Problemas en los transportes, tanto aéreos cómo terrestres, han complicado el traslado del material, las motos y el personal (pilotos incluidos) de Argentina a Texas. La situación ha llegado al extremo de que el GP de Austin podría verse alterado por este motivo.

Contenido relacionado
Horario MotoGP Austin 2016: Retransmisión Telecinco y Movistar

El desplazamiento hacia el GP de Argentina se convirtió en una odisea para algunos de los pilotos del Mundial de MotoGP, pero la salida de allí está siendo un auténtico caos para el Grand Circus, que en cuestión de horas debe estar al completo en Austin para que dé comienzo la tercera cita de la temporada. Cerca de 300 personas del paddock, incluidos varios de los pilotos de las tres categorías, tuvieron que permanecer en Tucumán después de que fuese anulado el vuelo que iba directamente hacia Austin.

Pero no sólo hubo problemas de desplazamiento para el personal, sino también para gran parte de la logística que ha de llegar al Circuito de Las Américas debido a que dos de los cuatro Boeing 747 que cargan el material quedaron bloqueados por una avería en las luces de la pista de aterrizaje, provocada por una fuerte tormenta. Esto conllevó otra cancelación de los vuelos y la obligación de buscar una ruta alternativa para que todo el personal pudiera ir a Buenos Aires y partir desde allí hacia Austin.

Para ello, salieron tres autobuses de Tucumán con una ruta por delante de unas 20 horas de viaje y uno de ellos ha tenido que volver allí tras ser asaltado a pedradas. Así pues, todavía hay personal del campeonato que sigue en tierras argentinas esperando para salir por fin de allí, mientras sigue la incógnita con el material, que también debería partir hoy hacia Austin, al menos uno de los aviones que quedan.

Al parecer, el otro tiene una avería técnica que podría atrasar su salida si no se repara a tiempo, aunque ya hay preparado un plan B por si éste no se puede llevar a cabo; uno de los 747 que ya se encuentra en Austin regresaría a Tucumán para cargar todo el material que falta por llegar. En principio parece que va a haber soluciones para todos los casos y que no será necesario atrasar ninguna de las sesiones del GP de Las Américas, aunque a estas alturas de la semana y con semejante caos, la tercera cita del año podría estar en riesgo. Todos los equipos tendrán que ir a contrarreloj para montar toda la infraestructura en el paddock de Austin y evitar así retrasos en el programa del Gran Premio.