La DGT tenía cambios previstos para este 2019

La DGT tenía prevista la proposición de diversas medidas para este 2019. El adelanto de las elecciones generales al 28 de abril pone en pausa su aprobación debido al parón en la actividad parlamentaria. Repasamos qué medidas están sobre la mesa a la espera de la nueva legislatura.


La actualidad política en España está marcada por el adelanto de las elecciones generales, que se celebrarán el próximo 28 de abril de 2019. Será el momento en el que los ciudadanos españoles tengamos la posibilidad de elegir a nuestros futuros gobernantes después de que el todavía presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya dado por finalizada la legislatura después de ocho meses que se iniciaron con la moción de censura contra su predecesor, Mariano Rajoy. Con el cambio de gobierno, llegaron nuevos dueños de las carteras de los diferentes ministerios y otros organismos. También en la Dirección General de Tráfico (DGT), a la que volvió Pere Navarro, cuya dirección ya ostentó entre 2004 y 2012.

Bajo la batuta de Pere Navarro, se iniciaron los estudios de nuevas medidas que querían ponerse en marcha en un futuro próximo. Algunas, de hecho, ya han entrado en vigor como la aplicación del límite de velocidad máxima en 90 km/h en todas las carreteras convencionales.

Sin embargo, con el anuncio de las elecciones, los trámites para llevar a cabo los proyectos quedan truncados y pausados hasta que vuelva la actividad parlamentaria después de las elecciones. A continuación, vamos a recordar cuáles son estas modificaciones que la DGT quería llevar a cabo.

Uso del móvil al volante


Con la generalización del teléfono móvil y, sobre todo, el aumento de sus funcionalidades, ha llegado también un nuevo peligro para la seguridad vial que cada vez es más preocupante. Si bastantes veces hemos hablado de las distracciones en la conducción como uno de los factores principales en los accidentes de tráfico, el uso del teléfono móvil es una de las razones principales en la siniestralidad. Hablar por teléfono o utilizar WhatsApp mientras conducimos es algo que 9 de cada 10 conductores reconocen haber hecho alguna vez.

Actualmente, el uso del móvil al volante (sin manos libres) está penalizado con tres puntos del carnet por puntos y quería equipararse a ir borracho o drogado con la pérdida de 6 puntos y 500 € (200 € ahora).

Endurecimiento de las penas por no llevar casco


Entre otras imprudencias, la DGT ha puesto el foco también en la no utilización de los sistemas de seguridad pasiva obligatorios. Entre ellos, encontramos no llevar el cinturón de seguridad, no utilizar sistemas de retención infantil y, por supuesto, el casco de moto. La no utilización de estos sistemas acarrea, como dice la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, la pérdida de 3 puntos. El objetivo de la reforma de esta Ley, buscaría el aumento del castigo por no utilizar estos sistemas hasta los 4 puntos. Aquí, hay que recordar a los motoristas que la utilización de un casco no homologado para el territorio conlleva la misma pena que no llevar casco. Además, por tu propia seguridad, te recordamos utilizar un casco de tu talla para que cumpla su función correctamente.

Endurecimiento del exceso de velocidad


Una vez aplicado el nuevo límite de velocidad máxima en las carreteras secundarias a 90 km/h, el siguiente paso que quería dar la DGT era aumentar la pena por superar ese límite, ya que ir a 111 km/h supondría la pérdida de 2 puntos, una sanción aplicada ahora a partir de los 121 km/h.

Límite de velocidad en las ciudades


Como todos los conductores deben saber, el límite de velocidad máxima general son 50 km/h. Sin embargo, la tendencia aplicada ya en algunas ciudades es la de imponer un límite de 30 km/h. Esta medida se incluiría como norma general aunque únicamente en las calles de un único sentido.

Regulación de los patinetes eléctricos y otros vehículos


La proliferación de vehículos de movilidad individual en las ciudades, como los patinetes, segway y hoverboard, ha provocado ciertos conflictos con el resto de usuarios viales, sobre todo con los peatones en las aceras y otros vehículos en las calzadas. De ahí que los ayuntamientos hayan tenido que ‘poner orden’ en algunos aspectos con políticas locales. La DGT ha empezado a valorar la regulación de forma general, con la posibilidad incluso de la necesidad de obtener un carnet específico o la limitación de su velocidad máxima a 25 km/h.

Obtención del carnet de conducir


Con el objetivo de mejorar la formación de los conductores, el equipo liderado por Pere Navarro pretendía modificar el proceso de formación de los conductores y los exámenes para ser más riguroso y profundo. Uno de los puntos de los que más se ha hablado es la de la posibilidad de incluir la obligación de tener 8 horas presenciales en la fase teórica (clases de la autoescuela) aparte de las adicionales a las que quiera acudir el alumno (actualmente, no se exige ninguna asistencia).

Recuperación de puntos: Cursos de conducción


Tráfico también ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que los conductores que acudan a los cursos de recuperación de puntos obtengas 8 puntos en vez de los 6 actuales. Además, hay que añadir que después de 2 años sin ninguna infracción, se podrían recuperar los 12 puntos máximos y no con la diferencia de 2 ó 3 años según sean las infracciones graves o muy graves.

En concreto hablando de los motoristas, también se ha planteado la posibilidad de recuperar hasta 2 puntos en el carnet de moto por la realización de cursos de conducción segura.

En cuanto a otros cursos de conducción, se han planteado posibles cursos de conducción segura voluntarios para todos los motoristas con carnet B de coche y otros específicos para profesionales que utilizan la moto.

Otras medidas de la DGT enfocadas en la moto


La DGT ha estudiado medidas concretas para ayudar a reducir la siniestralidad de la moto, como la creación de una figura denominada «delegado de la moto», la activación del Grupo de Trabajo para la Seguridad Vial de Motos y Ciclomotores o subcomisiones provinciales sobre colectivos vulnerables.

También se ha valorado la obligatoriedad de los guantes de moto, permitir la circulación de las motos por el arcén en ciertas condiciones, la creación de carriles específicos y aparcamientos para motos o el establecimiento de controles de ITV.