«Estoy contento con el cambio que hice, porque trabajar directamente con HRC es una pasada»

Álvaro Bautista pasó por nuestro canal de Twitch tras la primera cita del Mundial de Superbike. Junto al piloto de HRC hablamos sobre lo ocurrido en la primera ronda de la temporada y sobre sus aspiraciones para este 2021, su tercer curso en SBK y el segundo en las filas de Honda.


Pese a que no pudo completar un buen inicio de temporada en MotoLand Aragón, debido sobre todo a un problema electrónico en dos de las tres carreras en el trazado turolense, Álvaro Bautista ha arrancado la temporada 2021 con aspiraciones mucho más ambiciosas que el pasado año.

El talaverano afronta su segundo curso en las filas del equipo oficial de Honda, en un proyecto que también comenzó el año pasado y en que él es la principal punta de lanza.

Los resultados de 2020 fueron discretos para HRC, que sólo obtuvo un podio en todo el año con el piloto español; un Bautista que venía de haber ganado 16 carreras el año anterior con Ducati.

Sin embargo, Bautista se muestra mucho más confiado de cara a esta temporada. Destaca lo involucrada que está Honda en el proyecto de Superbike, campeonato que no ganan desde 2007, y habla de la evolución de la CBR1000RR-R Fireblade SP, con la que espera estar en el podio de forma más regular.

Después de la ronda de MotorLand Aragón, Álvaro Bautista pasó por nuestro canal de Twitch. En una interesante entrevista, el talaverano nos puso al día de lo que ocurrió en MotorLand y de lo que espera en este segundo curso como piloto de Honda. Si no pudiste verla en directo, aquí puedes ver la entrevista al completo:

A continuación te dejamos con algunas de las pinceladas más interesantes de la entrevista: (Esto y mucho más, en la entrevista completa)

Inicio de temporada en MotorLand Aragón. Un fin de semana que parecía ir mejor, pero que finalmente acabó con caída, 7º puesto en la Superpole Race y 11º en la segunda carrera: «Se torció. Ha sido una pretemporada larguísima y encima no hemos podido hacer muchos test, porque tenemos un número limitado de test este año por la nueva reglamentación. No hemos podido hacer muchos test y he pasado mucho tiempo en casa, en el que me ha dado tiempo a cuidar de mi segunda hija. El fin de semana prometía, porque hemos mejorado mucho la moto, me encuentro más cómodo también con el equipo y durante el fin de semana dimos pasos adelante. Trabajamos muy bien con la geometría y con la electrónica de la moto, que quizá fueron nuestros puntos más débiles el año pasado».

Lo que ocurrió fue un problema electrónico con un sensor del cambio: «En la carrera 1 creo que podríamos haber luchado por el podio, pero a falta de cinco o seis vueltas empecé a tener fallos en el cambio. Y en la última vuelta, cuando ya no tenía opciones de luchar por el podio, de repente me caí sin saber por qué. Parecía como si hubiera aceite en la rueda, porque se me fue de repente. Después viendo los datos vimos que un sensor del cambio, que te anula toda la ayuda electrónica para la moto cambie, se volvió un poco loco y en mitad de la curva con el gas me dio de repente toda la potencia y me quitó todo el control de tracción. Imagínate la volada que me pegué... Fue highside, saliendo de la curva, por ese motivo. Iba ya casi a 180 km/h y di muchas vueltas. Por suerte, no me pasó nada y el domingo pude salir a pista».

El problema con dicho sensor se repitió el domingo en la segunda manga, lo que le relegó a la 11ª plaza: «El domingo las condiciones eran complicadísimas porque estaba medio mojado y medio seco. No sabía si poner neumático de agua, de seco, intermedio... En la carrera corta optamos por la opción de lluvia, pero la pista se secó demasiado rápido y los pilotos que pusieron intermedios fueron los que estuvieron delante. Acabé segundo entre los pilotos con neumáticos de lluvia, que era séptima posición en total, y luego para la carrera larga la pista estaba más húmeda al inicio, salimos con intermedios y ahí acertaron los que salieron con neumáticos de seco. Son cosas que te da la experiencia de Superbike.

En la segunda carrera perdí muchas posiciones al final, porque empecé a notar los mismos problemas del día anterior con el sensor del cambio. No me quería caer otra vez y empecé a pilotar con mucha precaución, y perdí cinco o seis posiciones que en condiciones normales no las hubiera perdido. Pero era un fin de semana que podría ser bueno y no lo fue. Ahora hay que quedarse con lo positivo y pensar que por suerte este fin de semana hay carrera en Estoril».

El problema fue reiterativo a lo largo del fin de semana: «Cambiamos ese sensor tres veces durante el fin de semana porque se iba yendo y tenemos que averiguar por qué. Esperemos que para este fin de semana, los japoneses de Honda puedan solucionarlo y que no lo tengamos».

¿En qué punto está la Honda y en qué punto está Álvaro Bautista con la Honda?: «Hemos mejorado bastante respecto al año pasado. Sobre todo, lo que yo veo es que estamos al mismo nivel que nuestro nivel más alto del año pasado, pero con mucho menos riesgo. Para estar el año pasado en las mismas posiciones era arriesgando en cada sitio al 100% y por eso mismo tuve muchas caídas. Ahora lo que siento es que estamos ahí, pero no voy arriesgando tanto. Voy con el límite justo, pero con más seguridad. Eso quiere decir que la moto ha mejorado bastante. Yo me siento cada vez más cómodo y familiarizado con esta moto, y digamos que la siento más mía. Poco a poco vamos siendo uno y creo que la base respecto al año pasado es mucho mejor. Creo que este año los resultados que consigamos van a ser más reales. No va a ser: "Me la he jugado y ha salido". Este año, lo que salga, saldrá es porque es nuestro nivel. En Estoril el año pasado podría haber hecho dos top 5, pero en la primera me caí por arriesgar y creo que este año nuestro objetivo es ese, intentar mejorar los resultados sin sobrepasar los límites».

Cada vez más adaptado al motor 4 en línea. Honda sigue sus indicaciones para hacer una moto más fácil de pilotar: «Yo me he ido adaptando y también HRC me ha ido siguiendo. Hemos intentado unir nuestros caminos y estamos en ello todavía. Pero sí, hay mucha diferencia respecto al año pasado. Recuerdo que la primera vez que cogí la Honda me costaba mucho, pero ya voy viendo lo que la moto necesita. A la vez, HRC está siguiendo mis peticiones para hacer una moto más fácil. El año pasado era una moto más difícil de llevar y eso que siempre me habían dicho que un motor 4 en línea es más fácil de llevar. Pero o yo estaba muy acostumbrado al V4... o me pareció un cambio bastante grande. Pero poco a poco la estoy sintiendo más mía y me voy haciendo a ella».

El camino que ha tomado Superbike, con motos cada vez más sofisticadas: Ducati, Honda, BMW y Kawasaki han renovado sus superbikes en los últimos años: «El Mundial de Superbike pegó una revolución en 2019 con la nueva Ducati (Panigale V4 R). Esto hizo revolucionar a las otras fábricas, que han intentado meter la máxima tecnología posible. En este caso, la Honda que llevo yo (CBR1000RR-R Fireblade SP), la versión de calle es increíble; la probé en el circuito de Qatar y rodé rapidísimo con ella, siendo una moto de calle prácticamente. Es una moto con mucha tecnología, hecha para Superbike. Luego tiene que estar homologada para la calle, pero quien se compra una Honda de calle su moto es prácticamente como la nuestra. La revolución que hace un par de años introdujo Ducati ha hecho que el resto de marcas inviertan más en este campeonato, que al final es el campeonato en el que la gente puede tener esas mismas motos. No es como MotoGP, que ahí está la última tecnología y es imposible, porque son prototipos y esas motos no las puede tener nadie. Pero este campeonato también es muy importante para las fábricas, porque es un escaparate. Sobre todo también para marcas como Kawasaki es su único escaparate, porque no están en MotoGP. Honda tiene al Repsol Honda en MotoGP, pero incluso para HRC ser punteros en este campeonato es importante». 

«Como piloto yo veo bien que inviertan en estas motos. No digo que es un campeonato inferior a MotoGP, es distinto. Mucha gente dice 'las Superbike es segunda división'. Pero no, es distinto, no tiene nada que ver una cosa con otra. No puedes compararlo. Estoy contento de que a lo mejor yo también haya podido contribuir a esta revolución en el campeonato».

Sobre cómo se puede batir a Rea (6 veces campeón) en un campeonato y las claves del norirlandés: «Sobre todo es la experiencia. Jonathan lleva corriendo toda su vida en este campeonato, se lo conoce muy bien. Ahora mismo está en una situación muy buena, en la que tiene una moto muy competitiva y un equipo que conoce a la perfección. Es una moto que, con los años que lleva, prácticamente la ha hecho él. Para ganar un campeonato tienes que ser rápido y también constante. La experiencia que te da correr tanto, conocer todo, tener un equipo que sabe lo que necesitas en cada momento, tener una moto con la que sabes gestionar cada situación... Eso al final son pequeños detalles que son muy importantes. Creo que es el único piloto que lleva de forma continuada en su equipo, algo que es importante». 

«En 2019 llegué con mucho ruido y ganando muchas carreras, pero luego llegué a circuitos que no conocía, me faltaba experiencia, en muchas situaciones no conocía bien los neumáticos... Al final, son pequeños detalles que pueden decidir un campeonato. Sin olvidar que Jonathan es un gran piloto, que es muy rápido. Vamos a intentarlo en estos años. Yo me siento con mucha fuerza para luchar por victorias y, en un futuro, por campeonatos. Pero es todo el paquete, no te vale con ser el más rápido; tienes que tener un buen equipo, una buena moto y buena experiencia». 

¿Qué se siente al tener a una fábrica como Honda detrás?: «Sinceramente, creo que están haciendo lo que me prometieron. Desde el inicio dijeron que querían hacer una moto ganadora y un proyecto para ser campeones. Y por lo menos, trabajar están trabajando mucho. HRC está muy involucrada en este proyecto y estoy muy contento. El apoyo de Honda siempre es muy importante. Cada dos por tres hay reuniones con los japoneses. Lo que pasó también el año pasado es que no pudimos hacer una evolución normal por la situación del Covid, todo el desarrollo se paralizó y eso también se nota. En un proyecto tan nuevo, haber perdido casi un año por esto, es difícil. Al nivel en el que estamos ahora deberíamos haber estado a mitad del año pasado, pero era lo que había y ya está. Pero estoy muy contento con el trato que me da Honda, con cómo me escuchan e intentan trabajar para mí. Estoy contento con el cambio que hice, porque trabajar directamente con HRC es una pasada». 

Se ofreció para echar una mano al proyecto de MotoGP tras la ausencia de Márquez, pero Honda le dijo que se centrase en SBK: «Me ofrecí por si necesitaban hacer algún test, ya que Bradl hizo muchas carreras y test, y el pobre apenas no podía ni respirar. Yo me ofrecí por si necesitaban hacer algún test o alguna carrera; yo soy de HRC y estoy a su disposición. Aparte de agradecérmelo, me dijeron: "Queremos ganar en Superbike y tú eres nuestro piloto para ganarlo". No querían arriesgarse a alguna caída o a que pasara algo, para no perder la oportunidad de seguir con la evolución».

Deja una respuesta

Volver a la home