El piloto checo, sin asiento en el Mundial, correrá este fin de semana en el FIM CEV

Tras arrasar en la Red Bull Rookies Cup y en el Campeonato de Europa de 2013, Karel Hanika se convirtió en una de las grandes promesas del panorama internacional. Sin embargo, sus malos resultados en el Mundial durante dos años y medio le han dejado sin plaza y este fin de semana va a probar suerte en el FIM CEV, que celebra su quinta cita del año en Albacete.


Hace tres años, Karel Hanika se posicionó como uno de los mayores talentos emergentes en el mundo del motociclismo. El piloto de Brno se dio a conocer gracias a sus primeros pasos en la Red Bull Rookies Cup, una de las grandes antesalas del Campeonato del Mundo. Debutó en este certamen en 2012 con una notable tercera posición en la clasificación general consiguiendo tres victorias y un total de siete podios, un preludio de lo que sería capaz de hacer al año siguiente.

2013 fue el año de la consagración y del salto a la fama de Hanika. El checo arrasó en la Red Bull Rookies Cup, literalmente, cosechando siete victorias y tres segundos puestos en las 14 carreras de la temporada, y se hizo con el título con una ventaja de 72 puntos sobre el español Jorge Martín. Pero esto no fue todo, porque además Karel ganó el Campeonato de Europa en el Circuito de Albacete, una pista que no conocía y en la que fue “llegar y besar el santo”. No cabía duda de que era un talento en ciernes y esto le abrió de par en par las puertas del Red Bull KTM Ajo para debutar en el Mundial de Moto3 en la temporada 2014.

Visto el potencial que atesoraba Hanika y teniendo en cuenta el equipo en el que llegó al Mundial, las previsiones eran muy halagüeñas con el piloto de Brno. Sin embargo, todo se torció desde que aterrizó en el Campeonato del Mundo. Los buenos resultados brillaron por su ausencia y las altas expectativas que se habían generado en torno a él quedaron defraudadas. Acabó los dos años en el Red Bull KTM Ajo en la 18º posición del campeonato, con 44 puntos en 2014 y 43 en 2015, y siendo en ambos cursos el piloto con más caídas de la categoría de Moto3, con 24 en su primera temporada y 25 en la segunda. Además, el año pasado en Jerez protagonizó uno de los incidentes más feos de los últimos tiempos, después de tirar a Juanfran Guevara cuando ya había terminado la carrera, lo que le ocasionó al murciano una fractura de clavícula.

Karel-Hanika-05

Después de dos nefastas temporadas, el equipo que dirige Aki Ajo decidió no contar con él para este 2016 y Hanika firmó con el Platinum Bay Real Estate para llevar una Mahindra a la que nunca consiguió adaptarse. Su mejor resultado fue un 18º puesto en Argentina, mientras que en el resto de carreras alternó abandonos con resultados muy discretos fuera del top 20. Así las cosas, su equipo decidió rescindir su acuerdo con Hanika y montó en su Mahindra a Danny Webb a partir del GP de Holanda. En menos de dos temporadas y media, Hanika pasó de ser una de las mayores promesas del panorama mundial a estar totalmente olvidado y fuera del Campeonato del Mundo.

El FIM CEV, la posible salvación


Sólo una semana después de quedarse sin equipo en el Mundial, Karel Hanika emprenderá un nuevo proyecto. Este fin de semana estará en Albacete para disputar la quinta cita de la temporada del Mundial Junior de Moto3 con una KTM en el Freudenberg Racing Team, el equipo con el que competía antes de llegar a la Red Bull Rookies Cup y con el que ganó el Europeo de 2013, precisamente en Albacete.

Compartirá box con el alemán Tim Georgi, que está disputando la temporada completa en el Mundial Junior de Moto3, por lo que es de esperar que Hanika también complete el curso en el FIM CEV o al menos algunas carreras si no tiene ninguna posibilidad de regresar al Mundial.

En Albacete coincidirá con pilotos como Marcos Ramírez, contra quien ya compitió en la Rookies Cup durante dos años y en el Europeo de 2013, y que actualmente ocupa la segunda posición del Mundial Junior de Moto3. También volverá a enfrentarse a Albert Arenas, otro de los pilotos presentes en aquel Campeonato de Europa que ganó Hanika hace tres años. El paso atrás del piloto checo se presenta ahora como uno de los últimos trenes de su carrera deportiva; si consigue volver a brillar y recupera la motivación, tendrá posibilidades de volver al Mundial y de intentar poner fin al extraño caso que ha protagonizado durante los últimos años.