Así ha sido la última comparecencia de Dani Pedrosa

Dani Pedrosa se ha despedido como piloto en activo este domingo en Cheste, donde ha puesto la guinda a 18 temporadas en el Mundial. En su última carrera, el piloto del Repsol Honda ha terminado en la quinta posición. Dani, que ha sido uno de los grandes protagonistas del fin de semana, ha realizado su última comparecencia ante los medios después de su último Gran Premio.


Era su último día como piloto en activo, rodeado de su familia, de su afición y de un equipo que le ha recibido con una ovación cerrada cuando ha llegado al box. Era la despedida de Dani Pedrosa, posiblemente el que mejor haya mantenido la compostura durante la jornada, aunque en alguna ocasión se le han humedecido los ojos.

Dice adiós tras una trayectoria de 18 temporadas en el Mundial de Motociclismo, de las cuales las 13 últimas han sido en la categoría de MotoGP. Pasadas ya un par de horas desde el final de la carrera, Dani tenía su última comparecencia ante los medios que nos hemos dado cita en este GP de la Comunidad Valenciana. Las sensaciones para Dani hoy eran muy diferentes: «Es muy extraño que sea la última vez. Hoy, en verdad, he tenido un regalo porque han sido dos carreras en vez de una. Pero la parte más negativa es que no he podido ir al 100% de lo que podía dar. No tenía nada de agarre para ir rápido y entiendo que la pista estaba en unas condiciones muy difíciles, pero en los entrenamientos podía apretar mucho más. Es lo único malo, por lo demás estoy contento. Es un poco raro también, por el hecho de que en estos días todo el mundo tiene palabras bonitas, pero hubiera estado mejor más a menudo», decía el #26.

Sobre las sensaciones especiales que ha sentido a lo largo de la jornada, Pedrosa explica que han sido sobre todo antes de subirse a la moto: «Más antes que al bajarme de la moto, porque al bajarme lo he hecho con la sensación de que podría haber ido mucho más rápido y me he bajado con esa confirmación de que faltaban unas herramientas buenas. Pero antes de la carrera me he estado cruzando por el paddock con aficionados y con gente que conocía desde hace mucho tiempo, y sólo la mirada ya te dice, no hacen falta las palabras y ya comprendes. En parte me sentía mal por dejar a toda esa gente, a esos aficionados que me sigue desde hace tantos años, que han creído en mí y que confían tanto en mí en esa posición de no poder verme más y no poder soñar más. Yo soy emotivo, pero la verdad es que he aguantado bastante mejor de lo que pensaba».

MOTORBIKE MAGAZINE le ha preguntado a Dani qué nota le pondría a lo que han sido estas 18 temporadas, más de media vida en el Mundial, y ha dejado una interesante reflexión: «He peleado mucho por mis objetivos, con pilotos de súper nivel y de hecho he sido uno esos. Y a pesar de todo lo que no se ve, porque se ve sólo el resultado de la carrera, si vas rápido o vas lento, si adelantas o no. Todo lo que conlleva llegar a ese momento, neumáticos fríos o que no se calientan, o problemas miles, he podido ir esquivando y haciendo mi camino a pesar de todas esas dificultades, especialmente en MotoGP. Con las categorías pequeñas no tenía estos problemas. Pero me pongo la nota más alta que me podría poner, sobre todo pensando cómo ha sido mi carrera y cómo empezó todo con mi padre, en casa, con la gente que me fui cruzando en el camino. A Bautista por ejemplo lo conocí en 1996, también estaba Ángel Rodríguez, a Stoner le conocí en el 2000… Muchos pilotos que hemos tenido un paralelismo muy igual desde tan pequeños. Ahora son esos recuerdos que me vienen; desde dónde salimos y lo que hubo que pasar. Por ejemplo ahora en Moto3 son todas las motos iguales y hoy por ejemplo hemos visto ganar a un debutante, increíble. Eso era mucho más difícil en otra época, había que tener la moto buena y el equipo. Esas son cosas que te curten mucho y hay que vivirlas, hay que hacerlas».

El de Castellar del Vallés será probador de KTM a partir del próximo año, moto a la que se subirá por primera vez en Sepang, como también ha confirmado. Pero la dinámica será muy diferente y aún no tiene claro cómo será esta nueva etapa de su vida: «No sé lo que va a ser, sinceramente. Sé que el año que viene iré en moto, pero aparte de eso no sé exactamente, porque siempre me he dejado guiar un poco por los sentimientos y ahora tienen que venir, empezando por aquí. Está claro que el paso de ahora da más vértigo que cuando tenía 13 años. Recuerdo que cuando tenía 13, 14 o 15 años cuando salió la Copa Movistar y me dieron la oportunidad de ir al CEV y después al Mundial, discutir con mi padre sobre quedarme un año más en el CEV. Y recuerdo que en ese momento no tenía ningún miedo de dar ese salto, pero ahora el salto es diferente, por el hecho de que es tu pasión y lo vas a vivir, pero de otra manera, no con la competición».

Sobre qué le aconsejaría al Dani que empezaba si le tuviese al lado, Dani explica que «le diría que no se preocupara mucho porque aunque piense que no sabe cómo van a ir las cosas o qué decisiones tiene que tomar, en el fondo lo sabe, lo sabe todo y lo único que necesita es seguir a su instinto».