Camiones y furgonetas camuflados de la DGT, en pruebas

La DGT está realizando ensayos con camiones y furgonetas camuflados que la Guardia Civil utilizaría como vehículos de vigilancia con el objetivo de detectar infracciones.


La DGT está probando ya camiones y furgonetas de vigilancia. Son vehículos camuflados que se van a utilizar sobre todo para perseguir el uso del teléfono móvil. La Guardia Civil está realizando pruebas en Galicia y Castilla y León, donde también intentarán detectar infracciones en el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil. Gracias a la altura de los camiones y las furgonetas, los agentes tienen una visión muy amplia y un punto de vista privilegiado para vigilar lo que ocurre en el interior de los turismos y de otros vehículos.

Con esta prueba piloto, la DGT quiere comprobar la eficacia en la detección de estas infracciones. Tras estos ensayos, los técnicos a las órdenes de Pere Navarro analizarán los resultados y se decidirá si es adecuado este método de vigilancia para añadirlo al parque móvil de la Guardia Civil. Este método ya se está utilizando en otros países como Gran Bretaña, donde ya hay camiones haciendo estas labores de vigilancia e imponiendo las multas correspondientes, detectando en los últimos 2 años nada menos que 4.000 infractores.

De momento, los camiones no montan radares de velocidad, pero sí que pueden servir como soporte para los que se utilizan como radares móviles.

Algunas preguntas que se plantean son: ¿Es rentable la implantación de camiones y furgonetas como vehículos de vigilancia? ¿Es un método ágil como para detectar estas infracciones? ¿Es buena idea añadir camiones y furgonetas camuflados en el tráfico? ¡Danos tu opinión!