Los drones de la DGT empiezan su 'temporada de caza'

La DGT ya ha puesto en el cielo a sus nuevos drones con capacidad para multar. Te contamos algunas de las características de estos 'abejorros' y dónde han empezado a funcionar en nuestro país.


Una de las medidas estrella del plan de verano 2019 de la DGT ha sido la implantación de drones que ya pueden multar de manera automática. Así lo anunciaron justo un día antes del 1 de agosto, uno de los días claves del año en cuanto a la movilidad debido al grueso de las vacaciones de los españoles.

Estos 'abejorros', que así es como los llaman coloquilamente en Tráfico, sólo pueden volar a una altura de hasta 120 metros desde donde esperan 'cazar' al conductor que cometa la una infracción. Y lo puede hacer en un radio de 500 km gracias a su óptica Zenmuse Z30 transportada por el dron modelo DJI Matrice 200, por lo que el infractor casi ni lo puede ver ni, por supuesto, oír.

Estos drones, que pondrán multas de un mínimo de 80 euros por varios tipos de infracciones, están valorados en unos 5.500 € y han tenido que pasar por la certificación del Centro Español de Metrología para poder multar de casi todo (¡excepto excesos de velocidad!). Pueden volar a una velocidad superior a 80 km/h y hacer frente a temperaturas de entre -20 y 45º y otras intempestades.

Rubén López es el jefe de la Unidad de Medios Aéreos de la DGT y responsable del proyecto para llevar los drones al cielo para estas labores. La efectividad está garantizada. La experiencia de los helicópteros Pegasus los avala. La diferencia está clara. Igual que en el cine o la publicidad los drones son ya el pan de cada día, en el control del tráfico va a ser el futuro. El coste de un flamante Pegasus es de entre 4 y 6 millones de euros mientras que la hora de vuelo está estimada en unos 1500 €, cifras astronómicas si lo comparamos con el desembolso que se hace por un 'abejorro'.

Desde el 1 de agosto, ya están volando (y multando) los tres drones en la isla de Tenerife. ¿Por qué en Canarias? La isla del Teide y el resto del archipiélago canario no cuenta con base para los Pegasus, por lo que el desplazamiento de los helicópteros es más complicado y resulta más sencillo hacer esta vigilancia con drones. ¡Y tanto! Sólo miden 71,6 cm y pesan 3,80 kg. Los usuarios ya han visto al abejorro, según lo han hecho saber en algunas apps de 'contra-vigilancia' y movilidad...

(Social Drive): Aviso del domingo 4 de agosto de 2019.

El punto débil del dron está en su autonomía, ya que sólo pueden estar operando durante 20 minutos seguidos. Nada que no se arregle con un regreso a la base donde estén los operarios y se le cambie la batería 'en un pis pas'.

De momento, sólo hay 3 drones en Tenerife, pero pronto serán más, ya que la DGT está en proceso de compra de otras 20 unidades, además de otros modelos más accesibles que servirán sólo para vigilar.

La única diferencia de los drones que multan con los helicópteros Pegasus es que todavía no multan por exceso de velocidad. ¡Todo llegará!