¿Adiós a los guardarraíles?

El Congreso de los Diputados ha aprobado una iniciativa para sustituir los temidos guardarraíles por otro tipo de sistemas de protección de los motoristas adecuados. Se empezará por los tramos más peligrosos y se colaborará con las administraciones con titularidad de todas las carretera.




El Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad una moción en la que se incluyen varias mejoras para los usuarios de motocicletas y ciclomotores. Una de ellas es la sustitución de los guardarraíles por otro tipo de protecciones más seguras, una de las reivindicaciones históricas del colectivo motero.

La iniciativa presentada por Ciudadanos, pactada por todos los grupos políticos y votada por los 311 diputados presentes, pide al Gobierno el cambio de estos guardarraíles «de manera prioritaria» en las carreteras del Estado. Las instancias correspondientes tendrán que identificar los tramos más peligrosos en colaboración con las distintas administraciones con competencias en la materia basándose en datos de siniestralidad específicas de motos.

Los motoristas deberán estar informados de estos tramos peligrosos a través del mayor número de medios (internet, sistemas de navegación y la propia señalización de la carretera. Posteriormente se irán sustituyendo los guardarraíles por sistemas de protección a motoristas (SPM) homologados en los tramos más peligrosos de la red estatal. Se informará a las comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos de cuyos tramos peligrosos son titularidad para que también señalicen y cambien los guardarraíles.

El texto también habla de la reactivación del G-52, el Grupo de Trabajo para la Seguridad Vial de Motos y Ciclomotores en el que discutir medidas para la reducción de víctimas en dos ruedas. También se prevé estudiar y evaluar nuevas medidas para adaptar las carreteras en ámbitos que afectan de manera clave a la moto como la adherencia (pinturas antideslizantes), baches, abombamientos, vertidos deslizantes, gravilla y otros obstáculos, además de crear programas específicos de formación para motoristas y creación de campañas de sensibilización orientadas a turismos y vehículos pesados para que tengan en cuenta a los motoristas.

¿Será el fin definitivo de los guardarraíles asesinos? A estas alturas, muchos somos escépticos, pero cualquier avance es positivo y una gran noticia.