Cuestionan las multas impuestas por los drones de la DGT

La puesta en marcha de los drones de la DGT ha despertado algunas dudas sobre la validez de sus denuncias, lo que podría acarrear impugnaciones y recursos contra sus multas.


Uno de los bombazos informativos de este verano ha sido el inicio de la utilización de drones por parte de la DGT para poner multas, sobre todo en Tenerife, isla donde ha arrancado su funcionamiento a primeros de este mes de agosto y que paulatinamente se irán extendiendo al resto de nuestra geografía.

Después del 'susto', llega el momento de analizar la medida y, si bien se puede estar de acuerdo e incluso aplaudir la utilización de estos dispositivos para cercar a los infractores de ciertas acciones peligrosas y punibles, hay entidades como Automovilistas Europeos Asociados que han planteado ya algunas dudas sobre la validez de las denuncias que se pudieran realizar a través de los drones de la DGT.

AEA pone el foco concretamente en que las multas podrían ser impugnadas si las infracciones no han sido observadas por los agentes de la Guardia Civil y se podrían recurrir en este sentido. Desde Tráfico quieren equiparar las denuncias observadas por agentes de la autoridad a las constatadas por empleados de la Unidad de Medios Aéreos de la DGT (UMA), ya que éstos no son considerados agentes de la autoridad y no gozan de la presunción de veracidad como los agente de la Benemérita.

Por si fuera poco, la asociación afirma que «en este momento ningún dron está sometido a ningún control técnico que certifique su correcto funcionamiento conforme a la Ley de Metrología» y que las pruebas metrológicas realizadas por la DGT con sus drones «solo tienen carácter de ensayos voluntarios de equipos que no garantizan ni su buen funcionamiento ni la inalterabilidad de las imágenes».