Rossi, el más crítico con la configuración actual del trazado

El dilema sobre si mantener la configuración actual de la curva 10 del Circuit de Barcelona-Catalunya o si volver al trazado antiguo tiene dividida a la parrilla de MotoGP. Tras el incidente de este domingo, la diversidad de opiniones es clara.


La frase del titular corresponde a Valentino Rossi. El piloto del Monster Energy Yamaha fue el que mostró una postura más clara acerca de la curva 10, el conflictivo punto en el que se produjo la caída múltiple en la que Lorenzo arrastró a Dovizioso, Viñales y al propio Valentino.

La historia viene de lejos. Esa configuración de la curva se inauguró nada menos que en 2004, cuando empezaron a usarla los pilotos de la Fórmula 1. Todas las competiciones de motociclismo mantuvieron la trazada original de la célebre curva de La Caixa; una frenada menos pronunciada, que estaba situada unos metros más lejos y que daba como resultado a una curva más redonda y más espectacular, en la que era común ver a los pilotos de MotoGP derrapando.

Sin embargo, dicho punto tenía un problema: el muro estaba muy cerca. Se decidió probar la configuración de la Fórmula 1 en un test post-GP de MotoGP en 2014, pero la posibilidad no fructificó. Parecía que nunca se iba a utilizar, pero el trágico accidente que le costó la vida a Luis Salom precipitó los acontecimientos. A partir del sábado de aquel Gran Premio de 2016 se comenzó a usar la configuración, con muchos pilotos a favor y otros cuantos detractores. También se utilizó la chicane de la F1, pero esa solución sólo fue válida para dos años.

Después de que ampliaran la escapatoria (con la consiguiente inversión) de la trágica curva 12 en la que se produjo el accidente de Salom, la última zona del Circuit de Barcelona-Catalunya volvió al diseño tradicional... menos en la curva 10, que ya se quedó con el diseño de ese ángulo tan cerrado que tantas opiniones genera y que tantas caídas ha registrado.

La última caída que ha tenido lugar en ese punto ha sido el accidente múltiple provocado por Jorge Lorenzo, que ha arrastrado a Dovizioso, Viñales y Rossi en su caída. También se habían producido varias caídas en ese punto en Moto3, entre ellas la de Gabri Rodrigo con Darryn Binder.

Rossi y Lorenzo, partidarios de volver a la configuración antigua


Después de lo ocurrido, Jorge Lorenzo ha achacado la caída, entre otras cosas, a la naturaleza de ese viraje tan cerrado: «Mi opinión no es por lo que ha sucedido hoy, ya lo he dicho antes y lo repetiré siempre; este tipo de curvas son muy complicadas. Son un embudo que favorecen este tipo de cosas. En las primeras vueltas todo el mundo quiere adelantar y en este tipo de curvas todo el mudo se agolpa. Hay que ser muy precavido. En cualquier situación en la que tienes un piloto delante y entras más rápido que él, y tienes otro al lado, no puedes evitar la caída», explicaba Lorenzo, que en 2016 vivió el caso opuesta cuando le arrolló en ese punto Andrea Iannone.

«Creo que en otro tipo de curva no hubiese pasado. Podría haberlo evitado sin intentarlo, pero intentarlo ahí aumenta por cinco el riesgo de que pasen este tipo de cosas», añadía Lorenzo sobre la curva 10. ¿Volver a lo que había antes? El #99 preferiría que fuese así: «Ahí está el dilema. En principio no se pueden implementar más metros de escapatoria en el caso de que se vuelva a la antigua trazada, y en el caso de que se continúe con esta curva tipo embudo, seguiremos teniendo este tipo de accidentes en el futuro».

Más crítico aún con esta curva se ha mostrado Valentino Rossi, el principal partidario de regresar a la configuración que se usó hasta el año 2015: «Esta situación de hoy es suficiente para volver al trazado normal.  Se recuperó el trazado original para motos en las dos últimas curvas, hicieron un montón de trabajo para aumentar las escapatorias, pero no se cambió esta curva (la 10)», decía Rossi después de dar su punto de vista sobre la caída de Lorenzo.

«He luchado para que se volviera a la original, la larga de izquierdas, que está muy bien. Pero por alguna razón usamos esta, que es como el párking de un supermercado. Para mí no es una curva de un circuito de carrera. En una curva así es más fácil que esto pase», añadía el italiano.

Márquez y Dovizioso quieren dejarlo como está


Pero mientras Lorenzo y Rossi prefieren volver al trazado antiguo, otros como Márquez y Dovizioso creen que hay que dejarlo tal y como está por motivos de seguridad. Así nos explicaba Marc Márquez su postura: «Hay dos pensamientos: o piensas en la seguridad, o piensas en el trazado y en divertirte. En cuanto a seguridad, es mucho más segura esta curva, el nuevo trazado. En el antiguo yo ya tuve que tirarme de la moto en 2015 porque llegaba al muro. Si hubiese pasado lo que ha pasado hoy, en una curva similar en la que se tocan dos, el muro ahí está muy cerca. Para seguridad es mucho mejor esta curva».

Márquez, en la frenada de la curva 10

«Dicen que es muy cerrada, ¿pero cuántas curvas tenemos así en el Mundial? En Austria está lleno, en Austin está lleno... Simplemente, hay que tener conciencia. En Holanda también hay una curva muy cerrada, es simplemente entenderlo. Pueden pasar estas cosas y también hay más adelantamientos a final de carrera. ¿Para el show es mejor? También. Si la otra tuviese la escapatoria más amplia, está claro que es un trazado más natural, pero a nivel de seguridad es mucho mejor este», analizaba el piloto del Repsol Honda.

Dovizioso ha sido mucho más contundente: «Hace cuatro o cinco años que hablamos de esto. Mejor que no te diga lo que pienso...», empezaba respondiendo el italiano a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE. Y añadía: «El motivo por el que hacemos esta curva es porque la seguridad de la antigua no es suficiente. Luego, cada uno quiere lo que quiere y habla de lo que prefiere en función de su moto. Esto es malo, porque luego en la Comisión de Seguridad la mayor parte de pilotos -no estoy apuntando a ninguno en concreto- cuando se hacen las propuestas miran sólo lo que les interesa, y eso es bastante estúpido», zanjaba con contundencia. El dilema sigue (y seguirá) en pie.