Durante la presentación del equipo Movistar Yamaha de MotoGP, la compañía de telecomunicaciones aprovechó para dar sus datos de abonados en sus canales exclusivos del motor.

 

Cuando se presentó el equipo Movistar Yamaha en las instalaciones de Telefónica en Madrid, se produjo paralelamente un nuevo debate en las redes sociales a cuenta de pagar por ver las motos. Un tema que ya surgió el pasado año cuando la compañía compró los derechos para crear un nuevo canal de pago en su plataforma de televisión. Esto hizo que Mediaset dejara de emitir los entrenamientos y sólo incluyera en su programación las carreras, y muchas de ellas en diferido ante el lógico cabreo de muchos aficionados.

Antes de seguir con el tema, aclararé a los que no me conocéis que no soy comercial de Movistar. Tampoco pertenezco al consejo de administración de Telefónica, y mucho menos formo parte del equipo de Movistar TV en su canal MotoGP. Y otra cosa, tampoco estoy buscando trabajo. Esto lo digo porque en el momento que expresas una opinión sobre este tema ya parece que te pagan por hacer publicidad de sus contenidos.

Yo pago. Concretamente desde el Gran Premio de Aragón. La semana anterior instalaron la fibra óptica en mi edificio y contraté el paquete que ofrecen. El mayor motivo de queja de los aficionados es ese, que tienes que contratar un paquete completo para poder ver las motos, y yo también estoy en desacuerdo con eso, pero bueno, eché mis cuentas y lo vi adecuado.

Antes también pagaba. Sí, el famoso VideoPass de Dorna (empresa a la que tampoco pertenezco, por cierto). Y la verdad que es otra opción bastante interesante, una suscripción anual (bueno, realmente es por temporada, no por año completo) con acceso completo a las carreras desde el año 1992, además de reportajes y por supuesto la retransmisión en directo y en un “streaming” bastante aceptable de las carreras.

Entiendo las quejas de la gente, pero no las comparto. Movistar TV no se ha cargado las motos. Simplemente ha comprado los derechos de emisión de un deporte y ha creado un canal con contenidos de calidad y al no tener publicidad que pague la fiesta, cobra por su emisión. Tú eliges. Bueno, si puedes, porque no llega a todo el mundo. Por eso sí que debería estar cabreada la gente, porque no llegue una línea de datos de calidad suficiente para poder instalar la televisión de pago. Siempre nos quedará Mediaset, y sus anuncios, y sus carreras en diferido…

O el famoso “streaming” de otros canales como BT Sport, por el que también estás pagando (bueno, si le robas la wifi al vecino te sale gratis, claro). Eres libre de elegir, igual que yo. Y si yo, y tantos aficionados pagamos (según las cifras que dieron ayer, cerca de 800.000 abonados de Movistar tienen el paquete Energía, que es donde está MotoGP y la Fórmula 1), es tan respetable como el que no lo hace y busca la manera de ver las carreras.

Querer imponer una opinión a base del insulto o el descrédito no me parece bien. Los que pagamos tampoco somos unos privilegiados a los que nos sobra el dinero. Hemos concentrado los gastos que tiene cualquier hogar en una sola compañía para disfrutar de lo que nos gusta. Nada más. Y esto es tan respetable como el que decide no pagar y verlas a través de internet. Pero hay una cosa que está clara, no volveremos a los tiempos de TVE, donde con los impuestos que pagábamos todos, no había publicidad. Y por cierto, pensándolo fríamente, resulta que tampoco era gratis.

Dudas, reclamaciones y ofertas de trabajo de Dorna o Movistar TV a través de aquí, o de mi twitter, @desde_el_vial