Trucos para gastar menos combustible

En moto se puede conseguir una conducción eficiente, si sabes cómo. Con estos trucos y consejos podrás ahorrar gasolina, aumentar la autonomía y, además, gastar menos dinero. Te contamos cómo conseguirlo.


A veces nos olvidamos, pero cuando la gasolina se pone por las nubes siempre volvemos a lo mismo ‘¿Cómo puedo hacer para ahorrar gasolina en moto?’ Si la moto la tenemos como un vehículo de ocio no solemos prestarle mucha atención a los consumos, pero cuando la utilizamos en nuestro día a día, vamos viendo cómo baja la aguja y cada dos por tres tenemos que estar buscando una gasolinera… entonces la cosa se pone serie. Nuestra propia economía depende de cuánta gasolina consumamos, así que siempre viene bien saber cómo consumir menos gasolina en moto, para así gastar menos dinero.

El consumo no es algo fijo. Es decir, no es como el precio del autobús, que antes de subir ya sabes cuánto te vas a gastar. Sino que el consumo de gasolina es algo que depende de nuestra propia conducción e incluso del estado de nuestra moto. Siempre habrá un mínimo, obviamente, pero para no gastar más de lo necesario, estos consejos para ahorrar gasolina con tu moto te vendrá bien en tu día a día. Con la misma cantidad de combustible conseguirás hacer más kilómetros, por lo que podrás distanciar en el tiempo tus visitas a la gasolinera y, de esa forma, conseguirás gastar menos dinero. 

Mira cuánto consumes


Para conseguir rebajar tu consumo de gasolina lo primero que debes hacer, por obvio que parezca, es saber cuánto consumes. Hoy en día muchas motos incluyen en sus ordenadores de a bordo información sobre consumos medios y consumos máximos, pero no siempre es así. Para poder hacerlo por tu cuenta te recomendamos que llenes el depósito hasta donde tú puedas ver el nivel, que pongas el cuentakilómetros parcial de la moto a cero, y que cuando tengas que volver a echar gasolina llenes justo hasta ese nivel. Compara los kilómetros recorridos que marca el parcial con el número de litros que han entrado, y con una regla de tres podrás saber cuántos l/100 km has consumido. Ya tendrás una referencia muy fiable para ir trabajando sobre ella y llevar un registro de tus gastos.

Revoluciona el motor solo lo necesario


Cuando revolucionas el motor haces que se produzcan más explosiones en su interior, y en cada una de ellas se consume combustible, por lo que revolucionarlo sin necesidad, a la larga, significa gastar dinero. Esto es algo que ocurre mucho en uso urbano, cuando llevamos el motor más subido de vueltas de lo necesario, o cuando estiramos mucho las marchas al ponernos en movimiento. Y lo mismo ocurre en los scooters, pues si abrimos a fondo el acelerador en cuanto un semáforo se pone en verde, los consumos se disparan si por el contrario lo hacemos poco a poco. 

Cuidado con los excesos de peso


Esto es también muy obvio, pero solemos pensar que el peso no importa mucho y lo dejamos pasar. Evidentemente, cuanto más peso tenga que mover la moto más esfuerzo deberá hacer el motor, de manera que más gasolina tendrá que consumir. No te estamos diciendo ni que adelgaces ni que dejes a tu pasajero en casa, pero sí que trates de no cargar con peso innecesario. Por ejemplo: ¿Llevas maletas y no las utilizas? ¿Llevas un baúl que suele ir de adorno? ¿Cargas con un antirrobo que pesa un quintal? Si te sientes identificado, igual es un peso extra que podrías revisar.

No tengas prisa por ser el primero


En ciudad, de semáforo en semáforo, no tengas prisa por llegar siempre el primero. Vale que cuando se ponga la luz verde tratemos de salir antes que los coches para circular más libres y con mayor seguridad, pero eso no significa que debamos salir como si estuviéramos ensayando una salida de MotoGP. Si aceleramos a fondo al salir, tanto en una moto como en un scooter, el consumo se disparará porque el motor ha de ejercer un gran esfuerzo desde parado, y posiblemente solo consigamos llegar los primeros al siguiente semáforo, donde tendremos que esperar de nuevo a que se ponga verde. Si vas más tranquilo conseguirás el mismo resultado pero gastando menos gasolina.

Utiliza marchas largas


Si quieres bajar los consumos de tu moto, procura utilizar marchas largas, que lleven bajas las revoluciones del motor, y no marchas cortas que provoquen un mayor número de explosiones. Al menos en tus desplazamientos habituales siempre que sea posible. Si hace falta, siempre podrás acelerar a fondo cuando lo necesites, pero que eso no se convierta en una constante. En un scooter el equivalente sería movernos a punta de gas. Es decir, acelerando justo lo necesario para mantener una velocidad constante sin altibajos. Eso nos ayudará a reducir consumos.

Controla la presión de los neumáticos


Como sabes es fundamental, para nuestra propia seguridad, que los neumáticos tengan siempre la presión de aire adecuada y recomendada por el fabricante. Y esto, si lo descuidamos, también repercute en el consumo de combustible. Cuando los neumáticos tienen unas presiones más bajas de lo indicado aumenta la superficie de contacto con el asfalto, por eso nos sentimos más torpes y más pesados, por lo que el motor ha de ejercer un mayor esfuerzo para movernos. Eso hace disparar automáticamente el consumo de gasolina.

Cuida tu aerodinámica


Esto es un factor básico y que influye directamente en el consumo de gasolina. Quizá no tanto en ciudad como en carretera abierta, pero siempre es importante que lo tengas muy en cuenta. Una mala aerodinámica hará que el viento frene nuestra marcha, y para compensarlo el motor necesitará entregar más potencia, lo que se convierte en un mayor consumo de gasolina. Y cuando hablamos de aerodinámica nos referimos tanto a la de la moto como a la tuya propia. Si tu equipamiento te queda grande y flamea, el viento te frenará. Si llevas un casco trail con visera, el viento te frenará. Si llevas maletas laterales, el viento te frenará. Y si tu moto tiene una gran pantalla, el viento te frenará también. Por lo que son factores que debes tener en cuenta si quieres reducir los consumos de combustible. Y cuanto mejor te acoples a la moto, para que el aire no se encuentre con tu cuerpo, mejor que mejor.

No olvides la importancia del filtro de aire


La moto necesita respirar sin que nada se lo impida, y un filtro de aire sucio es la principal barrera que se puede encontrar para hacerlo con libertad. Recuerda que la moto necesita inyectar en el motor una mezcla de aire y gasolina para que la combustión sea posible, y si se encuentra con problemas para contar con el aire necesario, es posible que termine consumiendo más gasolina de la que realmente necesita. Por eso te recomendamos que lleves a cabo un correcto mantenimiento del filtro de aire de tu moto para que así todo funcione como debe.

No dejes la moto aparcada al sol


Dejar la moto en la calle aparcada al sol nunca es buena idea. Los rayos del sol se pueden comer el color y afectar a los plásticos, pero además harán que el depósito se caliente, y eso provocará que la gasolina se evapore más rápidamente. Evidentemente no hablamos de grandes cantidades, pero todo cuenta.

En autovía se gasta menos que en carretera


Los que disfrutamos de las motos siempre preferimos una carretera a una autovía. Eso siempre, incluso a la hora de viajar. Pero si queremos ahorrar gasolina es innegable que mantener un ritmo constante por autovía hará que gastemos menos que cuando circulamos por carretera, donde tenemos constantes cambios de ritmo y adelantamientos. 

Utiliza alguna App para encontrar la gasolina más barata


Si utilizas una App con la que puedas consultar el precio del combustible en las gasolineras que te rodean podrás elegir la que tenga la gasolina más barata. Esto no hará que tu moto consuma menos, pero sí que gastes menos dinero a la hora de repostar. Si esto lo sumas a todo lo anterior, al final estarás cuidando tu bolsillo cada vez que llenes el depósito.

Si todo esto falla y te sigue desesperando consumir más y más gasolina... es probable que solo te quede una solución: pásate a una moto eléctrica.

Deja una respuesta

Volver a la home