Dos de cada tres motoristas británicos apoyan la desactivación obligatoria del móvil mediante un software

Una encuesta realizada por Continental en Reino Unido refleja el rechazo de los motoristas ante el uso extendido e ilegal del móvil al volante, quienes apoyarían incluso la obligación de incluir tecnología para desactivarlos durante la conducción.



Si conduces moto, estarás acostumbrado a fijarte mucho en los conductores de coche y su comunicación no-verbal, una buena práctica para prever cambios de carril repentinos o adivinar si ellos te han visto o no por su retrovisor antes de realizar una maniobra. En los últimos años, los teléfonos móviles inteligentes están invadiendo todos los ámbitos de nuestra vida y también se han colado peligrosamente en los habitáculos de los automóviles provocando distracciones fatales.

Evidentemente, no son los smartphone los culpables, dispositivos fabulosos que nos proporcionan excelentes funcionalidades y con aplicaciones incluso de seguridad vial. Sin embargo, son demasiadas veces las que te habrás topado con conductores que van más pendientes del teléfono que de la carretera, poniendo en peligro no sólo a sí mismo sino al resto de usuarios de la vía, con especial vulnerabilidad para los motoristas, claro.

Recientemente hemos visto una encuesta realizada por Continental en Gran Bretaña con una conclusión interesante: dos de cada tres motoristas piensan que los gobiernos deberían obligar a utilizar tecnología para desactivar los teléfonos móviles dentro del coche.

El 66% apoyaría sistemas obligatorios que desactivaran los móviles dentro del coche.

Según el estudio, la mitad de los encuestados admiten no poder resistirse a mirar su móvil en situaciones de tráfico lento o en parado. Sin embargo, más terrorífico si cabe es que la acción de leer textos y emails además de consultar redes sociales es ahora más común que responder o hacer llamadas. En total, el estudio concluye que hay 11,3 millones de conductores británicos que podrían estar utilizando ilegalmente su teléfono.

El 66% cree que la única forma de erradicar el uso del teléfono al volante es bloquearlo completamente. Además, uno de cada tres piensan que la situación está empeorando a pesar de las mejores medidas de seguridad añadidas en los coches. Y todo eso, cuando los conductores sí saben que el uso del teléfono en esa situación es ilegal.

¿Deberíamos llegar a soluciones tan drásticas? También hay funcionalidades del teléfono móvil que pueden servir para salvar vidas como el eCall o para mejorar la movilidad, tales como la búsqueda de parking o precios de gasolineras. De momento, empecemos todos por estar atentos a la carretera cuando toca.