Hasta que las concesiones empiecen a surtir efecto, el vía crucis de Honda y Yamaha en MotoGP prosigue. La situación no parece que vaya a tener solución a corto plazo para las dos gigantes japonesas, que se fueron de Austin con un paupérrimo botín: cuatro puntos para Yamaha y ninguno para Honda tras las dos carreras del fin de semana.

Honda no fue capaz de asomar la cabeza ni siquiera en el circuito en el que lograron la última victoria hasta la fecha. De hecho, pasaron de festejar el triunfo con Rins en 2023 a ocupar el fondo del pelotón en 2024 con todos sus pilotos. Las cuatro Honda coparon las últimas cuatro posiciones en la jornada del viernes y también en la parrilla de salida de las dos carreras.

Pero es que una vez se apagó el semáforo el sábado, las cosas no mejoraron: tres de los pilotos de Honda (Nakagami, Zarco y Mir) abandonaron por caída y el único que acabó, Luca Marini, lo hizo último (17º) y a casi 23 segundos del ganador en sólo 10 vueltas. Y justo por delante de él, las Yamaha de Fabio Quartararo (15º a 15.5) y Álex Rins (16º a 18.1). Sin puntos para las marcas japonesas en una carrera sprint en las que ya se les vieron las costuras a las RC213V y a las M1.

motogp austin yamaha honda

Sprint del GP de Las Américas - Yamaha
PosPilotoDif 1º
15ºFabio Quartararo+15.574
16ºÁlex Rins+18.146
Sprint del GP de Las Américas - Honda
17ºLuca Marini+22.989
-Johann ZarcoCaída (Vuelta 6)
-Joan MirCaída (Vuelta 3)
-Takaaki NakagamiCaída (Vuelta 1)

Domingo para olvidar: sólo Quartararo "salva el honor"

Y si el sábado las cosas fueron mal a 10 vueltas, el domingo apenas cambiaron en distancia total de carrera. El único destello de toda la carrera fue la salida de Álex Rins, que remontó ocho plazas en la primera vuelta y llegó a situarse séptimo. Sin embargo, el cambio drástico que hizo en la puesta a punto en el warm up fue «un gran error» para la carrera; fue perdiendo posiciones y ritmo con el paso de las vueltas, y acabó cayéndose a 10 vueltas para el final. De ganar el año pasado, a irse de vacío esta temporada en un trazado en el que había ganado cuatro veces.

En Honda, las caídas se repitieron con una RC213V que sigue siendo bastante crítica: la dupla del LCR Honda, Nakagami y Zarco, acabó fuera de carrera en la misma vuelta (a 15 del final); el japonés por caída y el francés por un problema técnico. Y dos vueltas más tarde fue Joan Mir el que se fue por los suelos. Luca Marini fue el único piloto de Honda que terminó la carrera, pero lo hizo otra vez el último (16º), a 33.5 segundos del ganador y siendo superado al final por Álex Márquez, que se había caído previamente.

El único piloto de las marcas japonesas que obtuvo puntos fue Fabio Quartararo, que terminó 12º la carrera, pero a 22.8 segundos del ganador y en tierra de nadie. Su domingo estuvo lastrado por un error en la primera vuelta, ya que se salió en la curva 12, si bien es cierto que tampoco aspiraba a mucho más. Sumando las dos carreras y teniendo en cuenta los resultados de los seis pilotos que engloban entre Honda y Yamaha, las dos firmas niponas acumularon un paupérrimo botín de cuatro puntos, todos ellos logrados por Quartararo el domingo.

motogp austin honda yamaha

Carrera del GP de Las Américas - Yamaha
PosPilotoDif 1º
12ºFabio Quartararo+22.899
-Álex RinsCaída
Carrera del GP de Las Américas - Honda
16ºLuca Marini+33.529
-Joan MirCaída (Vuelta 8)
-Johann ZarcoAvería (Vuelta 6)
-Takaaki NakagamiCaída (Vuelta 6)

Quartararo cambia el discurso y Mir pone Jerez como límite

En Yamaha intuyeron desde el primer momento que el de Austin iba a ser un fin de semana bastante complicado, por lo que se centraron en trabajar más de cara al futuro que en buscar un resultado.

Quartararo, que confirmó su renovación hasta 2026 antes del GP de Las Américas, ha adoptado otro discurso más paciente, consciente de que el camino va a ser largo para volver a luchar por buenos resultados. Un discurso crítico no habría tenido sentido recién anunciada la renovación y el que fuera Campeón del Mundo de MotoGP en 2021 se mostró «optimista» por la primera gran actualización que plantea este año Yamaha, prevista para Le Mans.

Al que se le empieza a gastar nuevamente la paciencia es a Joan Mir, que apuntó que la situación «es desesperante. Si quieres hacer algo más, te caes. Vas apretando, al límite, pero la moto dice basta. Cada vez que intento apretar, me caigo», dijo el mallorquín tras irse al suelo tanto en la carrera sprint como en la larga, mismo desenlace que tuvo Nakagami y similar al de Zarco, que se cayó en la sprint y se retiró en la carrera larga.

Y pone el test de Jerez del lunes post GP como el primer examen para Honda a la hora de encontrar soluciones: «Si en Jerez lo que se trae tampoco funciona, habrá que tomar una decisión drástica y cambiar de dirección por completo», dijo en declaraciones recogidas por Motorsport.com.