Ducati confirma su proyecto de moto eléctrica

Ducati cada vez más cerca de la comercialización de un modelo eléctrico de serie. Pierluigi Zampieri confirma las intenciones de la marca de Bolonia, que se refuerzan con este proyecto de la Ducati Zero de la escuela de diseño de Milán.


Ducati confirma tener una moto eléctrica para sus líneas de producción en un futuro más cercano que lejano. Esto se refuerza tras las palabras de Pierluigi Zampieri, encargado del departamento de innovación de Ducati.

Desde la Escuela Politécnica de Diseño de Milán ya ha trabajado con Ducati en el desarrollo de un concept, la Ducati Zero, la moto que parece que será el proyecto de futuro de la compañía de Bolonia.

Además de las palabras de Claudio Domenicalli el pasado mes sobre el futuro eléctrico, Pierluigi Zampieri ha realizado unas extensas declaraciones analizándolo más en profundidad.

«Nuestro objetivo es seguir produciendo motos que sean las mejores en la pista, y las motos eléctricas no muestran el mejor compromiso entre peso y rendimiento, pero Ducati hará una moto eléctrica. De hecho, ya hay una en las mesas de dibujo, pero es una moto para el mañana. Hoy en día, el proyecto no es tan bueno como nos gustaría, porque la capacidad de energía/potencia que puede almacenar no es lo suficientemente alta. El principal desafío, técnicamente, es alcanzar nuestros objetivos de rendimiento y peso”» declara Pierluigi Zampieri.

Pierluigi Zampieri continúa: «Siendo la compañía que va a la vanguardia, podemos llegar a un producto que alcance esas premisas, pero el problema es ¿Es ahora el momento? Es un mercado pequeño y aún estamos tratando de entender cuándo estará preparado para semejante avance tecnológico.»

Es un problema similar al que Ducati tuvo que enfrentarse hace unos años con las superbike bicilíndricas, cuando éstas llegaron al techo de su rendimiento, y tuvieron que buscar una solución. Esta solución acabó siendo la primera Ducati de producción con motor de 4 cilindros, la Ducati Panigale V4.

«El cambio a un motor V4 fue similar. Tuvimos mucho debate sobre si nuestros clientes aceptarían bien una Ducati de 4 cilindros. Ahora tenemos los mismos debates sobre una futura Ducati eléctrica. Nosotros podemos direccionar al cliente, pero necesitamos saber si a este le gusta o no. ¿Apreciarán nuestros usuarios una moto eléctrica? ¿Es el momento correcto para ello?» añade Zampieri, que continúa definiendo el mercado: «A fecha de hoy la gente quiere una V4. La pregunta es, ¿Lo querrán mañana, pasado mañana o el día del futuro? Algún día los clientes de Ducati pedirán una moto eléctrica, lo difícil es saber cuándo. Conocemos las fechas de tiempo que lleva producir una moto desde cero, ya estamos en la fase de diseño y dibujo, el problema es saber cuándo sacarla.»

Por otro lado, Ducati debe enfrentarse o lidiar con otro problema, el de mantener el sueño del orgullo italiano; esto es una moto recia, con carácter, que haga ruido y sea dura, pero que conquiste con girar el puño del acelerador. Las motos eléctricas no tienen nada de esto, y es un problema.

«Es un desafío, pero estoy seguro de que lograremos producir una moto eléctrica que no pierda un ápice de la esencia Ducati. Por ejemplo, Harley Davidson lo está consiguiendo con la LiveWire. Si ellos son capaces, ¿Por qué no nosotros?» continúa Zampieri.

Otro de los problemas que deben enfrentarse todas las fabricas de motos, es conquistar al usuario desde temprana edad. Si los jóvenes de hoy en día no sueñan con una moto, el futuro de Ducati empieza a comprometerse cuando estos tengan 30 años.

«Discutimos esto todos los días. Es un gran desafío. Crecí como un petrol-head. Los jóvenes de hoy en día no son así. Tratar de mantener vivo este interés en las próximas generaciones es muy importante. El mercado ha cambiado más en los últimos diez años que en los 50 anteriores. Hay electrónica, digitalización e ideología del sharing. Internet ha cambiado todo sobre el comportamiento del cliente. Cada día es más difícil encontrar el camino correcto para el futuro de una empresa. Hoy en día, una Ducati es un objeto que te gusta tener. El desafío es hacer que sea tan interesante que quieras hacer lo mismo mañana. Necesitamos mantener viva la pasión de la gente; no podemos darla por sentada.»  concluye un preocupado Pierluigi Zampieri.