Donald Trump critica la decisión de Harley-Davidson y promete venganza en forma de altos impuestos

Donald Trump ha lanzado duros ataques a través de Twitter a Harley-Davidson tras decidir migrar parte de su producción fuera de los Estados Unidos, un movimiento estratégico que también está considerando Indian, la otra gran marca afectada por la guerra arancelaria entre EEUU y la UE.


Llevamos meses hablando de la tensión creciente entre el gobierno de los Estados Unidos presidido por Donald Trump y la Unión Europea, un conflicto comercial pasó de las amenazas mutuas a la acción cuando Donald Trump confirmó la imposición de altos aranceles para el aluminio y el acero de origen mejicano, canadiense o europeo. Como represalia, la UE subió los aranceles a una lista de productos fabricados en EEUU, lo que se ha traducido en que Harley-Davidson e Indian, las marcas de motos afectadas directamente, hayan movido ficha.

Por un lado, Harley-Davidson ha decidido trasladar parte de su producción (la destinada a Europa) fuera de territorio americano. Y por otro, Indian también está considerando mover su producción a Polonia debido a los costes que tiene que hacer frente a partir de ahora, tanto para producir con materias primas encarecidas como para exportar sus motos a la UE.

Aun así, Donald Trump no se ha visto intimidado por estas noticias y, como tanto le gusta hacer, ha lanzado diversos mensajes a través de Twitter, su red social favorita: «Harley-Davidson debería permanecer al 100% en América, con la gente que la hizo tener éxito. Yo hice mucho por vosotros, y ahora esto. ¡Otras compañías están volviendo a sus lugares de origen! No lo olvidaremos ni vuestros clientes ni vuestros competidores, ¡ahora muy FELICES!»

Antes, el controvertido mandatario estadounidense ya había añadido otros comentarios sobre el movimiento estratégico de Harley-Davidson en diversos tweets: «Estoy sorprendido de que Harley-Davidson sea la primera en sacar la bandera blanca. Peleé duramente por ellos. […] Los impuestos es sólo una excusa de H-D». Además, recuerda que «a principios de este año Harley-Davidson dijo que moverían gran parte de sus operaciones de Kansas City a Tailandia. Eso fue mucho antes de que se anunciaran los aranceles. Por tanto, están utilizando los aranceles y la guerra arancelaria como excusa», insiste.

De hecho, Donald Trump tuvo una reunión con los responsables de Harley-Davidson y así lo recuerda el presidente americano: «Cuando estuvieron en la Casa Blanca, les advertí de los aranceles en otros países como India, donde son muy altos. Las empresas están volviendo a América. Harley debe saber que no podrán importar y vender en EEUU sin pagar altos impuestos», responde en tono vengativo a la compañía de Milwaukee.

Por último, Trump se atreve a sentenciar que «una Harley-Davidson nunca debería ser fabricada en otro país. ¡Nunca! Sus empleados y clientes ya están muy enfadados con ellos. Si se marchan, atención, será el principio del fin. Se rendirán, ¡abandonarán! ¡Su aura se esfumará y tendrán impuestos como nunca antes!».

Pero parece que la guerra arancelaria va a seguir dando titulares. El propio Trump ya ha anunciado que «estamos terminando nuestro estudio sobre aranceles a los automóviles importados de la UE, ya que han tenido ventaja de los EEUU en forma de barreras de mercado y aranceles». Imaginaos lo que esto significa teniendo en cuenta las proporciones del mercado del automóvil y lo que puede suponer para las grandes marcas de uno y otro lado del Atlántico…