Puedes no ser culpable de la infracción, pero te pueden multar por no identificar al conductor

Una sentencia histórica retira la multa a un propietario que no identificó al conductor de su vehículo en una infracción. La DGT recuerda que, aun así, podría ser multado por no obedecer a esta obligación de identificación.


Esta semana hemos conocido una sentencia judicial histórica y sin precedentes impuesta por un juzgado de Madrid, ya que anulaba una multa a un propietario de un vehículo que se negó a identificar al conductor que conducía su coche en el momento de la sanción. Esta situación crea el precedente de que no se puede ni multar ni quitar puntos si no se puede saber quién estaba conduciendo en ese momento, ya que se está vulnerando la presunción de inocencia, según el tribunal.

La sanción se impuso a un coche que circulaba a 160 km/h por una vía limitada a 120 km/h, una infracción captada por un helicóptero de la DGT. El propietario se negó a identificar al conductor y recurrió la multa de 300 euros y 2 puntos del carnet. La sentencia concluye que «no existe prueba en el expediente administrativo de que el recurrente fuera el conductor del vehículo».

Sin duda, esto puede provocar un terremoto y la Dirección General de Tráfico ya ha salido al paso respondiendo en las redes sociales recordando lo siguiente: «Si recibes una comunicación con requerimiento para identificar a un conductor que ha cometido infracción con tu vehículo, hazlo». Y añade que «no hacerlo, supone una infracción muy grave», haciendo alusión al artículo 77 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a motor y Seguridad Vial, con consecuentes multas de «importante cuantía», una sanción que se le pone como responsable al titular del vehículo.

El apartado a) del inciso 1 del artículo 11 del Texto Refundido establece «facilitar a la Administración la identificación del conductor del vehículo en el momento de ser cometida una infracción", añadiendo datos del permiso del carnet de conducir para poderle identificar el Registro de Conductores e Infractores, lo cual pone al propietario en poder de plena identificación de todas las personas que pudieran conducir su vehículo. Por eso, el Real Decreto 6/2015 de 30 de octubre incluye en esa obligación el hecho de «identificar verazmente», algo un poco alejado de la realidad cuando dejas tu vehículo en un taller o a un aparcacoches (¿habría que pedirle sus datos siempre?).

Según el apartado j) del artículo 77 de esta misma ley, cuando se haya cometido «la infracción la obligación de identificar verazmente al conductor responsable de dicha infracción», se basará en las previsiones del artículo 11 antes mencionado.

No responder a este requerimiento, puede suponer una multa (si no es constitutiva de delito) de a partir de 500 €, aunque si la administración considera que no has colaborado, podría ascender hasta los 900 € por sanción administrativa.

A partir de ahora, la no sanción al propietario por cometer una infracción en estos casos no le librará de otras multas de alta cuantía, tal y como anuncia la propia DGT.

Volver a la home