Harley-Davidson se librará de pagar 3 de los 15 millones de multa

Harley-Davidson se librará de gastar 3 de los 15 millones de dólares que debía desembolsar por la multa impuesta el año pasado como castigo por haber comercializado el dispositivo Screaming Eagle Pro Super Tuner que modificaba las prestaciones de las motos y sus niveles de emisiones contaminantes.



El año pasado, Harley-Davidson aceptó pagar una multa millonaria por vender unos dispositivos que mejoraban el rendimiento de las motos pero que a la vez permitían emitir mayores cantidades de contaminantes de lo permitido.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos impuso una multa de 12 millones de dólares por responsabilidad civil y daños medioambientales causados, pero también una multa que consistía en gastar 3 millones de dólares en un programa de sustitución de chimeneas domésticas por otras nuevas con tecnologías más limpias.

Pues por lo que informa Reuters, la decisión choca contra las ideas llevadas a cabo por el anterior presidente, Barack Obama, más preocupado por la protección del medio ambiente, y la llegada de Donald Trump y sus propuestas contra los acuerdos sobre emisiones de vehículos podrían haber influido en el Departamento de Justicia y deslegitimar así las medidas de la Agencia de Protección del Medio Ambiente.

El caso se reabrirá, pero ya sin la parte de los 3 millones, y se confirmará en un juzgado federal de Washington.

Los Screaming Eagle Pro Super Tuners se vendieron desde 2008 y se calcula que hubo 340.000 unidades vendidas, lo que permitía contaminar por encima de lo declarado en ficha técnica. Harley-Davidson ha alegado siempre que no estaba de acuerdo ya que los dispositivos estaban dirigidos a las motos de competición. Sin embargo, la Agencia de Protección del Medio Ambiente afirmó que la gran mayoría de ellos se utilizaban en carretera abierta y decretó no sólo el abandono de la comercialización de estos dispositivos sino también la recompra de los dispositicos vendidos a los distribuidores.