La estructura española volverá a contar con cinco pilotos

Un año más, “La Roja” del Dakar llega plenamente preparada a la carrera más dura del mundo. El Himoinsa Racing Team ha presentado este miércoles su nuevo proyecto dakariano en Madrid. Cinco pilotos volverán a defender los colores del conjunto español, con Gerard Farrés como jefe de filas después de su histórico podio en la pasada edición.



No son sólo un equipo, son más que eso. Una familia. «La envidia del paddock del Dakar», como nos decía Iván Cervantes. Un conjunto plenamente unido con la intención de llegar los cinco a la meta y de volver a hacer historia. Ellos son Gerard Farrés, Iván Cervantes, Dani Oliveras, Marc Solà y Rosa Romero; ellos son el Himoinsa Racing Team, una estructura con potencial para plantar cara a los equipos oficiales en la carrera más dura del mundo, que prepara su próxima edición del 6 al 20 de enero de 2018.

El equipo que capitanea el exdakariano Miguel Puertas se ha presentado este miércoles en Madrid, en un evento que ha arrancado con el quinteto de pilotos ejerciendo de camareros ante los medios que nos hemos dado cita en este acto. Después ha llegado el turno de proyectar un vídeo sobre la preparación de este nuevo Dakar, la 40ª edición de la carrera, antes de que todos los protagonistas del equipo tomasen la palabra.

El primero en hacerlo ha sido Miguel Puertas, líder del proyecto, que ha querido dar la bienvenida a Marc Solà y después ha analizado lo que puede dar de sí el Dakar 2018. «Lo que defendemos es que Himoinsa sea una gran familia que va a una carrera que es extrema, en la que nos vamos a encontrar muchas dificultades, por lo que pensamos que el espíritu de equipo es muy importante. Cuando estás corriendo en el Dakar y te encuentras con una situación complicada, es fundamental saber que tienes un gran grupo de personas detrás que te va ayudar en el momento que tengas un problema. Se dé la situación o no, ese nivel de confianza que se crea es una realidad y al final nos hace ir más rápido. Este año, a priori el diseño de la carrera es para mí más dura que las ediciones anteriores, y quizás sea el recorrido con el diseño más duro que hayamos vivido hasta ahora en Sudamérica».

Justo después comparecía Marc Solà, fichaje del Himoinsa Racing Team para este nuevo Dakar. Un salto de calidad para el piloto catalán, 29º clasificado en la última edición: «Me he sentido muy bien y es un placer entrar en este gran equipo. Estoy contentísimo y quiero darles las gracias por confiar en mí, trataré de ayudar al máximo al equipo y espero que podamos hacerlo bien todos y acabar los cinco, lo mejor que podríamos hacer. Me he adaptado muy bien a la KTM, hemos entrado mucho con ella y tenemos una moto muy buena, fiable, con la que podemos dar la talla».

Dani Oliveras repite en la formación de Himoinsa. El gerundense destacaba las novedades técnicas con las que contarán este año en las KTM 450 Rally: «Hemos mejorado mucho la moto a nivel de mecánica. El año pasado estuvimos desarrollando una nueva centralita y este año hemos estado haciendo mejoras. Una de ellas es un control del motor con diez posiciones; es como un control de tracción que nos ayuda mucho en la conducción de la moto», decía Oliveras, que también incidía en otras novedades referentes también a la electrónica y al control del consumo de gasolina, algo muy importante porque a lo largo de este Dakar transitarán por alturas muy diversas y llegarán a alcanzar los 3.500 metros.


En el caso de Rosa Romero, la piloto catalana encara su séptima participación. De las seis anteriores, consiguió completar tres, por lo que su objetivo es inclinar la balanza intentando acabarla por cuarta ocasión consecutiva. Romero participará con una KTM 450 Enduro con Kit Rally: «Hasta el año pasado siempre había ido al Dakar con una moto ligera y más pequeña, de enduro, hecha un poco a mi medida, y el año pasado decidimos que era un oportunidad para hacerlo con la moto grande, con la de rally. Lo conseguí, pero es una moto que para mí es exigente, que pesa mucho, por lo que tuve que estar muy pendiente de no cometer errores, porque si no estaba perdida. Viendo cómo era esta Dakar, Miguel -Puertas- me aconsejó volver a llevar la moto pequeña, cosa que era mucho más difícil, porque hay que construirla desde cero y ver qué kit pones para que sea mejor y que no falle. Psicológicamente voy más convencida de que si la moto se me cae o me caigo en las dunas, seré autosuficiente. Voy más tranquila», decía Rosa.

El siguiente en tomar la palabra era Iván Cervantes, una leyenda del off-road en España tras sus cinco títulos mundiales de enduro. Para el de Cambrils, este es su tercer Dakar, y espera quitarse la espina del inesperado abandono que sufrió en 2017 a dos días para el final: «He podido celebrar ya dos ediciones del Dakar y el año pasado por una caída en la penúltima etapa no pude acabarlo, pero este año hemos hecho un gran trabajo en equipo, hemos entrenado en Marruecos y hemos hecho mucha puesta a punto con la moto. Hemos trabajado duro para preparar esta edición; nos enfrentamos a un rally con quince etapas súper difíciles, sobre todo en los cinco primeros días, en los que habrá que conservar mecánica y tratar de llegar a Argentina con los deberes hechos de los días previos. Afrontamos el 40º Dakar a tope e intentaremos llegar los cinco, algo que creo que vamos a conseguir».

Por último, llegó el turno del gran protagonista español del Dakar 2017, Gerard Farrés, que hizo historia con su tercera posición. Un podio que demuestra su potencial, su experiencia y el nivel de Himoinsa, estructura que demostró su capacidad para plantar cara a los equipos oficiales. Antes de entrar en materia, el tercer clasificado de 2017 no quiso perder la oportunidad de valorar lo que supone para él formar parte del equipo: «Veo este número 3 en mi moto y veo los grandes resultados que hemos hecho, pero sobre todo veo que es un equipo muy grande con valores, respeto y compañerismo. Los abrazos que hay aquí son verdaderos. Quiero dar las gracias a todos mis compañeros, porque son muy grandes, así como a toda la familia de Himoinsa y Miguel Puertas por darnos esta posibilidad. Ni en el mejor de mis sueños hubiera pensado que estos tres años hubieran sido así. Este equipo te hace sentir especial».

Farrés ha tenido un año no exento de dificultades, ya que se lesionó la rodilla en el Hellas Rally, pero se ve preparado para volver a luchar por estar entre los cinco primeros: «La moto va muy bien y mis compañeros están a un nivel altísimo. En mi caso, lo mismo; también hemos tenido lesiones, pero he podido ir recuperándome y llego con muchas ganas. Hay muchos rivales y equipos oficiales como los de Honda, KTM y Yamaha. Diría que 20 pilotos pueden ganar etapas y 10 que pueden ganar el Dakar. En los dos últimos años los cinco primeros han variado, lo que quiere decir que está muy abierto y que es muy difícil decir quién puede ganar el Dakar, lo que sí sé es que podemos luchar por hacerlo».

La gran familia del Dakar ya está en marcha. Himoinsa Racing Team afrontará un nuevo desafío a partir del próximo 6 de enero, donde en Lima comenzará la 40ª edición de la carrera. “La Roja” ya ha hecho historia y está más preparada que nunca para seguir poniendo contra las cuerdas a los equipos oficiales.

Fotos oficiales: Himoinsa Racing Team, Dakar 2018