Una gran opción: Alquilar una moto

Toma nota de estos consejos a la hora de alquilar una moto en tus próximas vacaciones, una gran opción para disfrutar de tu vehículo favorito y de disfrutar de tu recorrido y destino.


Con la llegada del verano, también suele ser el momento de organizar viajes por las vacaciones. Por diversas circunstancias, hay ocasiones en las que no podemos disponer de nuestra propia moto para realizar este viaje. Algunos no tienen una moto tan capaz para realizar un viaje de larga distancia, justo has tenido que dejar tu moto en el taller por una avería o simplemente te apetece hacer ese recorrido en una moto que gustaría probar sin necesidad de comprarla. ¿Entonces? No lo dudes: ¡Alquila una moto!

Antes de nada, echa un vistazo a esta serie de consejos cuando pienses en alquilar una moto:

Alquila a profesionales


Igual que cuando quieres comprar una moto lo más fiable es acudir a un concesionario, a la hora de alquilar una moto, lo mejor es fijarte en profesionales del sector. Existen muchas empresas dedicadas al alquiler de motocicletas, por lo que te recomendamos acudir a este tipo de empresas o plataformas que ofrecen garantías.

Te recomendamos estar atento a ofertas y precios especiales. Sobre todo, existen descuentos si alquilas online, pero confía sólo en empresas y concesionarios de renombre para recibir un servicio de calidad.

Presupuesto y precio de alquilar una moto


Como suele ser habitual, lo primero que debes plantearte es un presupuesto para alquilar la moto. Aparte, debes contar con otros costes asociados como la gasolina, peajes, precio de garajes e imprevistos. Una vez lo tengas claro, busca y compara precios.

Elige qué tipo de moto para alquilar


No es lo mismo pensar en un viaje de miles de kilómetros y varias semanas que en un simple día de ruta para hacer una salida de domingo por las carreteras de tu ciudad y alrededores. Por ejemplo, si tu deseo es alquilar una Ducati, podrías pensar en alquilar una Ducati Multistrada 950 o 1260 o incluso una Multistrada Enduro si en tus planes está en realizar un viaje muy ambicioso. De lo contrario, si tus metas son más cercanas y sencillas, hay otros escalones como una Ducati Monster 797 o Monster 821. Si aún tienes que ajustar más tu presupuesto o simplemente quieres algo con un carisma diferente puedes elegir por una moto retro como la Ducati Scrambler.

En cualquier caso, debes tener en cuenta el carnet de moto que tienes y el que se necesita para llevar cada modelo en los países por los que vayas a circular. Recuerda que hay casos como las motos 125 que se pueden conducir con el carnet de coche (3 años de antigüedad), una situación que se produce en España, pero no en otros países. Por ejemplo, no es lo mismo alquilar una moto en Madrid que hacerlo y circular por otros países de nuestro entorno. Consúltalo o te puedes llevar una buena multa...

Verifica la moto y el contrato de arrendamiento


Normalmente una empresa de alquiler de motos suele darte garantías del buen funcionamiento del vehículo, pero nunca está de más echar un rápido vistazo a la moto para comprobar ciertos elementos fáciles de verificar: buen estado de los neumáticos, funcionamiento de las luces, estado de la cadena, tensión y kit de transmisión y otros desperfectos que sean visibles (asiento, carrocería, estado de las suspensiones, etc). En caso de que encuentres un desperfecto, comunícalo antes de salir para reclamarlo y que te cambien el vehículo y, también, para que no te responsabilicen después de esos desperfectos.

También debes leer atentamente el contrato de arrendamiento que se establece entre la empresa y el usuario. En él se encuentran los derechos y obligaciones de cada parte y se establecen ciertos límites y condiciones al uso de la moto como el precio, los kilómetros incluidos por día o el precio por kilómetro extra o el ámbito geográfico por donde puedes circular con el vehículo.

Consulta las coberturas del seguro


Como todo vehículo que circula por carretera abierta, la moto alquilada debe tener contratado un seguro de responsabilidad civil obligatoria, la mínima cobertura que debe tener por ley y que cubre los posibles daños corporales o materiales causados a terceros. Recuerda solicitar esta información y llevar a mano los datos de la póliza contratada ante cualquier incidente además de un comprobante de que está pagado (aunque éste no es obligatorio portarlo, simplemente por asegurarte).

Aparte de esta cobertura mínima obligatoria y dependiendo de las empresas, infórmate si la cobertura del seguro incluye otros beneficios como un seguro a todo riesgo o algún tipo de franquicia ante daños en la moto y costes de atención sanitaria o una asistencia en carretera que puede venirte muy bien si te quedas tirado en medio de la carretera.

¿Qué hago en caso de avería o accidente?


Se trata de un supuesto que debe estar estipulado en el contrato de arrendamiento, pero nunca está de más preguntarlo antes de subirte a la moto que alquilas. No estás libre de una caída, una avería o un accidente, por lo que te recomendamos tener siempre a mano una forma de contacto por teléfono con alguien de la empresa y con el seguro y conocer los niveles de responsabilidad en cada caso.