Jarvis o la gente de Yamaha?

R: «Si nos cruzamos hablamos un poco. La primera vez que lo vimos realmente fue en Jerez, porque acabamos primero y segundo en los entrenamientos con el equipo independiente. Cada vez que hacemos cosas buenas y me cruzo con ingenieros de Yamaha o con Lin Jarvis, siempre hablamos un poco».