Cinco consejos para no pasar calor en moto

Aquí te dejamos cinco interesantes consejos para que pases el menor calor posible cuando uses tu moto durante el verano.


En verano es cuando más podemos usar nuestra moto, pero hay que tener en cuenta algunas cosas, y más si nos encontramos con una ola de calor como la que estamos sufriendo estos días. Todos tenemos claro que cuando circulamos en moto somos más vulnerables que el resto de vehículos, por lo que no podemos descuidar nuestra protección.

Es muy importante que durante esta época del año, estemos siempre bien hidratados y que si tenemos que hacer un viaje, evitemos las horas centrales del día que es cuando más ‘pega’ el sol. Para tratar de pasar el menor calor posible en nuestros desplazamientos, no te pierdas estos cinco consejos que queremos darte para que sigas disfrutando al máximo de tu moto a pesar de las altas temperaturas.

Chaquetas de verano


No nos cansaremos de repetirlo, por mucho calor que haga, debes ir equipado con ropa técnica cuando uses tu moto. En verano es muy habitual ver a muchos motoristas en camiseta o bermudas, sin pensar que, en caso de una caída y por muy leve que sea, les puede ocasionar heridas que les podría convertir en extras de la próxima temporada de ‘The Walking Dead’… Por eso es muy importante que lleves una chaqueta adecuada.

En función del uso que haces de la moto, podrás optar entre chaquetas de cordura o cuero, ya que no es lo mismo pequeños desplazamientos en ciudad, que realizar un viaje durante tus vacaciones. Entre los modelos de cordura, existen en el mercado chaquetas con tejido de tipo ‘Mesh’ o rejilla y que permiten mucha ventilación. También es habitual en modelos de chaquetas más ruteras, la colocación de aberturas de ventilación en zonas estratégicas del pecho, y que se pueden abrir o cerrar mediante cremallera o botones. En el caso del cuero, estamos un poco más limitados, ya que tenemos que buscar un modelo que tenga microperforaciones para que así logremos que entre más aire en marcha.


Guantes de verano


Una de las partes que más se descuidan cuando montas en moto son las manos, principalmente en verano y en entorno urbano. Parece que sólo nos ‘acordamos’ de los guantes cuando hace frío, pero hay que ser conscientes de que es muy probable que, en caso de caída, sean precisamente las manos, las que toquen primero el suelo.

Aquí nos pasa igual que con las chaquetas, puesto que podemos elegir entre modelos de cordura o cuero, o incluso, en una combinación de ambos. Es importante saber el uso que le vas a dar, puesto que, si vas únicamente por ciudad, te servirá uno de tipo corto y más ventilado, ya que es probable que, entre el tráfico y el propio calor de la ciudad, pases más calor en las manos que si, por ejemplo, estás rodando por una carretera de curvas. Es importante que cuenten con la palma reforzada y con protecciones en dedos y nudillos.


Chalecos refrigerantes


Una opción interesante para bajar nuestra temperatura corporal mientras circulamos en moto es la que nos ofrecen los chalecos refrigerantes. Estos chalecos pueden ser de dos tipos, o bien llevan un depósito de agua que se distribuye por todo el chaleco, o puedes optar por los que se sumergen en agua. En ambos casos, es recomendable usarlos por encima de una camiseta y siempre combinado con una chaqueta técnica, ya que no son un elemento de protección.

Gracias a la humedad (del interior del chaleco o de haberlo remojado), el flujo del aire en marcha y la composición de la propia prenda, se puede conseguir una bajada de temperatura de hasta 15º, algo a tener muy en cuenta sobre todo en largos viajes o en recorridos urbanos. A la hora de decidirte por cualquiera de las opciones que hay en el mercado, debes valorar el tiempo en el que es efectiva su función, que puede variar entre unas pocas horas o hasta 3 días.

Mochilas de hidratación


Los pilotos de MotoGP aprovechan la joroba aerodinámica de sus motos para llevar un pequeño deposito con el que poder beber liquido durante las carreras. Lógicamente, en el día a día no es una opción muy recomendable (y asequible…), pero afortunadamente hay opciones con las que podemos hidratarnos en moto en marcha, y así combatir el calor al máximo.

Desde hace unos años, hay en el mercado mochilas de hidratación que cuentan con un depósito para agua u otros líquidos, que nos permiten beber en marcha. En el mercado puedes encontrar varias opciones, con mayor o menor capacidad en el depósito que llevan incorporado, e incluso, algunas que no sirven únicamente para hidratarte, por lo que las puedes usar para ir tanto al trabajo, como en una ruta. Todas ellas llevan un tubo que deberás guiar hasta tu boca, y si eres manitas, puedes incluso adaptar el interior del casco para que el tubo no te moleste.

Mantén tu moto a punto


Parece una perogrullada, pero el elemento que más calor puede generar cuando vamos en moto, es precisamente nuestra propia moto. Mantenerla correctamente puesta a punto es más importante en la época estival. Te puedo asegurar que estar parado en un semáforo a 40º en cualquier ciudad puede ser una experiencia ‘inolvidable’ si el sistema de refrigeración de tu moto no funciona perfectamente.

Por eso es muy importante comprobar el líquido refrigerante, o que el electroventilador funciona correctamente cuando la temperatura del motor asciende, pero no podemos dejar de tener en cuenta el resto de elementos que hacen que todo vaya perfecto. Aceite, filtros, manguitos, neumáticos, pastillas de freno o la cadena (si la tenemos), son elementos que debemos revisar frecuentemente, pero sobre todo si vamos a realizar un viaje largo.