Dovizioso dice que la GP18 «es la mejor Ducati de siempre» y a Lorenzo le gustaría hacer una mezcla con la GP17

Cara y cruz para Ducati en Tailandia. La última jornada de test en Buriram ha concluido con resultados dispares para sus dos pilotos oficiales; mientras que Dovizioso ha sido séptimo, sin buscar una vuelta rápida y mostrando uno de los ritmos más constantes de todos, Jorge Lorenzo se ha visto relegado a la 22ª posición, un resultado que ni mucho menos es real, pero que refrenda las dificultades que el mallorquín había tenido en los dos primeros días de entrenamientos, en los que no pasó de la 10ª plaza.


Pese a no ocupar los primeros puestos, Dovizioso se mostraba muy satisfecho por el rendimiento en estos test, en los que ha podido comprobar que la nueva Ducati Desmosedici GP18 parece una moto más completa que su predecesora y que puede ser rápida en todas las pistas. «Daría un 8,5 a cómo han ido estos test. Hemos sido rápidos los tres días, así que estoy contento con todo lo que hemos probado. Obviamente, no quiero relajarme, ya que se ha visto que hay muchas motos rápidas, pero estoy muy satisfecho de haber confirmado aquí el progreso de la GP18», comentaba el subcampeón de MotoGP 2017.

Dovi se muestra satisfecho con el potencial del nuevo chasis de Ducati: «Siento una sensación diferente al manillar de la moto, no es fácil de describir, pero es una sensación positiva que me da mucha confianza». El italiano, que no suele lanzar nunca las campanas al vuelo, se ha mojado para responder si la GP18 es la mejor Ducati de siempre: «Diría que sí. Ahora tenemos una base que funciona y que nos permite ser competitivos en todos los circuitos. Incluso hoy he sido rápido con la goma blanda trasera», exponía el piloto de Forli, que se deshacía en elogios hacia su nueva máquina, con la que ya tuvo una toma de contacto muy buena en Sepang. Tiene claro el camino a seguir y ha vuelto a destacar que ya no va a volver a usar la GP17.

Lorenzo prefiere un ‘mix’ entre la GP17 y la GP18


Quien no ha podido reconfirmar esas buenas sensaciones de Sepang ha sido su compañero Jorge Lorenzo, que no ha encontrado la manera de ir rápido en Buriram. El mallorquín, que acabó los primeros test encantado con la GP18, ha visto algunos puntos débiles: «A diferencia de Sepang, aquí no he tenido las mismas sensaciones. Hoy ni siquiera he intentado hacer un tiempo a toda costa, ya que en esta situación no era necesario», comentaba tras su 22ª plaza en esta última jornada, que le ha dejado 16º de la combinada en Tailandia.

Uno de los detalles más llamativos del día es que Lorenzo ha vuelto a subirse a una Ducati GP17. La pidió y, al no tener ninguna unidad disponible en su box, el Pramac Racing le ha dejado una que tenía Danilo Petrucci para comparar sus sensaciones con respecto a la moto de 2018: «Quería comparar el chasis nuevo con la moto antigua. En Malasia vi que la GP18 tenía aspectos positivos, pero también negativos», ha explicado Lorenzo al respecto, añadiendo lo que le gustaría de cara al futuro: «Lo ideal sería tener un ‘mix’ de ambas Ducati -la GP17 y la GP18-, pero no es una cosa sencilla».

El pentacampeón del mundo se ha ido de Buriram contrariado y aún no sabe qué moto utilizará en los test de Qatar del 1 al 3 de marzo: «Difícil responder ahora, ya que prefiero esperar y entender el trabajo que harán los ingenieros en las próximas semanas. Quizá conseguimos transportar alguna solución de una moto a la otra y conseguimos una mezcla ganadora. Hay que esperar y tener paciencia; desafortunadamente con la GP18 he tenido problemas y me faltaba confianza con el tren trasero», añadía el piloto español. Aun así, tiene claro que si tuviera que inclinarse por alguna moto entre la del año pasado y este, lo haría por la de 2018: «La GP18 tiene más potencial y si tuviera que elegir con qué moto empezar el Mundial, diría que ésta última».