Vuelco absoluto al desarrollo del Dakar 2015. Las difíciles condiciones en las que se disputó la octava etapa propiciaron un auténtico revuelo en una jornada que acabó con 15 abandonos. El frío, la lluvia y el Salar de Uyuni fueron los ingredientes de un cóctel que resultó nefasto en muchos casos. El mayor damnificado de la jornada fue Joan Barreda, que perdió más de tres horas en línea de meta por problemas en su Honda y dijo adiós a sus opciones de poder ganar el Dakar 2015; de hecho tuvo que ser remolcado por Jeremías Israel para llegar a meta. Marc Coma, que acabó la especial en 13ª posición, es el nuevo líder del Rally. La etapa fue ganada por Pablo Quintanilla, mientras que Joan Pedrero consiguió una meritoria segunda plaza. Laia Sanz completó una fantástica actuación, siendo quinta y situándose en la novena posición de la general.