Continental nos ofrece estos consejos para evitar y corregir errores en moto

Continental nos recuerda algunos de los errores más comunes que cometemos los usuarios cuando circulamos en moto. Aprende a corregir estos vicios que te ayudarán a ir más seguro.

Contenido ofrecido por Continental


El motorista, ya sea novato o con años de experiencia, quiere ser efectivo y tener la moto siempre bajo control, algo que se puede conseguir siguiendo ciertas directrices y sabiendo leer la información que la moto te transmite en cada momento. Por eso, es importante determinar vicios y malos hábitos en moto que tienen los autodidactas, sin los cuales podrían evolucionar y llegar a otro nivel de conducción y pilotaje.

Para empezar, hay que concentrarse en tener una correcta posición de conducción en moto. Todo será más lógico y sencillo y harás desaparecer vicios y fatigas. Una moto se conduce no sólo con las manos o los pies, se maneja con todas las partes del cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Por insignificante que parezca, cualquier detalle que esté descoordinado influirá en la moto, pero si lo hacemos bien, seremos capaces de adaptarnos a ella y guiarla hacia el lugar que queramos con menor esfuerzo.

La posición de conducción en moto tiene que tener una relación concreta para poder tener todo bajo control. El cuerpo tiene que adoptar siempre una posición relajada, con las extremidades siempre flexionadas, la espalda recta y las rodillas pegadas al depósito. Los pies pueden adoptar dos puntos de apoyo. Conduciendo en línea recta los pies se deben apoyar bajo la parte central de la planta, en el arco plantar. Cuando se realicen giros en cualquier ángulo de inclinación, hay que apoyar la parte de la almohadilla bajo los metatarsos sobre el estribo para presionar con más fuerza y refugiarse tras el mismo para no rozar o impactar con el asfalto al inclinar. Este cambio de posición solo afecta al pie que coincide con la dirección del giro, es decir, si se gira hacia la derecha se cambia la posición del pie derecho y lo mismo en el lado izquierdo cuando se gira a ese lado. Los brazos tienen que estar siempre flexionados y con los codos levantados para poder reaccionar ante todos los movimientos de la dirección. La pelvis tiene que estar lo más cerca posible del depósito, ya que así se mantendrá la espalda recta, el peso del conjunto centrado y será más fácil mantener los brazos y las piernas en la posición adecuada de flexión y fuerza.

Las muñecas tienen que estar alineadas perfectamente con la inclinación de las manetas. De esa manera, no se fatigarán al accionarlas constantemente y se podrá hacer más presión con menor esfuerzo sobre ellas. Si no se alinean bien, habrá que cambiar su posición hasta conseguirlo.

En una conducción deportiva, la posición es constantemente cambiante. En las rectas el cuerpo se mantiene agachado, en las frenadas levantado y adelantado para conseguir freno y giro, en las aceleraciones retrasado para conseguir tracción, y en las curvas, con el pie interior apoyado sobre la almohadilla de los metatarsos y la rodilla exterior presionando al depósito. En las frenadas es importante presionar la rodilla que no esté libre hacia el depósito, ya que ayudará aliviar la presión de la desaceleración sobre hombros, brazos, trapecios y cervicales. La parte abdominal del cuerpo es importante mantenerla fuertes, ya que es la que controla el equilibrio total del cuerpo.

Diferentes estilos: Muchas veces, en motos deportivas, podemos ver que el conductor despega el trasero del asiento, inclina el cuerpo fuera de la carrocería, y abre la pierna hacia el interior de la curva. Otras veces vemos que el conductor inclina la moto, pero mantiene el cuerpo centrado en el asiento, los codos hacia arriba y el pie adelantado fuera del estribo. En los dos casos la moto girará correctamente, pero en el primero la moto tendrá menos inclinación que en el segundo y se cargará menos peso sobre ella. ¿Para qué sirve cada estilo de conducción? A menor inclinación menor riesgo de falta de adherencia, pero el cuerpo, al estar fuera de la carrocería, en caso de cualquier incidencia tendrá menor control para rectificar. En el segundo caso, el neumático llegará más al límite de su superficie, pero ante cualquier caso, el conductor tendrá más margen de control al llevar los codos con mayor altura y flexión. Escoger un tipo de posición u otra dependerá mucho de la moto que llevéis, la potencia de la moto, el tipo o estado de los neumáticos, y de las condiciones del piso.

Vicios y errores comunes en moto

A continuación, vamos a recordar algunos errores y vicios que adquieren los conductores de moto y scooter, normalmente sin saber que cambiando su comportamiento, mejorarían no sólo su conducción, sino que aumentaría su nivel de seguridad:

  • Acción en el embrague: El embrague sólo se debe usar para arrancar, cambiar y reducir marchas. Hay gente que acciona la maneta cuando hace giros, algo que es muy peligroso y que muchos cometen sin saber que son incorrectos y que se pueden mejorar sólo reconociéndolos.
  • Frenar sólo con el freno trasero o el delantero. Otro caso frecuente es cómo frenar en moto. Cuando efectuamos cualquier tipo de presión sobre las manetas y palancas de freno, influimos sobre las suspensiones, geometría y neumáticos. Muchos de vosotros no sabéis exactamente cómo lo hacéis, simplemente frenáis; otros usan sólo el freno trasero; otros sólo el delantero y muy pocos ambos a la vez. En cada uno de los casos, la moto reacciona de una manera distinta y por tanto maniobrará de manera distinta. En las motos la frenada debe funcionar de forma similar a los coches (con mayor presión en el eje delantero que en el trasero), excepto que el reparto de presión lo podemos variar a nuestro antojo, es decir, dependiendo de las condiciones accionaremos con mayor o menor presión una maneta u otra. En las motos de asfalto, el freno disco delantero y pinzas son de mayor diámetro y potencia que los traseros. En las motos off-road los diámetros se igualan mucho más porque el reparto de la frenada es más similar. ¿Giro o estabilidad? En una moto de carretera la acción de frenada debe ser simultánea, es decir, presionar al mismo tiempo el freno delantero y trasero. Las motos están diseñadas para repartir la presión de frenada sobre cada freno y ésta es la adecuada en el 90% de situaciones. Se ha decidido de esta manera, para que al mismo tiempo se combinen capacidad de giro, estabilidad y reducción de la velocidad. Si solo se usa el delantero, se carga mucho más peso sobre la suspensión y el neumático, y se queda muy liberada la parte trasera. En este caso, ganamos mucha capacidad de giro, pero la moto se vuelve muy inestable y ante cualquier sorpresa, será más difícil mantener la moto en pie por el riesgo de bloqueo (si no tenéis ABS). Si, por el contrario, sólo usas el trasero, se provoca la contracción de la suspensión trasera, lo que hace levantar el tren delantero. En esta situación se pierde capacidad de giro y es más probable el bloqueo de la rueda trasera. En cambio, si usas ambos frenos a la vez, al tener más capacidad de frenada en el equipo delantero y menos en el trasero, el equilibrio es el adecuado para mantener capacidad de giro y estabilidad al mismo tiempo. En las motos off-road, el uso del freno trasero es mayor, para bloquear la rueda trasera y girar en poco espacio bruscamente.
  • Exceso de confianza: Muchas veces vamos en moto y, gracias a su dinamismo y la adrenalina que nos provoca, podemos pensar que somos intocables. Su agilidad y su reducido tamaño la convierte en un vehículo perfecto para sortear los atascos y aparcar al lado de tu destino, pero también hay que tener en cuenta que el motorista es uno de los colectivos mas vulnerables de la carretera, por lo que siempre hay que tener en cuenta que, en caso de caída, tenemos altas posibilidades de sufrir lesiones.
  • Equipación incorrecta o inadecuada: A estas alturas, todos sabemos que el casco es obligatorio en moto. Ahora bien, creemos que hay que incidir en la idea de que el casco siempre será más eficaz cuando mayor cubra, es decir, el casco integral es el mejor en caso de accidente, frente a otras opciones como los cascos jet, demi-jet o modulares. Pero no sólo hay que fijarse en el casco porque el resto del cuerpo también es importante protegerlo. Por eso, te recomendamos vestir ropa adecuada para ir en moto (chaqueta y pantalón), con guantes y botas (¡nunca chanclas!). Y todo esto independientemente del tipo de moto o scooter que conduzcas. Además, debes estar seguro de que el accesorio que llevas es de tu talla y lo estás utilizando correctamente. De lo contrario, su capacidad protectora puede verse reducida. Un ejemplo es la talla de un casco o no utilizar su cierre.
  • Mirar los obstáculos o peligros: Otro error común que es difícil de evitar es cuando inesperadamente os encontráis un obstáculo accidental en la trayectoria. A mayor velocidad, menor capacidad de reacción tendréis, por tanto es muy importante practicar en evitar el obstáculo. ¿Cómo hay que hacerlo? En la conducción es muy importante mirar siempre anticipadamente. Esta costumbre ayudará a anticipar y prever las sorpresas inesperadas. En el caso de sorpresa aflora el efecto del pánico, y lo más probable es que no dejéis de mirar el obstáculo y olvidar que vais donde miráis. En ese momento lo que hay que tener es sangre fría y seguir mirando hacia la nueva trayectoria para evitarlo, es decir, el hueco o dirección que permita pasarlo.
  • Pensar que siempre tengo razón: Aplicable en todos los ámbitos de la vida, también encima de la moto. Creemos que por ir en moto tenemos la licencia de realizar ciertas maniobras que no son reglamentarias o simplemente que el resto del mundo nos tiene que ver. Una de las ventajas de las motos es su tamaño, pero también es un obstáculo para ser visto por el resto de conductores. Por eso, déjate ver, facilita las maniobras de los demás y, si alguna vez cometes un error, no pasa nada por reconocer el error y disculparte con el resto de usuarios.