MotoGP, un mal patio de colegio

Si aplaudes o has aplaudido el gesto que Valentino Rossi tuvo en Malasia desplazando a Márquez de la trazada, mejor no sigas leyendo. Esta reflexión va dirigida a los amantes del deporte en general y del motociclismo en particular.

Antes de empezar, recalcar que en este mi análisis, dejaré de lado la patada de Valentino o el cabezazo/golpe-intencionado de Marc -según se mire- para centrarme en el incidente (en adelante DECEPCIONANTE SITUACIÓN) que presenciamos en Sepang y que aún nos tiene indignados.

Tengo claro que lo que vimos en Sepang es el resultado de una consecución de hechos de los que sólo los protagonistas de este capítulo para olvidar, y quienes les acompañan más de cerca, saben cuándo se originó y cuáles han sido sus hitos más destacados.

Además de los adelantamientos en pista, las declaraciones en rueda de prensa y reacciones en el podio o el corralito -todo ello delante de las cámaras y, por lo tanto, a la vista de todos los aficionados-, has de tener muy claro que en el tiempo en el que se inició el proceso que ha llevado hasta esta DECEPCIONANTE SITUACIÓN, se han dado cientos de hechos que han alimentado o condicionado lo que vino después.

El adelantamiento de Laguna Seca, el incidente de Termas de Río Hondo, la resolución de carrera de Assen o la carrera de Australia han sido sólo la cara vista de un enfrentamiento que ha desencadenando en algo que no debería haber ocurrido nunca.

El sábado, tras los entrenamientos cronometrados, me preguntaba públicamente por qué no habían sido sancionados Marc Márquez y Valentino Rossi tras haber jugado descaradamente al gato y al ratón en el FP3. Una acción por la que han sido sancionados no menos de 60 pilotos en el último año por acciones mucho más sutiles que las que protagonizaron estos dos “campeones” y que Dorna no tuvo ningún remilgo en exhibir en sus canales de difusión, dándoles visibilidad a lo que debería ser un ejemplo de lo que no hacer.

Desde mi punto de vista, ya sea Dorna o la FIM, perdieron una última oportunidad de oro para, no sólo demostrar que el reglamento es igual para todos, sino para atajar una consecución de acciones que han desembocado en una más que previsible DECEPCIONANTE SITUACIÓN.

Ni Dirección de Carrera, ni la comisión de la FIM, tomaron cartas en el asunto tras el adelantamiento de Laguna Seca y, claramente, deberían haberlo hecho; tampoco lo hicieron en Termas de Río Hondo, ni hicieron acto de presencia tras la carrera de Assen, ni tomaron cartas en el asunto tras el GP de Australia, la rueda de prensa de Sepang o el FP3 del GP malasio… Hechos que pedían a gritos una intervención que pusiera una pizca de cordura a este campeonato.

Pero Grand Circus es una pequeña aldea itinerante y ten por seguro que, lo que no se ve delante de las cámaras, circula muy rápido por detrás de ellas. Los miembros de Dorna no son ajenos a estos chismes, lo que hace aún más grave su inacción ante todo lo sucedido y les convierte en parte responsable -si no cómplice- de una DECEPCIONANTE SITUACIÓN que se debería haber evitado.

MotoGP-Malasia-2015_VR-MM_2No sólo por evitar esta DECEPCIONANTE SITUACIÓN, sino por el bien del deporte en general y el motociclismo en particular, esta situación debería -y podría haberlo sido- atajada hace mucho tiempo.

Si Dorna tenía que haber evitado que se llegase a este punto también tendrían que haber intervenido los que forman parte del círculo más cercano de Marc Márquez, que no deja de ser un rapidísimo piloto de sólo 22 años.

Emilio Alzamora, Livio Suppo, Héctor Martín, Santi Hernández o Juliá Márquez tendrían que haber puesto freno y tratar de evitar que ocurriera lo que ha ocurrido porque, nos pongamos como nos pongamos, Márquez ha sido parte activa de todo esto y si hemos llegado a esta DECEPCIONANTE SITUACIÓN ha sido con su intervención y, por lo tanto, con la no-intervención de quien debería haber guiado los pasos de este joven talento en una situación que pedía a gritos temple, mucha cordura y un respeto por este deporte que ha brillado por su ausencia.

Pero si alguien tenía que haber tenido temple, cordura y respeto por un deporte que le ha hecho el ídolo de masas que es y un poderoso multimillonario, ése es Valentino Rossi.

El piloto que más grandes premios ha disputado en la historia del Mundial de Motociclismo actuó como un irreverente junior. Valentino, que siempre ha sabido manejar los medios a su antojo y ha conseguido salir airoso de las situaciones más complicadas, exhibió una lamentable actitud que no está, de lejos, a la altura de lo que se debe, no sólo esperar sino exigir, a un piloto de su trayectoria.

Lo que hizo en la pista fue una sucia acción que además de intencionada y no justificable, él no dudó en reconocer. Sí, Marc podía haber estado jugando con él, entorpeciéndole e impidiéndole hacer su carrera, pero un hombre de su trayectoria no se puede permitir que un joven de 22 años le haga entrar al trapo como si fuera un rookie y protagonizar una DECEPCIONANTE SITUACIÓN que es toda una falta de respeto a toda la afición y más en concreto, a sus devotos seguidores.

Diría que lo peor que le pudo pasar a Rossi es que Márquez se fuese al suelo, lo que le pone como el más malo de la película. Pero desde mi punto de vista, fue peor la ridícula reacción del entorno de Valentino, que tuvieron la “delicadeza” de actuar cual banda de trapaceros creyéndose los dueños del barrio y amenazando con partir alguna cara que otra.

Decepcionante situación en un deporte que no se merece esto y ante una afición que merece ser respetada.

Un Mundial que ha pasado en siete días de ser un grandioso espectáculo al patio trasero de un colegio donde se pelean pandillas de niños mal criados y faltos de respeto que han conseguido hacer tambalear la grandiosidad de MotoGP.

Sólo doy gracias a Dios porque se rompiera el estribo de la moto de Márquez. Si el de Cervera hubiese podido continuar con la carrera, estoy seguro que habría dado caza al italiano y estaríamos lamentando un espectáculo mucho peor de lo vivido en Sepang.

Por favor, que quien corresponda*, ponga freno a esto y nos permita volver a ver carreras de motos con hombres dignos de ser admirados tanto por su habilidad como pilotos por su ejemplaridad como personas.

*Dorna, FIM, Honda, Yamaha, Repsol, Valentino, Marc, Juliá, Graziano, Uccio, Emilio, Santi, Héctor..