Conducción nocturna

Conducir de noche es muy distinto a conducir de día. La visibilidad se reduce, las condiciones de la carretera pueden cambiar y también seremos más vulnerables ante el resto de los vehículos. Por eso es importante tomar las medidas necesarias para seguir disfrutando con seguridad.


Tengas la experiencia que tengas, seguro que ya sabes que conducir de noche no tiene nada que ver con conducir de día. Y si es en moto, menos todavía. En la carretera la visibilidad lo es todo y, cuando dejamos de contar con el sol para que nos ilumine, la situación cambia por completo. Y no solo porque debamos adaptar nuestra conducción, sino porque también nos volvemos más vulnerables.

Conducir de noche en moto, ya sea por necesidad o por placer, puede convertirse en una experiencia especialmente agradable si sabemos cómo hacerlo. Hemos de tener en cuenta que de noche vemos menos cosas, y las que vemos las vemos peor. Y al igual que eso nos pasa a nosotros, lo mismo le sucede al resto de conductores con los que compartimos la carretera. Por lo que no solo vemos peor, sino que también nos ven peor, y ya sabemos que en moto es tan importante ver como hacerse ver.

Así que si quieres conducir de noche en moto con mayor seguridad, aquí tienes unos cuantos consejos que te ayudarán a disfrutar de la conducción incluso cuando el sol ya se ha escondido.

Revisa las luces de la moto


Moto noche 3Por suerte, las luces de las motos de hoy en día han evolucionado y poco tienen que ver con las luces de las motos de hace unos años. Gracias a la tecnología LED vemos mucho mejor y con muchísimas menos probabilidades de quedarnos sin luz porque se funda una bombilla, como pasaba antes. Incluso hoy en día hay algunos modelos de alta gama que ofrecen luces adaptativas que siempre iluminan hacia donde más lo necesitamos, como sucede en las curvas.

Si tu moto es más sencilla, ten en cuenta que no solo es necesario que todas las luces de la moto estén en perfecto funcionamiento, tanto delante como detrás, sino que las delanteras además han de estar bien dirigidas, ni demasiado altas ni demasiado bajas.

Equipamiento claro y reflectante


Ya hemos dicho que tan importante es ver como ser visto, y aquí nuestro equipamiento también entra en juego. Siempre es recomendable utilizar una chaqueta de colores claros y, si nuestra prenda no ofrece elementos reflectantes, siempre podemos recurrir a accesorios extra que harán que se nos vea mejor, como chalecos o cintas reflectantes.

El casco también juega un papel importante a la hora de hacernos ver y, de noche, siempre es mejor usar un casco de colores claros que uno oscuro. Ante la duda, también podemos recurrir a adhesivos reflectantes que nos permitirá ser vistos con más facilidad.

Solo con pantalla clara


Moto noche 2Los cascos, como sabes, pueden montar diferentes tipos de pantallas. Las oscuras o tintadas son muy útiles cuando más brilla el sol, pero de noche además de ser peligrosas, están prohibidas. Así que si no quieres reducir tu capacidad de visión y además ganarte una multa, de noche utiliza solo pantallas claras impolutas.

Ten en cuenta que una pantalla con arañazos puede dificultar mucho nuestra visión cuando nos cruzamos con las luces de otros vehículos, por lo que es importante que se encuentre en perfecto estado.

Aumenta la distancia de seguridad


La distancia de seguridad es importante siempre, pero de noche todavía más. De noche, comparado con el día, las cosas que vemos son las que tenemos más cerca, y las que están más lejos no las vemos hasta que ya están muy cerca. Con el resto de los vehículos pasa algo parecido, pues aunque veamos sus luces rojas nos será más fácil evitar situaciones de peligro si nos mantenemos a una distancia de seguridad prudencial. Solo así contaremos con más margen para reaccionar ante cualquier imprevisto, porque en la carrera la distancia es tiempo y de noche todo sucede mucho más rápido.

Adapta la velocidad


Moto noche 4Tenemos que ser conscientes de que una menor visibilidad implica mayores tiempos de reacción, y eso debería afectar directamente a la velocidad a la que circulamos. Para curarte en salud y ser capaz de reaccionar ante posibles imprevistos, adapta tu velocidad a tu visibilidad y así conseguirás contar con el margen de reacción adecuado si aparece cualquier peligro en la vía.

Cuidado con la humedad


Dependiendo de tu región y de la época del año la carretera puede cambiar mucho cuando cae la noche, sobre todo si tienes que conducir muy temprano antes de que haya salido el sol. Los índices de humedad suben mucho durante la noche y eso puede poner el asfalto en una situación comprometida. Ten especial cuidado con las líneas de pintura de la carretera, que se pueden volver muy resbaladizas, así que de noche presta especial atención para no pisarla.

Peligro: animal en la carretera


Si te mueves por zonas rurales durante la noche, no es raro que quizá te topes con algún animal que cruza de un lado a otro, sobre todo al anochecer o cerca del amanecer. Si está mirando hacia ti verás sus ojos brillar en la oscuridad, pero si no… lo más probable es que no lo veas hasta que ya esté demasiado cerca. Extrema la precaución en esos momentos de la noche y, si puedes, aléjate de los arcenes para tener el mayor margen posible de seguridad.

En largas distancias, descansa más


Si te toca recorrer largas distancias de noche en moto, ten en cuenta que es recomendable descansar con mayor frecuencia que de día. No ya tanto por tu cansancio físico, sino por el esfuerzo extra que tus ojos y tu cerebro realizan para captar todo lo que te rodea en la oscuridad. Por eso, y para prevenir la somnolencia, claro.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home