Campaña de controles de velocidad

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha lanzado una campaña de controles y concienciación sobre los excesos de velocidad. La Guardia Civil y otros cuerpos de seguridad realizarán más controles de lo habitual entre el 17 y el 23 de abril.



La Dirección General de Tráfico (DGT) realiza esta semana del 17 al 23 de abril una campaña especial de control de velocidad. La velocidad, ya sea excesiva o inadecuada, es un factor de riesgo en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de las lesiones de las víctimas en caso de accidente. Además, en el caso de accidentes mortales, en un 20% la velocidad fue un factor concurrente.

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha afirmado que «la vigilancia que se establece sobre la velocidad obedece a la necesidad de que se cumplan los límites con el fin de evitar accidentes y víctimas. Se trata de concienciar a los conductores de que a una velocidad moderada se corren menos riesgos».

En 2015 hubo más de 300 personas fallecidas en las carreteras en accidentes en los que la velocidad fue uno de los factores presentes. Por eso, durante esta semana los agentes de tráfico de la Guardia Civil duplicarán los controles para vigilar que se cumplan con los límites de velocidad en cada carretera, especialmente en los 140.000 km de vías convencionales, las que presentan mayor riesgo y donde se produce el 80% de los fallecidos. La DGT también invita a los ayuntamientos a que se sumen a esta campaña de control y concienciación de la velocidad.

La velocidad como factor determinante


La Universidad de Valencia ha emitido el estudio “El porqué de los radares: efectividad de los radares como medida de control de velocidad” en el que afirma que «la velocidad excesiva reduce el tiempo de reacción, dificulta el control del vehículo y la rectificación de la trayectoria, aumenta la agresividad y el estrés del conductor y altera el funcionamiento sensorial (disminuyendo el campo visual) y el fisiológico (aumentando el nivel de fatiga)».

Por otro lado la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea también añade que en el 30% de los accidentes mortales la velocidad es un factor determinante y el exceso de velocidad aumenta el riesgo de sufrir accidentes, pero también aumenta el riesgo de sufrir lesiones graves o incluso la muerte.

En los atropellos a peatones ocurre lo mismo ya que, según la OMS, a partir de 80 km/h es prácticamente imposible sobrevivir a un atropello. Sin embargo, a 30 km/h, la posibilidad se reduce a al 10%.

A pesar de estas evidencias, la DGT reza en un comunicado que «los límites de velocidad establecidos para los distintos vehículos y vías siguen sin respetarse por la totalidad de los conductores», una afirmación un tanto inquisitorial (¿por qué da por hecho que todos cometemos infracciones?) e incluso inexacta según sus propios datos (40% de infractores en vías convencionales limitadas a 90 km/h y menos en las de 100 km/h).

La DGT propone la introducción de sistemas de asistencia a la conducción (ADAS) que permiten reducir las posibilidades de accidente y reduciendo su gravedad. Su utilización reduciría la gravedad de los accidentes en un 57% evitando además 51.000 siniestros. Entre estos sistemas están los que detectan riesgo de colisión (alerta de colisión frontal), AEBS (frenado automático de emergencia), SLI (indicador de límite de velocidad) o ACC (control de crucero adaptativo).