Mientras transcurre su décima temporada en MotoGP, Dani Pedrosa sigue deshojando una margarita cuyos diez pétalos siempre han tenido un ‘no’ como respuesta. Cuando presentó su currículum en la categoría reina, eran muchas las voces que le situaban como un potencial campeón. Contra todo pronóstico, los años siguen pasando sin que esto suceda y el panorama, cada vez más oscuro, invita a pensar que será difícil que pueda producirse algún día. Esta es la historia de uno de los pilotos más brillantes de los últimos tiempos, pero también, de lo que pudo ser y no fue. 

Fotos: David Clares, Jesús Robledo (Photoclick Agencia) / Repsol Media

 

El eterno anhelo

9 de noviembre de 2005. Circuito Ricardo Tormo de Cheste. Los test post temporada de Valencia contaban con un protagonista de excepción. Bajo una nube de fotógrafos asomaba la cabeza Dani Pedrosa, enfundado en un mono rojo y subido a una RC211V totalmente negra. Eran sus primeros entrenamientos como piloto oficial de Honda en MotoGP; la marca del ala dorada, que había sucumbido dos años seguidos tras la marcha de Rossi a Yamaha, no podía permitirse un tropiezo más.

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineA sus 20 años, Dani era el hombre destinado a tratar de poner fin a la hegemonía de Valentino en MotoGP. Así se vendió la llegada del catalán a la categoría reina, como el inicio de un duelo que apenas llegó a producirse. Tres títulos mundiales consecutivos lucían en su palmarés a una edad bastante temprana; especialmente su doblete en 250cc, pasando sólo dos años en el cuarto de litro y venciendo con suficiencia a la generación de los Lorenzo, Stoner y Dovizioso, le reportó un crédito altísimo. Tal era su proyección, que se daba por hecho que algún día se proclamaría campeón de la categoría reina; la principal incógnita parecía ser el cuándo. Pero tras nueve años, ni el qué ni el cuándo han encontrado su nexo.

Dani desembarcó en la estructura más potente del mundo del motociclismo con un único cometido que aún no ha logrado. Y para más inri, ha tenido que aguantar el varapalo de que, a excepción de Dovizioso, el resto de sus compañeros han sido campeones con su misma moto. Una realidad irrefutable que se ha convertido en una losa para una de las figuras más brillantes de las últimas décadas.

Nadie duda, o al menos no debería hacerlo, del enorme talento del menudo piloto de Castellar del Vallés. Sus tres títulos mundiales y los excelentes números a lo largo de su carrera deportiva, aun sin la corona de MotoGP, hablan por sí solos y quedarán para la posteridad. Pero estar en el equipo más laureado de todos los tiempos exige implícitamente llegar a la cima y eso aún no lo ha logrado pese a su amplia trayectoria en las filas del Repsol Honda Team.

Son varias las causas del eterno anhelo sin premio de Dani Pedrosa. La primera de ellas, la más obvia, es que en todos y cada uno de sus nueve años en MotoGP ha habido uno, dos o tres pilotos que han sido mejor que él; decir lo contrario sería quitar mérito a quienes han ganado el título con total merecimiento. La segunda, la más concisa, es que en ocasiones ni Dani ni su Honda han estado a la altura para lograr el campeonato. La tercera, la más dolorosa, es que el quirófano ha sido un lugar bastante frecuentado durante su andadura en la categoría reina. El piloto español ha tenido que lidiar con todo ello durante una trayectoria cargada también de momentos clave que le han alejado del cetro más preciado.

Dani Pedrosa - Motorbike Magazine

 

Obstáculos, quirófanos y decepciones

En cinco de sus diez temporadas –si contamos la actual– se ha perdido al menos una carrera por lesión, mientras que en otras tres ha tenido que correr alguna prueba lesionado. De esta criba sólo se salvan 2007 y 2012, los dos únicos años “limpios” pero en los que tampoco llegó a ser campeón.

Obviamente, si después de nueve temporadas completas en MotoGP Dani Pedrosa no ha sido Campeón del Mundo de la categoría, no se puede achacar esto a la mala suerte. No es menos cierto que sin un buen cúmulo de lesiones e infortunios, el de Castellar hubiera tenido más opciones de pelear por conseguirlo. Estos son algunos momentos clave que le han separado de la corona de MotoGP:

GP de Malasia 2006

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineLa primera temporada de Dani en MotoGP estaba siendo notable. Quedaban cinco carreras para el final del campeonato, que llegaba a Malasia con Hayden como líder y Pedrosa segundo a 25 puntos. Pero Sepang acabó con buena parte de las opciones del español; una fuerte caída en los entrenamientos libres le provocó un corte profundo en la rodilla derecha que a punto estuvo de impedirle correr. Aun así, participó en carrera para lograr un más que meritorio tercer puesto, pero la cercanía de las siguientes carreras le hizo correr lesionado también en Japón y Australia, donde perdió muchos puntos y dijo adiós al título. Llegó con remotas opciones a la penúltima cita en Portugal –a 34 puntos a falta de 50 por disputarse-, pero las enterró al caerse y llevarse por delante a Nicky Hayden.

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineGP de Alemania 2008

Después de nueve carreras, Pedrosa lideraba el Mundial con cuatro puntos de ventaja sobre Rossi. Llegaba a Sachsenring, su circuito favorito, pero apareció la lluvia, un condicionante con el que Dani nunca había tenido buena relación. Aquel día salió dispuesto a acabar con sus discretos resultados en agua y dio una exhibición en las cinco primeras vueltas, aventajando a sus perseguidores en más de siete segundos. Pero en el sexto giro se fue al suelo, en una rápida caída que le provocó una fractura desplazada de una falange de la mano izquierda y un esguince del ligamento del tobillo derecho. Tras la caída perdió el liderato y a causa de la lesión no pudo correr la semana siguiente en Laguna Seca, donde Rossi dio un golpe de autoridad. En sólo una semana, Dani pasó de ser líder a perder toda opción de título.

Test de Qatar 2009

Lo que mal empieza, mal acaba. Ese refrán podría definir la temporada 2009 de Dani Pedrosa. El catalán se fracturó el radio distal del brazo izquierdo y se produjo una herida abierta en la rodilla izquierda tras caerse en los test de Qatar. Fue operado y llegó mermado al inicio del campeonato, también en Qatar, donde no pudo pasar de la 11ª posición. Aquel año también sufrió una lesión de cadera en los libres de Mugello que le hizo correr con problemas en Italia y Montmeló. Además de las lesiones, ni la Honda ni Dani estuvieron a la altura. Cerró el año tercero, a 72 puntos de Rossi.

GP de Japón 2010

Dani Pedrosa - Motorbike MagazinePedrosa cuajó una primera parte de temporada muy irregular, mientras que Lorenzo no bajó del segundo puesto y llegó a acumular una renta de 77 puntos al frente de la clasificación. Cuando Dani encontró la consistencia ya era demasiado tarde, pero llegó a rebajar su desventaja hasta los 56 puntos. En su mejor momento del año sufrió una nueva lesión; se fracturó la clavícula izquierda en los primeros libres del GP de Japón después de que el acelerador de su Honda se quedase accionado. El título era una meta harto complicada para Pedrosa a esas alturas de temporada, pero cualquier mínima opción se desvaneció en Motegi. La lesión le obligó a perderse las tres carreras de la gira transoceánica.

GP de Francia 2011

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineDani empezó mermado la temporada 2011, ya que arrastraba algunas molestias de la lesión en la clavícula izquierda que se produjo a finales del año anterior. Tras la segunda carrera pasó por quirófano para descomprimir la arteria subclavia izquierda y así recuperarse. La siguiente prueba, ya sin molestias, la ganó. En Francia iba camino de ponerse líder, pero un toque con Marco Simoncelli acabó con Dani por los suelos y la clavícula derecha rota días después de haberse recuperado de la izquierda. Además del cero de Le Mans, se perdió tres carreras más. Volvió en Mugello a 75 puntos de Stoner.

GP de San Marino 2012

El 2012 fue, junto a 2007, el único año en el que Dani pudo completar toda la temporada sin lesiones. Estaba haciendo su mejor temporada en MotoGP y llegaba a Misano con tres victorias en su casillero y a sólo 13 puntos de Lorenzo. Hizo la pole en San Marino, pero el proceso de salida fue caótico; los problemas de Karel Abraham abortaron la primera salida y en la segunda a un mecánico de HRC se le quedó enganchado el calentador del neumático delantero. Pedrosa tuvo que ir a pit-lane, salió último y en su intento de remontada fue embestido por Barberá. Ganó Lorenzo y la ventaja subió hasta los 38 puntos, lo que acabó con gran parte de las opciones de Dani. Pero como se dice en el argot, son cosas de las carreras; a Lorenzo le había pasado algo similar en Assen, donde fue arrollado por Bautista en la primera curva.

GP de Alemania 2013

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineNuevamente era uno de los grandes candidatos al título y las cosas estaban yendo bien hasta mitad de temporada. Pedrosa llegaba líder a Sachsenring con 9 puntos de ventaja sobre Lorenzo y 23 sobre Márquez. El balear, que llegaba pletórico tras su heroica actuación en Assen, se volvió a dañar la clavícula y causó baja para la carrera. Era una gran oportunidad para Dani de ampliar su renta en un circuito en el que había ganado en los tres años anteriores, pero a la hora de la verdad su circuito talismán volvió a fallarle. Dani se fracturó la clavícula izquierda, no corrió en Alemania y volvió la semana siguiente en Laguna Seca, donde sólo pudo ser quinto. Pasó de ser líder a estar a 18 puntos de Márquez en sólo dos carreras; con el liderato en sus manos, Marc se mostró implacable.

GP de Qatar 2015

Apareció el síndrome compartimental para poner la guinda. Pedrosa pasó por quirófano tras el GP de Jerez de 2014 con el objetivo de solventar unos problemas que siguió arrastrando. Contra todo pronóstico, decidió bajarse de la moto tras el GP de Qatar para volver a operarse en su antebrazo derecho. Los resultados: un sexto puesto en Losail aquejado de problemas y ausente en las tres siguientes carreras, lo que supone decir adiós a las opciones de título a las primeras de cambio.

Dani Pedrosa - Motorbike Magazine

 

 

Lo que pudo ser, no fue y difícilmente será

El inicio de 2015 no podía haber sido más turbulento para Pedrosa. Tras acusar serios problemas en su antebrazo derecho en Qatar, Dani se sometió a una operación casi obligatoria que esconde una serie de incógnitas; la incertidumbre ha marcado todo este proceso y ha desembocado en una gran oleada de opiniones al respecto.

La repentina decisión de bajarse de la moto tras la carrera de Losail pilló a contrapié a Honda y dejó en el alero la incógnita sobre si se escondía algo más en esta decisión. El anuncio, según los allí presentes, sonó a despedida. HRC se encargó de convocar una rueda de prensa en Jerez con el objetivo de acallar cualquier rumor, ratificar su confianza en Dani y, de paso, desmentir cualquier posibilidad de retorno de Stoner esta temporada. Pero aún quedan dudas por resolverse en una relación entre Dani y Honda que parece estar resquebrajándose por momentos; tras bajarse de la moto durante tres carreras, la presión de la marca japonesa sobre el piloto de Castellar será mayor que nunca para exigirle resultados que justifiquen su intervención.

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineDejando las especulaciones a un lado y mirando sólo al presente, lo cierto es que el título ya es una quimera para este 2015. Otro año más se aleja su objetivo y, en esta ocasión, sin haber tenido una mínima opción de pelear por él. Su decisión de no estar en Jerez, la más correcta para acabar de recuperarse, choca frontalmente con el afán de superación de un piloto que siempre ha demostrado saber sobreponerse a las adversidades. Probablemente, la reiteración de éstas y la resignación por correr constantemente detrás de un objetivo sin conseguirlo, han hecho demasiada mella. Los cambios en su entorno, con la marcha de Alberto Puig de su círculo de trabajo, tampoco han resultado efectivos, y aún no ha habido posibilidad de analizar si la llegada de Ramón Aurín como jefe de mecánicos sustituyendo a Mike Leitner aportará beneficios en materia de resultados.

En 2006 empezó una historia que, acabe cuando acabe, parece destinada a tener un final alternativo que pocos esperaban. Convivencia con una generación de ensueño que le ha alejado del título temporada tras temporada, rendimiento por debajo de lo esperado en algunos momentos e infortunio en momentos puntuales; una serie de condicionantes que han evitado algo que sólo parecía cuestión de tiempo y que, tras nueve años, aún no ha ocurrido. Esa es la historia de Dani Pedrosa en MotoGP. La historia de uno de los mejores pilotos de las últimas décadas, pero que desafortunadamente no ha cumplido las expectativas. La historia de lo que pudo ser y no fue. Y con tres rivales tan infalibles enfrente, difícilmente lo será.

Dani Pedrosa - Motorbike Magazine

 

 

GALERÍA ‘DANI PEDROSA: LO QUE PUDO SER Y NO FUE’