Esta es, sin duda, una interesante noticia para el mundo del motor en nuestro país; la Dirección General de Tráfico ha hecho oficial el marco regulador a partir del cual los coches autónomos podrán circular por nuestras carreteras con total libertad, lo que nos coloca como uno de los primeros países del mundo en autorizar este tipo de pruebas.

España ha dado el sí a los coches autónomos. La industria del motor en general, y del automóvil en particular, sigue avanzando a un ritmo vertiginoso, y un paso más es la implantación de un marco legal que regule la presencia de este tipo de vehículos en nuestras carreteras. Este ha sido aprobado ya por la Dirección General de Tráfico (DGT), lo que convierte a España en el quinto país que autoriza la circulación de coches autónomos en sus carreteras.

Sin duda va a ser muy interesante ver cómo los coches autónomos se integran en el día a día de los conductores españoles. Por un lado, esto va a permitir que muchas empresas se interesen por este mercado, y quizás en lo que afecta a las motos, algún día podremos ver motos autónomas, o cosas como las que trajo Yamaha al Salón de Tokio del mes pasado.

Motobot Ver.1: El sustituto de Rossi y Lorenzo Yamaha-Motobot-play

Pero, ¿cómo nos afecta esto a nosotros? Al fin y al cabo no sólo serán los coches autónomos los que tendrán adaptarse a los conductores españoles españoles, sino que también tendremos que tener en cuenta cómo funcionan éstos y cómo actuar si nos los encontramos por la carretera. Estos coches autónomos están muy evolucionados pero han de circular siempre supervisados por un conductor que vaya en su interior, ya que toda tecnología también tiene errores.

En Estados Unidos, donde estos coches llevan acumuladas más de en más de 2.7 millones de kilómetros, se han producido once accidentes, todos ellos pequeños golpes sin ningún herido. Pero estos pequeños inconvenientes ponen de manifiesto que estos coches aún tienen un largo camino por recorrer antes de que puedan circular con total seguridad, algo que en lo que están implicadas cada vez más empresas y organismos como la DGT.

 

Deja un comentario

Volver a la home