Menos controles

La DGT ha decidido restringir los controles de alcoholemia y drogas realizados por la Guardia Civil con el objetivo de reducir las posibilidades de contagio del coronavirus COVID-19 entre agentes y conductores.


Siguen las medidas para reducir las posibilidades de contagio por coronavirus. Una de las últimas en tomarse afecta a la Guardia Civil de Tráfico y a los conductores, ya que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido restringir los controles de alcoholemia.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha recibido una instrucción de los superiores en la que se especifica que «a partir de ahora y mientras dure el escenario de contención reforzada por el COVID-19, las pruebas de alcohol y drogas se realizarán solo en dos supuestos: en siniestros viales y cuando se haya producido una infracción administrativa grave».

Esto no quiere decir que puedes beber y conducir tranquilo, ya que, como la instrucción indica, se seguirán haciendo controles en los casos evidentes en los que el conductor ha consumido alcohol y/o drogas.

La reducción de la actividad económica debido al coronavirus ha reducido el tráfico considerablemente (cancelaciones, teletrabajo...), pero estos desplazamientos mínimos no son la causa de esta reducción de los controles. El objetivo de esta medida es la de reducir las posibilidades de contagio de manera indefinida y responde a una petición que ya hicieron los agentes de la Guardia Civil a la DGT desde el pasado 23 de febrero.

Otros sindicatos de las policías autonómicas de Cataluña (Mossos) y Euskadi (Ertzaintza) han pedido las mismas medidas, pero de momento no han recibido respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *