El madrileño, que participaba en la categoría sin asistencia, abandona en su tercera participación

Julián José García Merino, piloto de la categoría Malle Moto -sin asistencia-, sufría ayer una caída en la sexta etapa del Rally Dakar, entre Arequipa y La Paz, que le obligaba a concluir su participación antes de tiempo. Según fuentes oficiales, el piloto fue evacuado en helicóptero hasta la capital boliviana.



Julián José García Merino abandona el Dakar 2018 en la sexta etapa, transcurrida entre Arequipa (Perú), y La Paz (Bolivia). El piloto de la modalidad Malle Moto, sufría una caída que le obligaría a poner fin a su participación.

Según fuentes oficiales, el piloto de 50 años fue trasladado en helicóptero hasta el campamento de llegada de la sexta etapa, situado en la capital boliviana, al sufrir un traumatismo craneal. Sin embargo, fuentes cercanas al piloto han desmentido que haya sufrido un traumatismo craneal y sólo tiene fuertes golpes de diversa índole habituales en una caída en moto. Por el momento, sigue hospitalizado en observación y a la espera de poder volver a España.

Merino, bombero de profesión, corría subido a una Yamaha YZ450, dentro de la categoría Original, también conocida como Malle Moto y caracterizada por correr sin asistencia. El madrileño se encargaba personalmente de las reparaciones al llegar al vivac, con la única ayuda de los demás compañeros pilotos y el apoyo de buena parte de su familia, que en esta ocasión le estaban acompañando en su nueva aventura en el Dakar.

La de 2018 era su tercera participación, después de debutar con la 81º plaza en la general en 2016 y ser 77º el año pasado. Al término de la quinta etapa Merino figuraba el 80º en la general.