Marc Coma dio un paso de gigante para conseguir su quinto Dakar. Pese a ceder tiempo con respecto a Paulo Gonçalves, el cambio de motor del piloto portugués supuso una penalización de 15 minutos que dejó a Coma con una ventaja de más de 20 a falta de sólo dos etapas. El ganador de la undécima especial fue Joan Barreda, pero también fue penalizado por ceder su motor a Gonçalves y montar el de Jeremías Israel; así pues, una vez impuestas todas las sanciones de tiempo, Ivan Jakes se hizo con el triunfo.