Te contamos cómo funcionan las nuevas furgonetas camufladas de la DGT

La Guardia Civil ha empezado a utilizar furgonetas camufladas para poner multas. La DGT pretende infiltrar a estos vehículos entre el tráfico sin que los infractores se percaten de su presencia.


La Dirección General de Tráfico está haciendo este verano un esfuerzo especial en las tareas de vigilancia. Si desde hace unos días los drones de la DGT ya han empezado a poner multas, ahora la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuenta con nuevas armas. Se trata de furgonetas camufladas, normalmente de color blanco y sólo identificables por sus matrículas 'PGC', los pertenecientes a los vehículos del cuerpo.

Desde hace meses se está hablando de la utilización de furgonetas e incluso camiones para labores de vigilancia. Desde la altura y la cercanía que proporcionan estos vehículos, se pueden observar infracciones sin que los conductores se percaten de que tienen un vehículo de la Benemérita al lado o muy cerca. De esta manera se pueden 'cazar' maniobras prohibidas, el no uso del cinturón o, sobre todo, el uso del móvil al volante, entre otras.

Hasta ahora, las furgonetas de la DGT camufladas estaban en pruebas, pero se está desarrollando una prueba piloto en carreteras de Galicia donde los agentes ya pueden poner multas una vez observada la infracción.

¿Simple afán recaudatorio? ¿Caza a los infractores? ¿Las dos cosas? Dinos qué opinas...