Agentes de la Guardia Civil de paisano

La Guardia Civil de Pontevedra ha puesto en marcha un plan de control que implica el uso de motos sin identificar, con agentes vestidos de paisano, que se mezclan entre los demás motoristas para perseguir sus infracciones.


La DGT ya tiene agentes de la Guardia Civil de Pontevedra, vestidos de paisano, circulando con motos sin identificar para cazar a los motoristas que cometan infracciones. Un sistema de vigilancia y sancionador no libre de controversia.

Según la DGT, los motoristas entran dentro del colectivo más vulnerable que se mueven por la vía pública, ese grupo en el que se encuentran los peatones, los ciclistas y los conductores de vehículos de movilidad personal. Pero claro, las motos alcanzan una velocidad que no alcanza ningún otro compañero de grupo, de manera que, para Pere Navarro, director de la DGT, los motoristas son los más proclives a sufrir un accidente grave.

La mayoría de los accidentes en los que se ven involucrados motoristas tienen lugar en carreteras secundarias y durante el fin de semana. El momento en el que un mayor número de motoristas salen a disfrutar de su moto en su tiempo de ocio. Y para vigilarles bien de cerca, la Guardia de Civil de Pontevedra ha puesto en marcha un plan de patrullaje que implica motos sin identificar y agentes vestidos de paisano.

¿Y cómo lo hacen? Muy fácil. Utilizan dos motos sin identificar, es decir, en las que no se muestran elementos que las relacione con la benemérita, y los agentes que las conducen van vestidos de paisano, por lo que pasan por cualquier motorista que haya salido a dar una vuelta en moto durante el fin de semana. Al pasar desapercibidos, pueden seguir a los demás motoristas y cuando detectan alguna infracción, los adelantan y les dan el alto. Una vez detenidos, los agentes se identifican con chalecos reflectantes reglamentarios, en los que consta la inscripción del cuerpo, y muestran su documentación de Guardia Civil. Así lo afirma La Vanguardia en esta noticia, para la que han contado con la confirmación de este técnica por parte de la Agrupación de Tráfico de Pontevedra.

De momento no sabemos qué motos está utilizando la DGT de Pontevedra para dar caza a los motoristas infractores, pero en el mes de junio de 2020 la comunidad de conductores SocialDrive ya advertía a los usuarios de Twitter de este tipo de prácticas. En aquel momento, las motos era una Honda ST 1300 ‘Pan European’ negra y una BMW R 1150 RT de color gris, pero en aquel entonces los agentes sí iban uniformados. 

Deja una respuesta

Volver a la home