Así ha sido el Dakar 2019 para cada piloto español

El pasado 6 de enero 22 pilotos españoles comenzaron su aventura en el Dakar 2019. 12 de ellos pudieron completar el rally en la meta de Lima, mientras que otros 10 abandonaron a lo largo de la carrera. Repasamos uno por uno cuál ha sido el resultado de los españoles en el Dakar.


Oriol Mena - 9º

Oriol Mena cuenta sus dos participaciones en el Dakar por dos incursiones en el top 10 de la carrera. Después de sorprender a propios y extraños en su debut con una magnífica séptima posición, el piloto catalán ha vuelto a conseguir otro óptimo resultado en 2019, acabando noveno y sobreponiéndose a una fuerte caída que tuvo en la etapa 5, justo antes de la jornada de descanso.

Mena ha sido el mejor entre los españoles y ha vuelto a sacar el máximo partido a su Speedbrain 450. El piloto de Hero MotorSports apenas ha cometido errores, lo que le ha permitido ir acercándose poco a poco a las diez primeras plazas de la general y conseguir su objetivo de completar nuevamente un Dakar muy sólido.


Laia Sanz - 11ª

Volvemos a quitarnos el sombrero ante Laia Sanz. La piloto catalana llegaba con muchas dudas a esta edición del Dakar después de no haber podido apenas entrenar a causa de una doble infección vírica y bacteriana que pasó durante los meses previos. Pese a que llegaba con una escasa preparación a Perú, la de KTM ha vuelto a demostrar que está hecha de otra pasta. No sólo ha completado el Rally, sino que además lo ha hecho con su segundo mejor resultado de las nueve ediciones en las que ha tomado la salida. Su 11º puesto son palabras mayores.


Marc Solà - 18º

De quedarse a punto de no correr el Dakar, a conseguir su mejor resultado en la carrera. El catalán Marc Solà ha entrado por segundo año consecutivo en el top 20, logrando un 18º puesto con el que mejora en una la posición de 2018 y con el que cierra una gran actuación junto al FN Speed, equipo que apostó por él cuando prácticamente había renunciado a correr el Dakar.


Fausto Mota - 29º

El hispanoportugués es uno de esos pilotos amateur que son capaces de dar la campanada en el Dakar. En sus tres anteriores participaciones, Fausto había seguido una clara progresión (54º-49º-43º) que ha vuelto a tener continuidad. Para este Dakar se marcó como objetivo estar entre los 30 primeros y lo acabó cumpliendo: fue 29º a los mandos de su Husqvarna.


Óscar Romero - 34º

Después de quedarse con la miel en los labios en 2017 y de acabar por primera vez el Dakar en 2018, el vitoriano buscaba escalar posiciones, algo que iba a lograr con creces. Romero finalizaba 14 puestos por delante de lo que hizo en la edición pasada. Objetivo cumplido.


José Israel Borrell - 37º

Pese a haber nacido en Albacete, Israel Borrell corría en casa en este Dakar, ya que vive en Perú desde hace 22 años. El conocimiento del terreno ha sido clave para él en pos de su mejor resultado, con diferencia, en esta carrera en la que era su tercera participación. Sólo había terminado en 2013, cuando fue 67º; ha mejorado 30 posiciones.


Julián García Merino - 56º

El bombero madrileño afrontaba su cuarto Dakar con la intención de quitarse la espina tras la fuerte caída que le obligó a abandonar el pasado año y, además, con el gran incentivo de tener al lado a su hermano Julio, junto al que ha completado el Dakar en la categoría 'Original By Motul' (sin asistencia). Julián ha hecho valer su experiencia para acabar por delante de su hermano, pero su verdadera satisfacción es que los dos hayan conseguido llegar a la meta.


Julio García Merino - 62º

Sufrió la dureza del Dakar en su carnes, pero ya tiene a sus espaldas una aventura inolvidable junto a su hermano. Después de la insistencia del hermano mayor, Julio García Merino se embarcó en su primer Dakar y lo hizo, al igual que Julián, en 'Original By Motul'. Él también ha llegado a la meta, algo que dentro de su categoría y siendo un debutante, es también un triunfo.


Rachid Al-Lal - 66º

Rachid Al-Lal era uno de los ocho debutantes españoles en el Dakar, de los cuales cuatro han conseguido completar la carrera. El militar de la comandancia general de Melilla partía con ventaja en cuanto a su preparación, ya que su trabajo le aportó dotes de navegación y un estado físico que le mantenía en plena forma antes de afrontar la aventura del Dakar. Lo ha acabado en una meritoria 66ª posición.


Nacho Sanchis - 72º

En su segundo Dakar, este valenciano ha logrado quitarse la espina de su primera participación, en la que tuvo que abandonar en la tercera etapa. Sanchis, farmacéutico de profesión, pasó un año muy complicado en el apartado de lesiones y también en el anímico tras la pérdida de su madre. Nacho consiguió sobreponerse a las adversidades para hacer realidad el sueño de completar por primera vez el Dakar y tomarse la revancha por el abandono de 2018.


Javier Vega - 75º

Javier Vega afrontaba su primer Dakar con la intención de acompañar a su pareja, Sara García, en el reto de ser la primera mujer que completaba el rally en la categoría 'Original By Motul' (sin asistencia). El desafortunado abandono de Sara en la cuarta etapa cambió también el planteamiento para Javi, cuyo objetivo a partir de entonces era terminar la carrera por los dos. El madrileño consiguió superar con nota el reto de debutar y de hacerlo sin asistencia, a pesar de haber pensado en alguna ocasión "pulsar el botón rojo" y poner pie a tierra, como él mismo confesó.


Javier Álvarez - 76º

El asturiano era otro de los valientes de la categoría 'Original' y, además, otro de los debutantes españoles en esta carrera. El deseo de correr el Dakar ya estaba cumplido y el deseo de terminarlo, aunque haya sido sumamente difícil, también está conseguido.


Armand Monleón - Abandono en la etapa 8

La mala fortuna se ceba nuevamente con Armand Monleón, que en sus cuatro participaciones en el Dakar ha ido alternando sensacionales resultados (10º en 2016 y 14º en 2018) con abandonos (2017 y 2019). El de esta ocasión llegó en la octava etapa cuando era 14º en la general y por un tremendo infortunio: paró en un momento de la etapa para cambiarse las gafas por unas más claras y la moto ya no arrancó. No pudo hacer nada para continuar en carrera.


Lorenzo Santolino - Abandono en la etapa 5

El de Lorenzo Santolino ha sido uno de los nombres propios de este Dakar 2019. El piloto salmantino estaba siendo la gran revelación de la carrera. Después de cinco etapas, marchaba 11º en la general tras haber acabado cuarto en la especial previa al día de descanso, pero todo esfumó cuando en la sexta etapa sufrió una grave caída en el kilómetro 32. Se fisuró una vértebra, sufrió un neumotórax, traumatismo creaneoencefálico y se rompió seis costillas. Fue evacuado en helicóptero al hospital de Lima, donde empezó la recuperación de sus lesiones. Su debut acabó de forma amarga, pero estaba dejando claros destellos de su calidad.


Josep María Mas - Abandono en la etapa 5

Josep María Mas había peleado mucho por estar en el Dakar, algo que logró, pero desafortunadamente no pudo ir más allá de la quinta etapa. El catalán tuvo que abandonar antes de llegar al día de descanso cuando marchaba en la posición 112º.


Pablo Toral y Julián Villarrubia - Descalificados en la etapa 4

Pablo Toral y Julián Villarrubia eran, junto con Víctor Rivera, los tres ángeles de la guarda que acompañaban al italiano Nicola Dutto -primer parapléjico que corría el Dakar en moto- en su tremendo reto. Sin embargo, tuvieron que decir adiós a la carrera en la cuarta etapa después de una controvertida decisión de la organización, que les expulsó de la carrera.

En dicha etapa, Dutto, Toral y Villarrubia acabaron la etapa por carretera tras consultarlo en varias ocasiones con algunos comisarios de la carrera, que les permitieron hacerlo, aunque advirtiendo que conllevaba posteriormente una penalización de tiempo. El objetivo no era otro que salvaguardar la mecánica de Villarrubia, que había tenido algunos problemas, ya que Rivera había tenido que abandonar el día anterior. Pese al visto bueno que habían dado los comisarios, los dos pilotos españoles y Dutto fueron excluidos al llegar al vivac, ante su incredulidad por lo ocurrido.


Víctor Rivera - Abandono en la etapa 4

El tercero en discordia de los "ángeles de la guarda" de Nicola Dutto tuvo que abandonar la carrera en la cuarta etapa por problemas mecánicos. Era su primera participación dakariana desde 2007 y acabó muy descontento con la organización: «Esto es un engañabobos, una casa de putas. Hay mucho dinerito y quien paga manda, la organización mira para otro lado», expuso en un vídeo alegando trampas de los equipos oficiales a la hora de completar algunas etapas.


Daniel Albero - Abandono en la etapa 4

El sueño cumplido del primer diabético tipo 1 que corría el Dakar en motos acabó el cuarto día de competición. El valenciano tuvo que decir adiós al Dakar aquejado de un fuerte resfriado, con llagas en los pies y sin estar en condiciones físicas para tratar de completar una primera experiencia dakariana que, pese a acabar pronto, ya es histórica.


Sara García - Abandono en la etapa 4

Algo parecido sucede con Sara García, quien también llevó a cabo una participación histórica, la de la primera mujer española que tomaba la salida en la categoría 'Original By Motul'. Una avería obligó a Sara a abandonar en la cuarta etapa después de tres horas intentando solucionar el problema.


Joan Pedrero - Abandono en la etapa 3

Una de las grandes bazas españolas en el Dakar, Joan Pedrero, tuvo que retirarse en la tercera etapa. Su moto le dejó tirado cuando ya estaba rondando ese top 10 al que un piloto de su nivel siempre opta. Tenía serias opciones de hacer un gran Dakar a los mandos de una KTM, pero la suerte le ha sido esquiva en esta ocasión.


Joan Barreda - Abandono en la etapa 3

Y si hablamos de suerte esquiva, hay que volver a mencionar a Joan Barreda. El castellonense realizó un gran inicio de Dakar, ganando la primera etapa y manteniendo el liderato en la segunda, pero ya en la tercera tuvo que abandonar la carrera. Quedó atrapado en un barranco, en una zona de escasa visibilidad, y pese a los múltiples intentos fue incapaz de volver a la carrera y tuvo que ser evacuado en helicóptero, sin haberse caído, pero con una profunda decepción. Su moto tardó varios días en ser rescatada... Se volvió a esfumar el sueño del piloto de Torreblanca, la gran esperanza española y de Honda.