El británico lidera la general con 51 puntos de ventaja

Danny Kent ha recurrido a un clásico cuando veía que por más que tirara, la de hoy sería una carrera en grupo. Dos intentos de marcharse de sus rivales se han visto frustrados, a lo que el líder de la general ha respondido con la decisión de atacar en la última vuelta. El de Chippenham ha terminado dando toda una lección de pilotaje, y se va de Cataluña con la cuarta victoria del año, y 51 puntos de renta sobre Bastianini como líder de la general de Moto3.

Danny Kent - Motorbike MagazineDespués de ganar en Austin y Argentina, la victoria de Jerez sirvió a Kent para perfilarse como el máximo favorito al título, y hasta el momento, como el dominador de la categoría pequeña. Gozando de esta condición, y con un buen colchón de puntos al frente de la provisional del campeonato, al piloto británico no se le ha pasado por la cabeza dejar de darle al gas, y hoy, en la séptima cita del año, ha decidido seguir sumando puntos en paquetes de 25.

«Estoy contento, muy contento porque mi estrategia ha funcionado muy bien. Ha sido una carrera muy dura porque realmente todos los pilotos de delante querían la victoria hoy». Ni Bastianini, ni Oliveira, ni Antonelli, ni tampoco su compañero Efrén, han podido con el piloto de moda en Moto3. Montmeló es un circuito que favorece las escapadas, pero este año en las motos pequeñas las escapadas están bastante caras. Kent declara que en el cuarto sector marcaba la diferencia respecto a sus rivales, pero los rebufos en la recta anulaban toda ventaja vuelta tras vuelta.

Visto esto, el número 52 decidió esperar hasta la última vuelta, donde en la curva 4 terminó por sentenciar la carrera dejando al poleman de ayer, Bastianini, sin opciones a ganar por primera vez en su carrera: «Sabía que tenía ventaja en el último sector del circuito, concretamente en la zona del estadio sacaba medio segundo por vuelta, pero al final ha sido imposible materializar esta diferencia. Lo he intentado varias veces, pero tan pronto como llegábamos a la curva uno me recortaban la diferencia. Durante las últimas cuatro vueltas me he dedicado a seguirlos, pensando en dejarles hacer lo que tuvieran que hacer, sabiendo cuáles eran mis puntos fuertes y con vistas a atacar en la última vuelta. En ese momento el rendimiento de los neumáticos había bajado un montón por lo que había que mantenerse concentrado de todas formas. Pero al final mi estrategia me ha funcionado muy bien, por lo que estoy muy contento con esta victoria. Además me sirve para aumentar mi ventaja de puntos en el liderato del mundial, que también era muy importante, por supuesto. Enhorabuena y muchísimas gracias a mi equipo».