CrossHelmet X1, el casco de moto inteligente del mañana

La empresa Borderless ha presentado el CrossHelmet X1, un casco de moto inteligente y tecnológico que destaca por su diseño futurista y por su sistema de anulación de ruido externo.


El CES de Las Vegas ha sido el escenario para dar a conocer en mayor profundidad el CrossHelmet X1, un casco de moto con una tecnología integrada de última generación. Ya el año pasado se dio a conocer este proyecto mediante una iniciativa de crowdfunding en el que su impulsor, Arata Oono, y su empresa Borderless, querían financiarse con unos 100.000 euros para empezar el proyecto. No sólo no consiguieron colmar sus expectativas sino que han conseguido más del triple (hasta hoy) para poder hacer realidad este casco inteligente.

Es evidente que no es el primer casco tecnológico, pero se diferencia en algunas características, empezando por su extraño diseño, que lo hace más fácil de colocar y menos agobiante. Recuerda a algunas películas de ciencia ficción futurista de los años setenta y otros grupos musicales de aquella época…

No puede faltar el ‘head-up’ display, es decir, una pequeña pantalla a modo de gafas donde se proyectan imágenes recogidas a tiempo real por una cámara situada en la parte trasera y con la que puedes tener una visión 360º teniendo así bajo control todo lo que ocurre a tu alrededor y sin necesidad de retirar la mirada de lo que ocurre delante de ti. También cuenta con GPS, conectividad Bluetooth con tu móvil, luces laterales para hacerte aún más visible y, seguramente lo más llamativo, un sistema de audio con protección contra el ruido que funciona emitiendo una onda de sonido invertida para anular el sonido externo. Sin duda, muy interesante y creemos que nunca antes aplicado al mundo de los cascos de moto. Sin embargo, también creemos que no podrá anularlo totalmente por ley, ya que el conductor debe poder escuchar el sonido ambiente (claxon, sirenas de policía/ambulancia…).

El casco de moto inteligente CrossHelmet X1 se espera que tenga un precio de unos 1.599 dólares en Japón, su lugar de origen, algo más de 1.300 €.