Mick Doohan cree que Márquez se hubiera desenvuelto bien en el “medio litro”

En una entrevista con Repsol Media, Mick Doohan ensalza a Márquez, habla sobre sus cinco títulos en la categoría reina y no duda del potencial que podría haber alcanzado pilotando también una 500cc. También destaca la labor de Alberto Puig como Team Manager del Repsol Honda.


Irremediablemente, el nombre de Mick Doohan volvió a salir a la palestra en cuanto Marc Márquez consiguió en Japón su quinto título de la categoría reina. Como bien dice el australiano, «ganar cinco títulos, ganar con Repsol, ganar con Honda; son muchas las similitudes» entre el de Cervera y el mítico pentacampeón de Brisbane.

De hecho, tantas son las coincidencias, que Márquez pensó en homenajear a Doohan en Phillip Island portando una réplica de sus guantes y de sus botas. «Fue fantástico. De hecho me pidió permiso para utilizarlas y por supuesto que se lo di. Es un honor que pensase en mí de esta forma para correr en Australia», comentó el australiano en una entrevista con Repsol Media, en la que habló de muchos temas interesantes.

Al igual que pasó con él, Márquez ha logrado los cinco títulos de la categoría reina con Honda, algo que para Doohan «es maravilloso. Es bueno para el deporte y es bueno para la fábrica. Para mí, trabajar para Honda fue fantástico. Me proporcionaron una plataforma que me permitió ganar. No necesité una motivación para seguir pilotando año tras año, siempre y cuando me garantizaran su compromiso para seguir probando, mejorando y trayéndome lo que quisiera».

«Si hubiera necesitado una motivación para cambiar el color de mi moto, quizás hubiera sido el momento de retirarme. No le gustará a todo el mundo, pero es como yo era y creo que es bueno para las dos partes tener una imagen sólida con un único fabricante», añade el pentacampeón, zanjando así cualquier debate sobre si sería imprescindible cambiar de marca y ganar con otro fabricante como hicieron los Lawson, Rossi, Stoner y compañía.

El aussie piensa que tanto el pilotaje como los éxitos de Márquez son igual de impresionantes: «Creo que las dos cosas van de la mano. Su pilotaje es impresionante, no hay duda; lo hace emocionante para todos los que lo miran, incluido yo. Pero si no pilotase así, no habría conseguido los títulos. Al mismo tiempo, es lo que hace que te quedes pegado a la televisión».

Doohan defiende el estilo de Márquez y no cree que sea un piloto demasiado agresivo: «Algunos dicen que es demasiado agresivo, pero todos lo son. Cuando vas siempre al límite, a veces no hay mucho margen de error y desafortunadamente va a haber contacto. Siempre ha habido toques, codos, algunos movimientos un poco agresivos». El australiano lo compara con su época, en la que no había tantos medios para ver repetidas las acciones más polémicas: «Antes la televisión no lo grababa todo y ahora es como en un partido de fútbol, no se puede hacer nada. Si no eres agresivo, no vas a ganar, y eso es la determinación por ganar. En estos momentos, parece que Marc tiene una determinación y un deseo por ganar mayor que el de los demás».

Pese a que la actualidad y el momento en el que Doohan reinó son dos épocas muy diferentes, cree que Márquez podría haberse adaptado también muy bien a las motos del “medio litro” e incluso piensa que a día de hoy podría ser campeón prácticamente con cualquier marca: «Estoy seguro de que no habría tenido problemas en una 500cc. Los grandes pilotos como él, y se vio con Rossi y otros, son capaces de adaptarse a la moto que sea. Ya se veía en mi época; había pilotos que cambiaban de marca, pero sus resultados eran los mismos. El piloto, la parte orgánica de la moto, es la que generalmente marca la mayor diferencia. Marc podría ganar con prácticamente la mayoría de fábricas».

El Team Manager del Repsol Honda es, desde este año, un viejo conocido de Doohan: Alberto Puig, con quien compartió pista durante varias temporadas. De hecho, la única victoria de Puig -Jerez 1995- llegó en una carrera en la que el australiano se fue al suelo cuando estaba liderando: «Puig es piloto y eso es lo que necesitas en un equipo. Necesitas a alguien inteligente y con un buen conocimiento de la competición, incluso si no es piloto. Recuerdo que cuando competía era un piloto rápido, fuerte y determinado, pero siempre fue muy calculador. Le hemos visto trabajando durante muchos años con jóvenes pilotos, también con Dani Pedrosa, y ha llevado esa experiencia al equipo lo que supone un gran paso adelante», concede Doohan.

Cree que Puig está preparado para gestionar bien la situación que habrá en el Repsol Honda los dos próximos años con la llegada de Lorenzo al box: «Ahora tendrá que gestionar a Márquez y a Lorenzo, y lo hará bien porque sabe, como piloto que ha sido, qué estará pidiendo cada uno. Al menos no tendrán la barrera del idioma, como me pasaba a mí».

Sobre dónde está el límite de Márquez, la leyenda de Brisbane cree que «esto depende de él mismo. Sólo tiene 25 años y, toco madera, si no se lesiona y se mantiene en forma; fuerte y con salud y mantiene el deseo de correr, aunque se retire a los 30, puede ganar dos, tres, cuatro o cinco campeonatos más».

Por último, Doohan valora muy positivamente la situación que se vive actualmente en MotoGP con la electrónica unificada, el reglamento monomarca en cuanto a neumáticos y la igualdad que esto ha traído: «Creo que es fantástico. Creo que Dorna ha hecho un gran trabajo, especialmente Carmelo Ezpeleta y la visión que siempre ha tenido. Me encanta hablar con él, porque siempre va un paso por delante. Creo que ha gestionado el deporte muy bien; si miras los aficionados que vienen a los circuitos y las audiencias de televisión, está funcionando muy bien».

«Los buenos pilotos serían capaces de pilotar sin la electrónica, pero han conseguido que las caídas sean por perder adherencia en el tren delantero, por forzar el límite del neumático, en vez de salir por orejas al abrir el acelerador. Es más seguro y a la vez, con la misma centralita, es más fácil para todos gestionar la potencia», concluye.