La piloto de Himoinsa Racing Team no ha podido tomar la salida en la undécima etapa

Rosa Romero dice adiós al Dakar 2018 por culpa de una caída. La catalana se fue al suelo durante la décima etapa y se produjo un fuerte corte en la pierna izquierda que le hizo perder mucha sangre. Completó la especial, pero los médicos le han aconsejado no salir a la etapa de hoy.



El Dakar 2018 se ha convertido en una criba constante. Según las listas oficiales, sólo 92 pilotos de motos tomarán la salida este miércoles en la 11ª etapa, con final en Chilecito. Quien no podrá salir a disputar esta especial será Rosa Romero, que se ha visto obligada a abandonar tras una caída sufrida ayer y que pudo tener peores consecuencias.

La catalana se fue al suelo poco después de arrancar la segunda parte de la especial. En una zona llena de roderas y con escasa visibilidad, se cayó por culpa de una piedra y el filo del soporte del GPS le hizo un profundo corte en la pierna izquierda, ya que este elemento perforó tanto el pantalón como la protección que llevaba la piloto de Himoinsa. El corte fue a la altura de la ingle y cerca de la vena femoral.

Pese a todo, Romero no desistió y volvió a subirse a su KTM para completar la etapa con esta herida. Le quedaban por delante casi 140 kilómetros, los cuales completó. Llegó al vivac con el asiento ensangrentado y una amplia herida que fue rápidamente a curar al centro médico, donde le pusieron ocho puntos de sutura.

Aunque Rosa tenía el convencimiento de poder seguir en carrera, antes de salir a la 11ª etapa ha tenido que pasar una revisión médica en la que le han recomendado que abandone el Dakar 2018, ya que existe riesgo de que empeore su herida y pueda desembocar en una situación más grave. Así las cosas, la de Himoinsa, que iba 66ª en esta edición después de haber completado a la perfección las nueve etapas disputadas hasta el momento, se queda con el mal sabor de boca de su abandono. Era el séptimo Dakar para Romero, que no completó los tres primeros pero sí había conseguido llegar a meta en los tres últimos, todos ellos con Himoinsa.

Declaraciones de Rosa Romero tras su abandono en el Dakar 2018: «Apenas quedaban dos horas de luz y me faltaban más de 140 kilómetros para llegar a meta. Sabía que estaba dentro de una zona muy complicada y no quería que se me hiciera de noche. Pero en un cruce de un río, justo al principio de la segunda especial, todo estaba lleno de roderas y aparté la vista un momento de la pista para verificar el roadbook y asegurarme que iba bien. En ese momento he golpeado una piedra que me ha hecho volar por los aires. En el golpe me quedé un poco aturdida. Al recuperarme, vi que tenía todo el pantalón roto y que me dolía mucho el aductor de la pierna izquierda. Pero me subí en la moto porque quería llegar a meta. Lo que pasa es que a medida que iba avanzando notaba como la sangre me bajaba por la pierna. Llegué a pensar en que debería pedir asistencia médica, pero no quería detenerme, quería llegar hasta el final o hasta que mi cuerpo aguantase. Y lo conseguí, terminé la etapa. Pero cuando vimos la herida en el campamento estaba claro que no iba a ser fácil que me dejaran seguir. Es una pena, me da muchísima rabia porque estaba aguantando el pulso a este Dakar tan difícil y bonito y estaba segura de que iba a poder llegar a Córdoba».