Los cuerpos de ambos pilotos aterrizaron ayer en España procedentes de Estados Unidos, y durante el día se instalaron sendas capillas ardientes donde, además de familiares, muchos aficionados se acercaron para despedir a estos magníficos pilotos.

Dani Rivas ya está en su localidad natal de Moaña. El cuerpo del piloto pontevedrés se trasladó a la capilla ardiente que se ha instalado en el pabellón de Reibón. A la entrada de este polideportivo cuelga una pancarta con una imagen del propio Rivas compitiendo, como muestra del cariño de esta localidad por su piloto. Mañana sábado se celebrará el funeral y está previsto que antes de que este se celebre, un grupo de moteros rindan un homenaje especialmente motero para nuestro piloto.

El padre de Dani, José Luis 'Willy' Rivas, ha querido agradecer al gobierno gallego, estatal y al resto de instituciones gubernamentales su trabajo para traer de vuelta el cuerpo de su hijo en un período corto de tiempo. "Ahora ya tengo yo el relevo de la moto, esto es como una carrera de resistencia y este es el último relevo que vamos a ganar seguro", declara José Luis.

Por su parte, Bernat Martínez llegó ayer a su localidad natal, Crevillent, donde llevaba viviendo los últimos años. Ahí se instaló su capilla ardiente, en concreto en el Tanatorio Virgen del Socorro, antes de poner rumbo a Alberic, localidad que le vio nacer y donde recibirá sepultura el sábado.

Antes, como no podía ser de otra manera, el cuerpo de Bernat será trasladado al Circuito de Cheste, donde recibirá un sentido y caluroso homenaje por parte de los aficionados y todos sus conocidos en el mundo de las dos ruedas. Después regresará a Alberic, donde se celebrará la misa de su fallecimiento a las 11.00 horas.

Deja una respuesta

Volver a la home