Ducati preparará en el CIV el salto de la V4 al Mundial de Superbike

El Barni Racing y el Campeonato Italiano de Velocidad servirán como “conejillos de indias” de la nueva Ducati Panigale V4 en lo que a competición se refiere. La nueva superbike de la firma boloñesa se estrenará en 2018 dentro de la categoría National Trophy.



Tras muchos meses de espera, de conjeturas y una presentación exclusiva para dar a conocer el nuevo motor que llevará la superbike de Borgo Panigale, en el pasado Salón de la Moto de Milán EICMA 2017 pudimos ver por fin la esperada Ducati Panigale V4, una moto que marcará un antes y un después para la firma italiana.

La marca boloñesa abandona su clásico e icónico bicilíndrico para que su superdeportiva pase a llevar un tetracilíndrico, el conocido como Desmosedici Stradale, que viene derivado directamente del propulsor de la MotoGP.

El modelo, que llegará al mercado en 2018, está previsto que se introduzca en el Mundial de Superbike en 2019. Pero eso no quiere decir que Ducati no vaya a ponerla en pista antes para comprobar las prestaciones que este nuevo modelo puede ofrecer en el mundo de la competición.

Será en el Campeonato Italiano de Velocidad donde el Barni Racing dispondrá de las dos primeras Ducati Panigale V4 que se usen en los circuitos, lo que servirá para empezar a desarrollar esta moto de cara al desembarco en el Mundial de Superbike en 2019. Dos pilotos con experiencia en la marca y con la Panigale bicilíndrica como son Ivan Goi y Luca Conforti, serán los encargados de pilotar esta V4 de 214 cv en el certamen italiano, pero no en la categoría de Superbike, sino en National Trophy.

El Barni Racing, equipo que también tiene presencia en el Mundial de Superbike junto a Xavi Forés, jugará un papel muy importante en el desarrollo en competición de la nueva Panigale V4, algo de lo que es consciente su propietario, Marco Bernabò, y que llevó al equipo a confiar en dos pilotos experimentados para aportar un feedback que puede ser muy valioso: «Nuestro objetivo será tratar de hacer bien en las carreras, pero sobre todo desarrollar la moto», destaca Bernabò.

A buen seguro, desde Ducati estarán bastante atentos a esta primera toma de contacto de su nueva superdeportiva en competición. Para el fabricante italiano ha arrancado una nueva era y quieren estar preparados de la mejor manera para cuando llegue el momento de dejar atrás definitivamente esa larga andadura con el motor de dos cilindros en los circuitos del Mundial de Superbike, acabando con una de sus grandes señas de identidad en este campeonato. El nuevo camino del V4 empezará a forjarse a partir del 15 de abril de 2018, momento en el que comenzará el CIV.